BAJO ARAGÓN El Ayuntamiento de Alcañiz rehabilita el entorno del Cantón de la loba

El Ayuntamiento de Alcañiz rehabilita el entorno del Cantón de la loba

El alcalde de Alcañiz, Ignacio Urquizu (derecha), y el concejal delegado de Urbanismo y Obras, Javier Baigorri
El alcalde de Alcañiz, Ignacio Urquizu (derecha), y el concejal delegado de Urbanismo y Obras, Javier Baigorri

La brigada municipal de Obras y Servicios del Ayuntamiento de Alcañiz ha completado este mes de octubre la rehabilitación del entorno del Cantón de la loba, que conecta por un camino vecinal la carretera de Castelserás con la ribera del río Guadalope a la altura del llamado Azud.

La zona presentaba una gran acumulación de maleza y de residuos de diversa índole; además, el firme del vial estaba en mal estado -con profusión de baches- y se habían desprendido, junto al mismo, varios muros de contención de tierras construidos hace décadas.

Ahora, con esta actuación municipal -realizada en diversas fases-, se ha bacheado y hormigonado el camino, se han construido nuevos muros y paredes de contención y se ha realizado una limpieza integral, tanto de vegetación incontrolada como de restos diversos.

El alcalde de Alcañiz, Ignacio Urquizu, y el concejal delegado de Urbanismo y Obras, Javier Baigorri, han visitado este Cantón de la lobaya rehabilitado, y han valorado muy positivamente "una actuación que, con personal propio como la Brigada Municipal, ha permitido recuperar para disfrute vecinal y ciudadano una zona de gran valor ambiental y paisajístico de la ciudad de Alcañiz".

El alcalde de Alcañiz, Ignacio Urquizu (derecha), y el concejal delegado de Urbanismo y Obras, Javier Baigorri
El alcalde de Alcañiz, Ignacio Urquizu (derecha), y el concejal delegado de Urbanismo y Obras, Javier Baigorri
El alcalde de Alcañiz, Ignacio Urquizu (derecha), y el concejal delegado de Urbanismo y Obras, Javier Baigorri
El alcalde de Alcañiz, Ignacio Urquizu (derecha), y el concejal delegado de Urbanismo y Obras, Javier Baigorri
El alcalde de Alcañiz, Ignacio Urquizu (derecha), y el concejal delegado de Urbanismo y Obras, Javier Baigorri