Síguenos

120_-1200x150-remamos-b.gif banner click 120 banner 120

Zelia Lanaspa cantante, actriz y directora de Mikrópera: “Hay que coger la zarzuela y ponerla delante del público con espectáculos frescos” Zelia Lanaspa cantante, actriz y directora de Mikrópera: “Hay que coger la zarzuela y ponerla delante del público con espectáculos frescos”
Zelia Lanaspa interpretando a Ara en ‘Adragón’, el montaje que podrá verse el domingo en Monreal. Josian Pastor

Zelia Lanaspa cantante, actriz y directora de Mikrópera: “Hay que coger la zarzuela y ponerla delante del público con espectáculos frescos”

La rompedora compañía MikrÓpera llevará el domingo a Monreal su particular adaptación de la leyenda de San Jorge

Este domingo Zelia Lanaspa, Carolina Nalváez, Ángel Baile y el turolense David Pellejer, es decir, la compañía MikrÓpera, comparecen en la Iglesia de La Natividad de Monreal del Campo (19 horas) para ofrecer Adragón, su particular versión de la Leyenda de San Jorge y el Dragón, llena de humor, de fantasía y que resitúa a la jota y a la zarzuela dentro de los nuevos géneros teatrales. 
-’Adragón’ llega casi como un reestreno, ahora en  San Jorge.
-Sí, es un reestreno total, siete meses y medio después de que la representáramos por primera vez en el Teatro de las Esquinas de Zaragoza, en septiembre. Luego lo paró todo la covid, y ahora volvemos otra vez. El 22 y el 23 en Las Esquinas, el 24 en Utebo y en 25 en Monreal del Campo. 
-¿Qué narra Adragón?
-Pues es un cuento basado en la Leyenda de San Jorge y del Dragón, pero a la que le damos una vuelta de tuerca bastante importante. No te puedo contar mucho para no desvelar el misterio, pero la obra se comienza diciendo: “Hace muchos años, en una lejana tierra llamada Adragón, el consejo de los dragones era escuchado por los humanos”. En la actualidad han llegado al poder unos grandes señores muy ambiciosos, quienes envían a dos guerreros, Jota y Pé, a buscar a un dragón. 
-¿Por qué surgió esta adaptación entre los proyectos de MikrÓpera?
-Pues la teníamos en cartera desde hace 6 o 7 años, cuando durante un viaje a Madrid, en el Museo del Palacio Real vimos que había reyes de Aragón en cuya cimera –la parte superior de un yelmo– lucían un dragón. Es que hubo un momento en el que los dragones eran símbolo de sabiduría y poder, pero después en nuestra cultura se demonizaron y pasaron a representar siempre el mal y el enemigo a batir. 
-Pasan de la ópera a la jota –S’ha feito de nuei’, ‘Que la fiera ya murió’– y la zarzuela –’La Dolores’, ‘Los de Aragón’, ‘La Dolorosa’ y ‘Gigantes y Cabezudos’–?
-Es cierto que en nuestros ocho montajes anteriores siempre íbamos con óperas pero ha sido muy sencillo adaptarnos porque la zarzuela se canta exactamente igual. Lo de que es un género menor está ya un poco superado, y aunque es verdad que hay zarzuelas que son mas cortas que las óperas, hay otras, como Marina, que por composición y arreglos se consideran hoy en día óperas. 
-¿Y la adaptación musical al piano?
-Llevamos al turolense David Pellejer, que además interpreta a Hermes. En todo el género lírico ya existen las adaptaciones de la orquesta al piano, porque las cantantes cuando ensayan no pueden hacerlo con toda la orquesta. 
-¿A qué publico se dirige?
-Todos los públicos y niños mayores de 6 años. Y en el caso de la zarzuela hay una franja de público de edad madura que le encanta el género y que va a disfrutar mucho. 
-¿Reivindican el retorno de la zarzuela y la jota al servicio de nuevas concepciones escénicas más modernas?
-Completamente. El crítico Juan Carlos Galtier nos felicitó por hacer una música como la zarzuela, que es fantástica, y ponerla de nuevo frente al público con espectáculos frescos. 
-Eso siempre tiene algún purista detractor...
-En MikrÓpera siempre hemos sido muy rompedores y asumimos eso. 
-El humor es santo y seña de la compañía. ¿También en Adragón, una obra no específicamente concebida para niños?
-Sí, por supuesto. En los ensayos nos morimos de risa y creo que es una obra muy divertido. El humor es importante siempre, y más en estos tiempos tristes y grises.
-¿Cómo ha llevado la pandemia la compañía MikrÓpera?
-Pues mal, como todo el mundo. A principios del año pasado fue cuando comenzamos a construir Adragón, y solo pudimos estrenar en el Teatro de las Esquinas y hacer 4 funciones. Y eso es todo amigos. A lo largo del año tuvimos alguna representación por ahí suelta, y un listado enorme de cosas que se contrataron pero que van aplazándose y todavía están en el aire. 
-Pero sí que han estado fuera de España…
-El año pasado nos salieron cinco festivales internacionales con Lyribélula, que es un montaje más pequeño en el que estamos un técnico y yo, y nos permite viajar más lejos. Fuimos al Festival Internacional de Huesca y el Festi Fées de París, donde por cierto nos dieron un primer premio, y se aplazaron Marrakech, Líbano y Albania, que están en compás de espera. Y este año nos han salido otros cuatro festivales internacionales, en Coimbra, México, Finlandia y República Checa… a ver si finalmente se pueden hacer. 
-¿Cómo adaptan las obras al finés, al checo…?
-En República Checa nos han dicho que cantemos en castellano y ellos subtitularán al checo. Pero normalmente adaptamos el texto al francés o el inglés. Lyribélula lo titulamos Lirydragon-fly, que queda un poco raro, y para los francoparlantes es un poco follón pronunciar MikrÓpera, pero en general nos arreglamos bien.