ENTREVISTAS Pablo Andrés García, voluntario turolense en DAPP Malawi: “Es la gente de Malawi la que realmente trabaja por el desarrollo de su país”

Pablo Andrés García, voluntario turolense en DAPP Malawi: “Es la gente de Malawi la que realmente trabaja por el desarrollo de su país”

Pablo Andrés García junto a un cartel de la escuela donde trabaja en Malawi
Pablo Andrés García junto a un cartel de la escuela donde trabaja en Malawi

Pablo Andrés García es un joven turolense que desde febrero se encuentra en Malawi, país del sureste africano, realizando un voluntariado. García es mentor en una escuela que forma a jóvenes malauíes para ser profesores de niños pequeños, también colabora con un proyecto juvenil de medioambiente y asegura que está allí para “derribar estereotipos” sobre este país, que tan a menudo se asocia en el imaginario occidental con hambre, pobreza y guerra.

- ¿Qué le empujó a embarcarse en este voluntariado?

- Pues realmente, yo ya había participado en voluntariados locales de Valencia cuando me fui allí a estudiar, pero quería explorar cómo funcionaban este tipo de proyectos, las ONGs en África. y entonces decidí irme a Dinamarca a formarme en una escuela que organiza programas para voluntarios. A parte de conocimientos sobre pedagogía y prácticas en diferentes escuelas, aprendí mucho sobre conflictos en el mundo, historia, inglés... Y a raíz de eso me interesé por los proyectos que había disponibles aquí en Malawi, de educación, de cooperativas de agricultores, de enfermedades contagiosas, etc.

- Ahora mismo está trabajando en una escuela que prepara a futuros profesores para dar clase en áreas rurales...

- Sí, en un Teachers’ training collage. Son escuelas con programas de dos años y medio para jóvenes de Malawi donde les enseñan nociones básicas de lo que sería una especie de profesor de primaria. El lema de la escuela es Otro tipo de profesor, porque además de formarse en lo básico, también reciben cursos sobre creatividad, pensamiento crítico, desarrollo comunitario, etc. Y también cuentan con un periodo de prácticas.

- ¿Cuál es la acción que desarrolla usted en la escuela?

- Aquí lo denominan profesor grupal. Lo que hacemos es apoyar las actividades extraescolares y organizar todo tipo de cursos. Yo, por ejemplo, me he centrado en enseñar nuevos métodos, creatividad en asignaturas como matemáticas o inglés y también en formarles en pensamiento crítico. Y luego, a parte de estas tareas, tenemos un Club de Cine para los estudiantes para invitarles a reflexionar sobre temas variados y un Club Juvenil Medioambiental que es en lo que estamos trabajando ahora para conseguir donaciones.

- ¿Qué es lo que hacen en este club medioambiental?

- Ahora mismo hay unas 20 personas, entre chicos y chicas que vienen de los pueblos de alrededor y del campo de refugiados, porque vivimos a cinco minutos de uno. Nos reunimos todos los miércoles y cada mes tratamos una problemática distinta que esté relacionada con el cambio climático. Lo primero que hacemos es entender el problema, luego investigamos e intentamos traer a expertos para que realicen diferentes talleres y cursos y, durante las últimas semanas, trabajamos la aplicación de lo que hemos aprendido e invitamos a los jóvenes a que realicen estas mismas actividades en sus pueblos. Por ejemplo, el último mes lo dedicamos a la deforestación, porque es uno de los principales problemas de Malawi, la tala de árboles para conseguir carbón. Entonces hicimos un taller para obtener carbón ecológico, utilizando productos reciclados.

- Y los fondos que recaudan, ¿Se destinan a obtener materiales, pagar a expertos, etc.?

- Exactamente, en primer lugar para mantener el espacio que tenemos, también para comprar los materiales necesarios, para el transporte, todo eso. Entonces, cualquiera que desee colaborar puede hacerlo poniendo en Google: Malawi, jóvenes unidas contra el cambio climático. El primer enlace que aparece es el nuestro y ahí se pueden hacer las donaciones. Nuestro objetivo para este mes de mayo son 500 euros y todavía nos faltan 300.

- Tengo entendido que su intención con este voluntariado es también derribar estereotipos que existen acerca de este continente...

- Así es, nosotros tratamos de entender cómo funciona la sociedad y las organizaciones de aquí para luego llevar ese mensaje a Europa. A la vuelta tendremos un periodo de charlas y exposiciones para contar lo que vivimos aquí. En concreto queremos derribar estereotipos sobre África y contarle a la gente que aquí no todo es hambre, pobreza y guerra. Malawi, por ejemplo, es un país superpacífico que nunca ha vivido una guerra y aunque sí que es pobre, está avanzando muy rápido en aspectos como los derechos de la mujer o en educación. Es la gente de Malawi la que realmente trabaja por el desarrollo del país, no somos nosotros, los que llegamos desde Europa quienes vamos a solucionar sus problemas, son ellos los que tratan de hacerlo cada día.

Pablo Andrés García junto a un cartel de la escuela donde trabaja en Malawi
Pablo Andrés García junto a un cartel de la escuela donde trabaja en Malawi
Pablo Andrés García junto a un cartel de la escuela donde trabaja en Malawi
Pablo Andrés García junto a un cartel de la escuela donde trabaja en Malawi
Pablo Andrés García junto a un cartel de la escuela donde trabaja en Malawi