ENTREVISTAS Lex Rietman, corresponsal de los Países Bajos afincado en Barcelona: “La sociedad española no está para nada vacunada contra el franquismo”

Lex Rietman, corresponsal de los Países Bajos afincado en Barcelona: “La sociedad española no está para nada vacunada contra el franquismo”

Lex Rietman es corresponsal de varios medios de los Países Bajos en Barcelona
Lex Rietman es corresponsal de varios medios de los Países Bajos en Barcelona

Lex Rietman es corresponsal en España –afincado en Barcelona– que trabaja para varios medios de comunicación, como el semanario de Amsterdam Groene Amsterdammer o el belga De Tijd. La semana pasada se desplazó a las sierras del Maestrazgo y Gúdar para hacer un reportaje sobre tres de las cuatro poblaciones de Teruel –Gúdar, La Cañada de Benatanduz y Villarluengo– donde Vox fue la lista más votada.

-¿Por qué interesa en los Países Bajos el triunfo de Vox en tres pequeños pueblos de Teruel?

-El reportaje forma parte de una serie en los que se habla de unos cuantos países de Europa, de zonas o a veces una ciudad, donde ha aumentado el voto a la extrema derecha para intentar entender el porqué y cuáles son las características de esos lugares. No es un fenómeno aislado, se ha visto en muchos países de la Unión Europea el auge de la extrema derecha, porque para mí no hay ninguna duda, Vox es extrema derecha. El caso de España es particular porque los votantes de extrema derecha siempre han votado en su gran mayoría al PP, pero al producirse la excisión de Vox queda más patente el voto a la extrema derecha. 

-La diferencia es que en España la dictadura franquista es muy reciente.

-Yo no creo para nada que la sociedad española esté vacunada contra la extrema derecha o el franquismo, es el único país donde el líder fascista ha muerto en su cama y las estructuras de la dictadura han guiado la transición a la democracia, en una situación más comparable al Chile de Pinochet que a la Alemania o la Italia tras la Segunda Guerra Mundial. Ahí el fascismo, en sus variantes locales fue derrocado y hubo un proceso de limpieza o de intentar aprender de los errores. Aquí no se ha producido un proceso parecido y la extrema derecha ha sobrevivido dentro de buena parte de las instituciones,  la justicia es un ejemplo bastante claro, hay muchos jueces que estaban en activo durante el franquismo y no han cambiado de ideología.

-Hay quienes plantean que la trayectoria de Vox será corta. ¿Qué opina?

-Es difícil saber, aunque parece que están para quedarse, otra cosa es si van a crecer tanto como se había pronosticado en algunas encuestas, eso lo dudo.

-En general el discurso político de muchos partidos ha virado a la derecha, ¿no cree?

- Sí, el discurso político y el discurso dominante de los grandes medios de comunicación es bastante más a la derecha que hace unos años. Por otra parte se da la paradoja de que en las elecciones el voto a la derecha ha bajado. Y en esa derecha incluyo a Ciudadanos, cuya visión del nacionalismo es muy interesada, se posicionan en un nacionalismo férreo que choca con su discurso anti nacionalista en Cataluña.  

-¿Qué peso cree que han tenido los resultados y los pactos de Andalucía en las elecciones del 28 de abril?

-Ha tenido un efecto importante, ha movilizado mucho el voto moderado. Al contrario de lo que ha pasado en otros países, la derecha civilizada no se ha distanciado de la extrema derecha, sino todo lo contrario, la ha usado como primera opción, sin ningún complejo. Eso ha sido un estímulo para muchas personas que, aunque no estén muy de acuerdo con el PSOE, le han votado.

-¿Cómo fue su visita por los pueblos del Maestrazgo y la Sierra de Gúdar?

-Hacía bastante frío, pero tuve charlas interesantes en La Cañada de Benatanduz con el alcalde y el hombre que lleva el multiservicio. También en Gúdar, aunque en Villarluengo me costó un poco más, no pude hablar con el alcalde, pero sí con varios vecinos.

-¿Qué conclusiones ha sacado, por qué ese apoyo a Vox?

-Lo que más me repitieron es que es un voto de castigo, se sienten abandonados. En Gúdar me hablaban de que faltan infraestructuras, en La Cañada de que hay normativas de bienestar animal que complican mucho la vida de la gente que vive en esas zonas, mayoritariamente de la agricultura y la ganadería. No les gusta que les digan desde la ciudad cómo hay que vivir en el medio rural. En la Cañada me dijeron que se ilusionaron al ver los resultados de Vox. Ellos lo describían como un voto de protesta, pero ilusión sugiere algo más que solo protesta, puede ser una simpatía oculta porque están de acuerdo con lo que dicen.También oí que Vox apela, más que otros partidos, a los toros y a la caza.

-¿Hacia dónde cree que van a ir las municipales?

-No tengo ni idea, pero de lo que pasó el 28A se deduce que en Madrid Vox va a entrar con cierta fuerza. También en la zona de Almería y Murcia va a sacar resultados significativos. En el resto del país va a ser más difícil. También hay que tener en cuenta que han tenido un momento de euforia por el apoyo casi indisimulado de canales de televisión como Tele 5 o Antena 3, que han hecho mucho para promover el voto a Vox, al que daban hasta 50 escaños, y esos sondeos también los publicaron algunos periódicos. Ana Rosa Quintana y Susana Griso han hecho mucho por humanizar el partido, han tenido una responsabilidad tremenda.

-¿Se mantendrá ese voto hacia la izquierda?

-Es posible que pase algo parecido a lo que ha ocurrido en las generales, una participación bien alta, con gente por un lado ilusionada con el proyecto de Vox y por otro gente alarmada con ellos, igual no cambia tanto en cuanto a los bloques de izquierda y derecha, pero sí se fragmenta el voto de la derecha.

Lex Rietman es corresponsal de varios medios de los Países Bajos en Barcelona
Lex Rietman es corresponsal de varios medios de los Países Bajos en Barcelona
Lex Rietman es corresponsal de varios medios de los Países Bajos en Barcelona
Lex Rietman es corresponsal de varios medios de los Países Bajos en Barcelona
Lex Rietman es corresponsal de varios medios de los Países Bajos en Barcelona