Síguenos
Javier Silvestre

Si pudiera votar a Teruel Existe viviendo en Madrid lo haría. Ahora bien, creo que es necesario reflexionar sobre el papel que la agrupación de electores ha tomado en el Congreso durante la presente legislatura. Recuerdo entrevistar a Tomás Guitarte para La Vanguardia en 2019 donde afirmaba que “profesionales de la política no somos” y apelaba a la “neutralidad política” en caso de conseguir escaño. Recuerdo haberle preguntado, ya en privado, qué pasaría si la elección del presidente del Gobierno dependiese de un voto, el suyo, y tras decir que eso era “casi imposible” afirmaba -y estoy de acuerdo- que es necesario “un Gobierno estable” para poder llegar a pactos que puedan beneficiar a los turolenses.

Tres años después, compruebo con estupor que tú, Tomás Guitarte, votaste sí a la torticera Ley del Sólo sí es sí que está obligando a revisar las condenas a centenares de agresores sexuales.Y no lo entiendo. Porque una de las promesas de la agrupación de electores era abstenerse en todas las votaciones de leyes que tuvieran “carga ideológica”. De hecho, lo hiciste ante la Ley de la Eutanasia y la Ley Celáa. Pero en esta ocasión, tú (Tomás Guitarte) votaste sí.

Y la cagaste, Tomás. Tal y como hicieron todos aquellos diputados que demostraron que no saben ni lo que están votando, ni las consecuencias que puedan tener. Hablar con juristas habría disipado tus dudas, pero preferiste apretar el “sí” en tu escaño. ¿Por qué? ¿Acaso tenía menos carga ideológica esta ley que las anteriores en las que te abstuviste para no faltar a la palabra dada a tus votantes? ¿O pecaste de “ingenuo”, como tú mismo te autodenominaste tras quedarte solo (junto al PSOE y Podemos) en la polémica votación que obligaba a los Ayuntamientos de toda España a ceder parte de su superávit al Estado?

No creo que sea el único simpatizante de Teruel Existe que se está quedando sin argumentos para defender la labor de la agrupación de electores y su papel tanto en la política nacional como en el ansiado maná que iba a caer del cielo y que nunca llega a la provincia. Algunos me reprocharán que durante estos tres años se han conseguido cosas para Teruel… ¡Faltaría más!

De algo tiene que servir haber votado a favor, no sólo de los Presupuestos Generales del Estado desde que Sánchez está en el Gobierno, sino haber votado favorablemente a la mayoría de los reales decretos que ha presentado el Ejecutivo (nada menos que 132). Y es que Teruel Existe y el Partido Regionalista Cántabro son las dos formaciones que más veces han dado su apoyo a los 130 decretazos aprobados desde 2018.

El elector de Teruel Existe tiene la piel curtida ya en promesas incumplidas (la térmica de Andorra, la alta velocidad que nunca llega, autovías presupuestadas pero sin licitar…). Y de cara a las autonómicas y municipales de mayo, no dudo en que la mayoría de ellos volverán a apostar decididamente por una plataforma que, en su base, sigue partiéndose los dientes por los turolenses (de alabar es la batalla que están librando contra la instalación indiscriminada de parques eólicos en nuestra provincia).

Pero cuidado Tomás con posicionarse en materias ideológicas, que atañen a la conciencia y la moral de cada uno, porque supone la traición no sólo al ciudadano que confió en ti, sino que representa destruir la ahora más que cuestionada “neutralidad” de la que han hecho gala durante más de dos décadas desde Teruel Existe.

Tomás, tú votaste sí. Y debes explicar por qué: si fue por ignorancia o a cambio de una nueva promesa que nunca llegará. Pero ten claro que para muchos electores ninguna contrapartida podrá compensar jamás que la Ley del Sólo sí es sí lleve asociado el voto favorable de 19.761 turolenses.