TERUEL Cáritas ha pasado en cinco años de conceder 30 ayudas al alquiler a 111 por las dificultades para el acceso a la vivienda

Cáritas ha pasado en cinco años de conceder 30 ayudas al alquiler a 111 por las dificultades para el acceso a la vivienda

El director de Cáritas diocesana de Teruel y Albarracín, Juan Marco (i.), junto al delegado de la entidad, Ignacio Hernández
El director de Cáritas diocesana de Teruel y Albarracín, Juan Marco (i.), junto al delegado de la entidad, Ignacio Hernández

Las dificultades del acceso a la vivienda por el incremento del precio del alquiler es uno de los principales problemas sociales en la Diócesis de Teruel y Albarracín, según alertó Cáritas que se ha visto obligada a incrementar sus ayudas al alquiler, tanto en número como en aportación económica. Este fue uno de los aspectos que destacó su director, Juan Marco, durante la presentación de la memoria de actividad de 2018. Asimismo, el responsable de la entidad social recordó que ha crecido el gasto porque aumentan las necesidades de las personas más vulnerables de la sociedad.

Las ayudas económicas para el alquiler fueron el año pasado un total de 111, casi cuatro veces más que en 2013, cuando fueron 30.

También se ha aumentado el dinero destinado a este tipo de ayudas. En concreto, ha pasado de 20.800 euros, en el año 2017, a 32.500 euros, en 2018.

Juan Marco señaló que la situación en la provincia “responde a la misma tendencia estatal y regional que se recoge en el Informe Foessa sobre exclusión y desarrollo social en España”, que se ha presentado recientemente.

“Uno de los grandes problemas de la Diócesis es el acceso a la vivienda. Los alquileres se han disparado y se cronifica la pobreza”, advirtió el responsable de Cáritas quien insistió en que se está dualizando la sociedad en ricos y pobres porque la clase media está desapareciendo.

El informe de actividad de esta entidad también muestra que el conjunto de ayudas económicas para gastos de primera necesidad (vivienda, luz, calefacción, etc) creció el pasado año hasta los 45.960 euros, frente a los 30.419 euros del ejercicio anterior.

En cuanto al número de familias atendidas por Cáritas el pasado año, fueron 417, casi el triple que en el año 2009 donde se atendió a 143.

En cambio, ha disminuido sensiblemente en número de personas sin hogar que reciben apoyo de esta organización. En 2018 fueron 332, mientras que el momento en el que se alcanzó el máximo fue en 2009, con 1.049. En el Hogar con Corazón, destinado también a los colectivos más vulnerables, el pasado año se atendió a 264 personas, frente a las 319 del año anterior, sin embargo, aumenta el gasto porque hay más necesidades.

El economato es otro de los servicios de Cáritas que ha incrementado su actividad y su presupuesto. El pasado ejercicio se atendió a 568 personas, mientras que en 2013 fueron 377. El presupuesto durante 2018 alcanzó los 82.000 euros, mientras que en el año anterior había sido de 68.000 euros.

Marco remarcó además que se ha mejorado el servicio. Así, además de los acuerdos para carne y frutas y verduras, el pasado año se sumó la panadería con el objetivo de completar la alimentación de los colectivos más vulnerables. 

Respecto al informe económico de 2018, la financiación de Cáritas fue en total 1.352.155,97 euros y los recursos invertidos ascendieron a 1.344.142,33 euros. El director de Cáritas lamentó que el porcentaje de financiación que llega desde las instituciones sea bajo, ya que supuso un 33,8% del total del presupuesto.

Voluntariado

Juan Marco también quiso destacar la importancia de las personas que colaboran con la labor de Cáritas. En total hay 367 voluntarios y 368 socios. El director de la entidad reconoció que se ha producido un ligero descenso por ello quiso invitar a la gente a que se acerque a esta organización para colaborar en sus proyectos. “La figura del voluntario es fundamental necesitamos personas preparadas, jóvenes con estudios para dar ayuda de más nivel y calidad”, subrayó. 

Asimismo, Marco recordó que el perfil de la persona en riesgo de exclusión es mayoritariamente la de personas menores de 30 años, predominantemente mujeres, y que por ello requieren “interlocutores válidos” y que puedan resultar cercanos a ellos.

El director de Cáritas Teruel advirtió de que el problema de la exclusión va a más y que es fundamental unir esfuerzos. “Para salir de aquí es necesario el compromiso de todos y eso empieza por el personal. Pasamos por la vida sin ver, no nos enteramos de que al vecino le va mal”, argumentó el responsable de la entidad social diocesana. 

Pero Marco también señaló la necesidad de apoyo público. “Los servicios sociales se deben mejorar y para ellos se requiere de presupuestos”, argumentó.

Concierto solidario

Cáritas ha organizado para este viernes, 21 de junio, su tradicional cena-concierto solidario, a las 19.30 horas en el centro de inserción San Nicolás de Bari. La actuación correrá a cargo del grupo turolense Burearte. El precio es de 7 euros y se financiarán proyectos sociales.

La inserción laboral, prioridad en las acciones con los colectivos vulnerables

El director de Cáritas Teruel, Juan Marco, insistió en que un pilar fundamental de esta entidad es su área de Empleo que incluye diferentes proyectos de formación y de inserción laboral.

Una de las cifras más destacadas en este ámbito es el crecimiento exponencial en el número de personas con inserción acreditada, que llegó a un centenar de personas en 2018, mientras que en 2009 era de nueve.

Los participantes nuevos en programas de orientación laboral el pasado año fueron 293, 200 más que en 2009. Los alumnos que participaron en acciones formativas, incluida la escuela taller, fueron 201 y en los talleres prelaborales se formaron 122 personas, frente a 63 y 73, respectivamente de hace diez años.

“Hemos hecho una apuesta fuerte por la inserción laboral y estamos teniendo muy buenos resultados”, resaltó Juan Marco.

En este sentido, el responsable de la entidad destacó el esfuerzo inversor para mejorar las instalaciones destinadas a este fin, especialmente la construcción del centro de inserción laboral y social de Cáritas en Alcorisa, que recibió una ayuda de 150.000 euros del Fondo de Inversiones de Teruel pero en que se ha invertido 300.000 euros. Asimismo, en Teruel se ha homologado la carpintería y se continúan dando nuevos pasos para mejorar la seguridad de los equipamientos y adaptarlos a la normativa.

Además, Juan Marco recordó que “Cáritas genera empleo en Teruel”. Explicó que la estructura base de trabajadores de la entidad es de 15, pero que este año ha tenido 47 empleados, 32 de ellos para contratos destinados a proyectos (algunos de ellos nuevos) y para escuelas taller y añadió que la empresa de inserción de ámbito textil tiene actualmente nueve trabajadores y podría crecer a uno o dos puestos más. 

El director de Cáritas diocesana de Teruel y Albarracín, Juan Marco (i.), junto al delegado de la entidad, Ignacio Hernández
El director de Cáritas diocesana de Teruel y Albarracín, Juan Marco (i.), junto al delegado de la entidad, Ignacio Hernández
El director de Cáritas diocesana de Teruel y Albarracín, Juan Marco (i.), junto al delegado de la entidad, Ignacio Hernández
El director de Cáritas diocesana de Teruel y Albarracín, Juan Marco (i.), junto al delegado de la entidad, Ignacio Hernández
El director de Cáritas diocesana de Teruel y Albarracín, Juan Marco (i.), junto al delegado de la entidad, Ignacio Hernández