TERUEL Dos pasarelas nuevas permitirán cerrar el recorrido del parque fluvial del Turia en Teruel

Dos pasarelas nuevas permitirán cerrar el recorrido del parque fluvial del Turia en Teruel

Inmediaciones del puente de Tablas, una zona de paseo para los turolenses
Inmediaciones del puente de Tablas, una zona de paseo para los turolenses

El proyecto para la mejora del estado ecológico y adecuación del uso público de las márgenes de los ríos Alfambra y Turia a su paso por Teruel permitirá conectar las dos orillas y trazar un recorrido circular. Esta actuación está  incluida en la Estrategia de Desarrollo Urbano Sostenible (Edusi), aprobada para la capital turolense por la Unión Europea y cofinanciada al 50% con fondos Feder. Su objetivo es convertir la ciudad en un referente a nivel nacional y europeo en cuanto a turismo de interior y de calidad, aprovechando todo el potencial con el que cuenta Teruel para avanzar en el camino que conduce a su consideración como Smart City. Pretende que se eleve el nivel de calidad de los servicios al tiempo que se convierte en una ciudad integradora desde el punto de vista social y económico y sostenible medioambientalmente. 

Ahí es donde se engloba este proyecto, que ha establecido siete tramos de actuación, desde el paso del río Alfambra por el puente de la Nacional-234 hasta la intersección de esta vía con la Nacional-420 y la carretera de Villaspesa. La intención es recuperar esta parte del río, “sanearla y que los turolenses podamos disfrutar mejor de toda esa zona de esparcimiento”, como destacaba la alcaldesa, Emma Buj. Un parque Agility y la instalación de dos nuevas pasarelas que permitirán pasar de un lado a otro del río y así alargar los recorridos por las riberas del río son algunas de las novedades de este proyecto.

Concebido como un conjunto de acciones con el que se pretende recuperar el valor paisajístico, ecológico, hidráulico y recreativo del entorno, el Ayuntamiento de Teruel encargó a la empresa turolense Qilex SC su redacción para mejorar su estado.  

El proyecto, que está valorado en 700.000 euros, cuenta ya con los informes favorables de los técnicos municipales y la Sociedad Municipal Urban Teruel, que gestiona los proyectos de la Edusi, ha recibido ya los informes favorables del Ministerio de Fomento, y de Patrimonio. El Adif, la Confederación Hidrográfica del Júcar, el Inaga y la Comunidad de Regantes también se tendrán que pronunciar. Cuando estén todos se licitará el proyecto.

La intención de esta iniciativa medioambiental es recuperar los primeros kilómetros del río Turia, uno de los más importantes de España y cuyo nacimiento está en el mismo término municipal de Teruel, un hito desconocido para muchos.

Pero no es el primera vez que se actúa en esta zona en el intento de convertirlo en un paseo fluvial y de frenar la posible llegada de avenidas. El Ministerio de Medio Ambiente actuó hace más de una década en la ribera del río Turia para evitar avenidas a su paso por Teruel. Se habilitó un camino peatonal en ambas partes del río con diferentes itinerarios peatonales. Se colocó mobiliario urbano y se plantó arbolado. Además se intervino en el puente de Hierro y en el de las Tablas, pero desde entonces las actuaciones de mantenimiento han sido mínimas y la cartelería y otros equipamientos están abandonados.

Aquella actuación, que costó 1,2 millones de euros, fue ejecutada por la empresa Ocide. Incluyó también la restauración de la vegetación de ribera tras la limpieza y desbroce para aumentar la capacidad hidráulica. Para llevar a cabo este ambicioso proyecto la sociedad municipal Urban Teruel compró por 150.000 euros terrenos privados entre el puente de Hierro y el cruce entre las nacionales 234 y 420, que se incorporarán ahora también a la actuación que se desarrollará próximamente.

Los trabajos a desarrollar en este nuevo proyecto son fundamentalmente de carácter medioambiental, la recuperación del bosque de ribera y la creación de espacios de atractivo turístico para el disfrute de los turolenses con zonas de descanso, deportivas, de paseo y esparcimiento.

Con esta actuación se va a mejorar a su vez la capacidad hidráulica y tender a la naturalización de la ribera potenciando aspectos turísticos y socioeconómicos. Así, la restauración de este tramo de río contribuirá a recobrar el funcionamiento del río como ecosistema fluvial  y al avance en la recuperación de su buen estado ecológico.

Para redactar el proyecto se llevó a cabo un estudio previo, una foto fija de la situación del cauce del río y sus alrededores.  Un diagnóstico pormenorizado de la zona objeto de actuación.

Así, se observó que en los meandros existentes en la parte del río donde se va a actuar se han acumulado sedimentos con la presencia de abundante arbolado  de ribera con síntomas de decaimiento y secado de ramas con riesgo de caída en zonas habitualmente transitadas.

En las parcelas que en su día adquirió Urban Teruel se ha producido la ocupación con cultivos, por lo que habrá que llevar a cabo la delimitación de la propiedad. En el primer tramo de actuación, cerca del nacimiento del río Turia, se ha detectado la erosión de taludes y es necesario acometer la retirada de troncos y tocones que dificultan el paso peatonal. Este hecho se repite en otros tramos pero en menor medida.

En el recorrido, además, se ha detectado que se dispone de escasas zonas para facilitar el cruce del río por lo que se ha previsto la instalación de las dos pasarelas en los dos extremos del área prevista de actuación. La existencia de vertederos y la deficiente calidad de las aguas debido a vertidos que se han detectado en la zona analizada es otro de los problemas detectados.

Líneas de actuación

Las obras que comprende el proyecto tendrán cuatro líneas principales: la restauración y mejora ambiental de la ribera, la incorporación de las parcelas adquiridas por Urban Teruel al parque fluvial, la mejora de la conectividad y por último señalización informativa.

En la primera, se llevará a cabo la plantación de árboles previa eliminación selectiva de la vegetación invasora, porque la gran mayoría del arbolado existente data de plantaciones que se realizaron en la segunda mitad del siglo pasado para consolidar las riberas que entonces estaban despobladas por el intenso uso agropecuario que habían tenido. Se utilizaron ejemplares de chopo, que están ya en estado de senectud y que acarrean una serie de riesgos al tratarse de una zona frecuentada.

Así, se contempla por un lado el tratamiento de la vegetación existente y por otro la repoblación de especies autóctonas. En total está prevista la retirada de 700 pies y la plantación de 400 chopos negros y blancos, frenos y sauces, además de otras especies propias de ribera. Se construirán además muros Krainer o muros verdes.

A la hora de la limpieza, habrá que actuar en dos líneas. Primero, en la recogida de residuos con el trabajo de una cuadrilla que eliminará la existencia de papeles, plásticos y basuras y por otro la retirada de restos de vegetación mediante tratamientos selvícolas.

Inmediaciones del puente de Tablas, una zona de paseo para los turolenses
Inmediaciones del puente de Tablas, una zona de paseo para los turolenses
Inmediaciones del puente de Tablas, una zona de paseo para los turolenses
Inmediaciones del puente de Tablas, una zona de paseo para los turolenses
Inmediaciones del puente de Tablas, una zona de paseo para los turolenses