BAJO ARAGÓN Auténticas joyas del siglo XV en el archivo municipal de la biblioteca de Alcañiz

Auténticas joyas del siglo XV en el archivo municipal de la biblioteca de Alcañiz

Teresa Thompson, archivera municipal. G. R. L.
Teresa Thompson, archivera municipal. G. R. L.

Alcañiz dio la bienvenida a la biblioteca pública en 1982 en un pequeño local dentro de la Lonja de la ciudad, ocupando parte de unos viejos calabozos. Desde marzo de 2007, veinticinco años después de la primera ubicación, la nueva biblioteca municipal abrió sus puertas en el Palacio Ardid, donde comparte espacio con el archivo municipal y el Instituto de Estudios Humanísticos.

La actual biblioteca de Alcañiz cuenta con dos áreas -la infantil y la de adultos- y cuatro plantas -las dos últimas dedicadas al archivo. Cada una de ellas contiene una colección biliográfica, musical y cinematográfica. En estos momentos, cuenta con un fondo bibliográfico de casi 60.000 ejemplares entre los cuales 7.000 son películas.

En la planta baja de la biblioteca encontramos la sala infantil, en la que se pueden prestar películas, libros y música para el público más joven. En esta sala los ejemplares están organizados por colores según la edad para la que esté dirigido. Además, este espacio también es el lugar en el que se  realizan diversos talleres y cuentacuentos. 

En la primera planta se sitúa la sección de adultos con una colección dedicada al préstamo. En este caso, los libros, la música y las películas están organizadas según la clasificación decimal universal.

La segunda planta tiene ejemplares que sólo sirven para la consulta, es decir, no se los pueden llevar a casa. Además, cuenta con una sala específica de prensa y revistas aunque ahora está “un poco mermada, pues el ministerio de Cultura ofrecía una suscripción a algunas revistas para que estas tuvieran coste cero para las bibliotecas municipales y cuando comenzó la crisis estas suscripciones se eliminaron y ahora hemos perdido unas cuantas revistas”, replicó Ignacio Micolau, archivero y bibliotecario de Alcañiz.

Archivo

A partir de la tercera comienza el lugar de almacenamiento del archivo histórico de Alcañiz.

El archivo municipal de Alcañiz está dotado de una gran importancia a nivel cultural y existe una amplia clasificación de los fondos de los que dispone: el Fondo Municipal, el Fondo de Protocolos Notariales, el Fondo del Centro Secundario de Higiene Rural y Maternidad, el Fondo de Radio Alcañiz, el Fondo del Sindicato Provincial del Olivo y Cámara Agraria, la Colección fotográfica y los Fondos privados: archivos personales.

Teresa Thompson, responsable del archivo municipal, explicó: “El fondo más importante del que disponemos es el archivo municipal y el siguiente es el de protocolos notariales” a pesar de que “lo tenemos en depósito -en referencia a los protocolos notariales-, no es propiedad del Ayuntamiento de Alcañiz”, aclaró Thompson.

Pese a que la biblioteca municipal se abrió hace menos de medio siglo, este archivo ha conseguido hacerse con joyas muy valiosas, tiene un protocolo notarial que data del 1963 y un libro perteneciente al archivo histórico municipal de principios del siglo XVIII. Este último libro, a día de hoy, se sigue poniendo en duda su procedencia exacta. Pues la mayoría de documentos pertenecientes a esa época se perdieron durante la guerra de la Independencia y, además, este ejemplar aporta relevante información acerca de la ciudad y sobre la ex colegiata Santa María la Mayor.

A pesar de que el tiempo pasa por todas estas reliquias, su conservación es excelente. La archivera municipal añadió que “este clima seco nuestro facilita la conservación y esto es otra de las cosas importantes de un archivo, intentar que la conservación de los documentos sea lo más adecuada posible en cuanto a humedad, iluminación, etc”.

Protocolos notariales

Este fondo documental constituye una fuente fundamental para el conocimiento de nuestro pasado histórico, social, artístico, geográfico, lingüístico, demográfico, antropológico, etc. Permite conocer la distribución socio-económica de la población y su evolución a través de los siglos, a partir de la información aportada por los inventarios, compraventas, capitulaciones matrimoniales, testamentos, apocas, comandas, imposiciones, luiciones, albaranes, censales, etc. El mundo artístico se refleja en los contratos de obra, inventarios, testamentos, imposiciones, etc. Los ejemplares con los que cuenta son desde el siglo XV hasta principios del XX.

Estos documentos también proporcionan datos relativos a la geografía de la zona, recuperando lugares ya desaparecidos y delimitaciones territoriales diferentes a las actuales. Además, todos los documentos reflejan la evolución demográfica de toda la comarca, así como las costumbres, usos, hábitos sociales y evoluciones lingüísticas.

Sin lugar a duda, este es el fondo preferido de los investigadores que pasan por Alcañiz, puesto que permite conocer una parte importante de la vida en la ciudad durante los siglos pasados.

Reparto del trabajo

En el archivo se distinguen tres zonas: la zona de trabajo, es decir, donde se escribe y organiza la documentación. Por otro lado, está la zona de conservación de la documentación, en este caso es la más amplia. Y, por último, hay una zona de consulta. Esta lugar lo comparte con la biblioteca, y está situada en la segunda planta. 

“Reunimos toda la documentación que nos va llegando, la ordenamos, la dividimos e informatizamos las fichas de descripción para facilitar la búsqueda. Luego, nosotros hacemos dos servicios: la consulta en sala y el préstamo que se hace a la propia administración” resumió la archivera. 

“Ahora hay gente que está consultando información, ellos me la piden y yo se la proporciono”, explicó Thompson. Dentro del archivo destaca otra función y es que en ocasiones la información que remite el propio Ayuntamiento, la solicitan de nuevo en carácter de préstamo para realizar alguna consulta. 

Además, Thompson subrayó que “los ciudadanos no pueden acceder al préstamo de los documentos del archivo, pero sí a la consulta, es decir, no disponen de la posibilidad de llevar los documentos a sus casas”. 

Otra de las tareas imprescindibles que realizan es la difusión de la información que disponen en el archivo. La muestra de ello se realiza mediante exposiciones y visitas guiadas o escolares. En estos momentos está abierta la exposición de las postales de Sicilia. 

La archivera cuenta que tienen en mente realizar una exposición sobre la documentación de la que dispone el archivo, pero “hemos de tener cuidado porque en teoría pertenece a la administración, y además con el archivo se ha de tener más cuidado. Tenemos una parte digitalizada, pero el resto son originales y únicos. Si se pierden,  se pierde la información que contiene”, argumentó Thompson. 

Transferencias

El archivo municipal de Alcañiz se nutre de dos fuentes.

Por un lado, el Ayuntamiento envía documentación de manera natural una vez han pasado cinco años desde su formalización. Al ser un archivo que se va aumentando con el paso de los años, se le denomina “vivo”.

Por otra parte, las familias de personajes ilustres de la ciudad que guardan información muy valiosa sobre Alcañiz realizan donaciones al archivo municipal. En algunos casos se conocía el valor de la documentación de la que disponía la familia y esta no lo ofrecía de manera gratuita y se ha logrado llegar a un acuerdo. 

Según afirmó Ignacio Micolau, archivero y bibliotecario de Alcañiz, “puede parecer muy obvio, pero ahora podemos decir que es el fondo bibliográfico y documental más importante del Bajo Aragón o sobre la comarca”.

Teresa Thompson, archivera municipal. G. R. L.
Teresa Thompson, archivera municipal. G. R. L.
Teresa Thompson, archivera municipal. G. R. L.
Teresa Thompson, archivera municipal. G. R. L.
Teresa Thompson, archivera municipal. G. R. L.