Síguenos

416_diariodeteruel-web-banner1200x120-vacunacion2022.png banner click 416 banner 416

El Ayuntamiento de Teruel derribará parte de un edificio en pleno casco urbano para restaurar la legalidad

 Fotografía del edificio con las fachadas que se verán afectadas por el derribo parcial

El Ayuntamiento de Teruel llevará a cabo el derribo parcial de un edificio de viviendas situado en la calle Jardinera que en su día se construyó excediendo la superficie autorizada en la licencia de obras e invadiendo suelo público.

El Ayuntamiento de Teruel llevará a cabo el derribo parcial de un edificio de viviendas situado en la calle Jardinera que en su día se construyó excediendo la superficie autorizada en la licencia de obras e invadiendo suelo público. La demolición parcial y el posterior acondicionamiento del inmueble para mantener su habitabilidad se realizarán con el objetivo de restaurar la legalidad

El consistorio ha sacado ya a licitación las obras de demolición y de posterior reconstrucción del inmueble por un importe de 243.817 euros (IVA incluido), cuyo coste cobrará después a los propietarios del edificio, que cuenta con dos viviendas, un local y cocheras

Se trata de una actuación municipal inédita, en pleno casco urbano, y que es consecuencia de una batalla legal que se ha prolongado durante mas de quince años a partir de un conflicto entre particulares

El edificio se encuentra en el número 11 de la calle Jardinera y se construyó con licencia. Pero a la hora de levantarlo, se superó la superficie del solar trapezoidal cuya forma debería haber respetado la construcción y se invadió un espacio de unos 12 metros cuadrados de suelo público, sin respetar las alineaciones previstas en el planeamiento urbanístico para su fachada norte

Años de conflicto

Los vecinos del edificio cercano detectaron esta infracción y la denunciaron en el Ayuntamiento. Se inició así un conflicto que se prolongaría durante años en los tribunales, que finalmente certificaron que era obligado el derribo parcial para restaurar la legalidad en aplicación de la Ley Urbanística de Aragón

Pero antes de que hubiera sentencia firme se sucedieron los decretos, recursos y apelaciones. Tras las primeras denuncias, los propietarios intentaron legalizar las obras y, de hecho, llegaron a obtener el visto bueno del Ayuntamiento, que les concedió licencia

Esta fue recurrida por los denunciantes en el Juzgado de lo Contencioso Administrativo de Teruel, que en 2004 la anuló por considerar que infringía la normativa urbanística. Los propietarios del edificio, a su vez, apelaron al Tribunal Superior de Justicia de Aragón (TSJA), que, en contra del criterio del consistorio, confirmó que las obras ejecutadas invadiendo el espacio público eran "ilegalizables" apoyándose en el informe de un perito judicial

"Errática peripecia"

En su sentencia, dictada en diciembre de 2007, el TSJA?alaba la "firmeza" y "minuciosidad" del dictamen del perito externo, que "contrasta con la errática peripecia del asunto en la Administración municipal", que primero denegó la licencia de legalización solicitada por los propietarios y después la otorgó "mediante decisiones opuestas fundadas en informes técnicos dispares" de los servicios municipales

La existencia de una sentencia firme llevó al consistorio ha ordenar el derribo parcial del inmueble, que finalmente llevará a cabo el propio Ayuntamiento por ejecución subsidiaria mediante un proyecto redactado por la empresa 1299 Arquitaria SL en mayo de 2013 ya que ahora, más de tres años después, sale a licitación

Los derribos afectarán a todas las plantas del edificio, con baja y tres alturas, al que se recortará un triángulo de sus dos fachadas a la calle Jardinera. En concreto, se demolerá todo el vuelo de la fachada norte y parte de la estructura de forjado, para después construir la nueva fachada retranqueada hasta la alineación correcta , lo que supone una "intervención importante" y compleja en la estructura del inmueble. La cubierta tendrá que ser sustituida por completo para adaptarla a la nueva geometría del edificio

La distribución interior se verá notablemente notificada, de forma que, por ejemplo, habrá que modificar la caja de escalera y reubicar el hueco del ascensor, reducir el tamaño de las cocheras y del local y eliminar uno de los tres dormitorios de las viviendas. Además, el poco aprovechamiento actual de la planta bajo cubierta se perderá por completo

La ejecución de las obras reducirá en algo más de 54 metros cuadrados la superficie construida del edificio, que pasará de los 452,20 metros cuadrados actuales a 397,56

El plazo de ejecución de las obras es de diez meses a partir de su inicio

Autor:EVA RON / Teruel