CULTURA Huntza, La Ronda de Boltaña y Los Draps, en el cartel del festival contra la despoblación de Allepuz

Huntza, La Ronda de Boltaña y Los Draps, en el cartel del festival contra la despoblación de Allepuz

La Ronda de Boltaña llenó el escenario principal de la última edición de Poborina Folk
La Ronda de Boltaña llenó el escenario principal de la última edición de Poborina Folk

La banda vasca de folkrock Huntza abrirá el cartel de la segunda edición del Festival contra la Despoblación de Allepuz, que tendrá lugar durante la tarde-noche del sábado 19 de octubre. Huntza cerrará una velada musical que comenzará a las 16.00 horas La Ronda de Boltaña, y en la que también participará Los Draps, Hormigón Armado y Rincón del Arte. 

Huntza, término euskera que se traduce como hiedra, es una de las bandas vascas más importantes y con mayor proyección dentro y fuera del territorio vasco, a pesar de que todos los temas que componen los tres discos del sexteto guipuzcoano están escritos en vasco. Sin embargo su estilo folk punk y folk rock, con trikitixas, violines y guitarras eléctricas, y el pegadizo ska de sus ritmos han hecho que su influencia rompa la barrera idiomática. 

Huntza se formó en 2014 en Bilbao por parte de un grupo de universitarios procedentes de varios pueblos de Guipúzcoa la mayor parte de ellos, aunque no fue hasta 2016 cuando comenzaron a subirse a los escenarios con su primer trabajo discográfico, Ertzetatik, algo así como Desde la periferia. Una de sus canciones, Aldapan gora (Cuesta arriba) fue un éxito fulminante que les pilló por sorpresa incluso a ellos mismos. Con esa canción se dieron a conocer fuera de Euskadi y les proporcionó conciertos en Valencia y otras ciudades españolas. Su videoclip es el más visto en euskera, con cerca de 10 millones de visitas.

Se trata de una canción bien compuesta, bien producida y bien grabada que destila buen rollo y una rítmica imposible de no bailar, y que sirve de portón para introducirse en una discografía todavía corta –Erzetatik (2016), Lumak (2017) y Xilema (2018)– pero absolutamente prometedora. 

Huntza, compuesto por Josune Arakistain (trikitixa y voz), Uxuel Amonarriz (pandero y voz), Aitor Huizi (violín), Aitzol Eskisabel (guitarras), Inhar Erkisabel (bajo) y Peru Altube (batería), ha ofrecido más de 50 conciertos durante el pasado verano, y tras actuar el próximo 12 de octubre en Mallorca tienen previsto cerrar la gira en Allepuz el 19. 

Desde la organización del II Festival contra la Despoblación de Allepuz, que cerró el concierto hace varios meses, se muestran muy satisfechos por la potencia que Huntza le da al cartel. “Ellos rápidamente nos dijeron que querían venir por la temática del festival. Aunque Huntza se formó en Bilbao la mayor parte de ellos han nacido en pueblos pequeños, y de hecho muchas de sus canciones hablan del mundo rural, de la gente de los pueblos y de la naturaleza”. 

Si tiene una característica clara el II Festival contra la Despoblación de Allepuz es la de la multiculturalidad, ya que si el cabeza de cartel canta en euskera, otra de las bandas que visitan la localidad del Maestrazgo lo hace en catalán y aragonés. Se trata de Los Draps, uno de los grupos de referencia del Matarranya turolense, con muchos de sus miembros procedentes de Peñarroya de Tastavins. 

Los Draps tienen similitudes sonoras con Huntza, aunque sustituyen triki y violín por la dulzaina tradicional. Recuerdan poderosamente a Ixo Rai o Comando Cucaracha aunque su potente guitarra eléctrica, casi siempre por quintas, les da un aire punk a lo Lurte o Mago de Oz. 

Los Draps son una de las bandas decanas de la provincia de Teruel, y desde la maqueta Terra de frontera (2000) han publicado discos como No mos fareu callar (2006) –su corte Cultura popular fue premiada en la gala de la Música Aragonesa 2007 a la mejor canción en lengua minoritaria en Aragón–, Un crit al vent (2008) y, más recientemente La penúltima bala (2017), trabajo con el que han vuelto a la pomada y que cierran con un Himne de la Ignorància que no tiene desperdicio. 

La Ronda de Boltaña

La reivindicación con el mundo rural y la diversidad lingüística también llegará de la mano de La Ronda de Boltaña, que después de actuar en Poborina 2019 y en el I TradicionaTe de Teruel este verano, abrirán el Festival por la Despoblación de Allepuz un día antes de ofrecer otro concierto en La Hoz de la Vieja. 

Han convertido temas como ¡Aquí quiero vivir! en auténticos himnos de la España Vaciada y tienen incluso una Medalla de Las Cortes de Aragón, concedida en 2017. Desde su formación en 1992 han editado seis discos y han ofrecido en torno a 1.000 conciertos en directo. Este verano están presentando su último trabajo, Bailando entre las ruinas (2019).

También actuarán en Allepuz durante la tarde-noche del sábado Hormigón Armado, banda punkrock procedente de Cantavieja; así como El Rincón del Arte, banda valenciana de rock que cuenta con un miembro, Carlos Izquierdo, procedente de Allepuz. 

Mucho más que música

Del mismo modo que el pasado año durante la primera edición del festival, la cita de Allepuz reunirá mucho más que música. Durante la mañana tendrá lugar a partir de las 11 horas una mesa redonda sobre despoblación, moderada por Chema López Juderías, director de DIARIO DE TERUEL, se inaugurará la exposición fotográfica Enraizadas, de Guada Caulín y Vega Latorre y se proyectará el cortometraje Resistencia Rural de Carmen Pozueco. A partir de las 13.00 la compañía turolense Tracalet Teatre presentará el espectáculo infantil Un hogar para Yiyo y Paliyo. 

A las 14 horas tendrá lugar una comida popular (15 euros adultos, 7 niños, a ingresar antes del 16 de octubre) y a partir de las 16.00 comenzará la música de forma ininterrumpida hasta la madrugada.

La Ronda de Boltaña llenó el escenario principal de la última edición de Poborina Folk
La Ronda de Boltaña llenó el escenario principal de la última edición de Poborina Folk
La Ronda de Boltaña llenó el escenario principal de la última edición de Poborina Folk
La Ronda de Boltaña llenó el escenario principal de la última edición de Poborina Folk
La Ronda de Boltaña llenó el escenario principal de la última edición de Poborina Folk