TERUEL La enfermera Mercedes Montaner, distinguida por sus compañeros por su labor

La enfermera Mercedes Montaner, distinguida por sus compañeros por su labor

Las representantes del Colegio de Enfermería en Teruel junto a Enrique Marco y  Mercedes Montaner. Bykofoto/A. García
Las representantes del Colegio de Enfermería en Teruel junto a Enrique Marco y Mercedes Montaner. Bykofoto/A. García

La enfermera turolense Mercedes Montaner recibió la medalla de oro del premio Ángel Torres Benedicto, que el Colegio Oficial de Enfermería de Teruel le ha otorgado. Un reconocimiento que se hace a propuesta de los propios compañeros por lo que para el homenajeado tiene un gran valor.

El acto tuvo lugar en el salón de actos de la sede del colegio en Teruel y contó con la presencia de  la alcaldesa, Emma Buj, el director provincial de Sanidad, Pablo Castellote, familiares y amigos de la premiada además de sus propios compañeros, dos de los cuales tuvieron el honor de hacer una semblanza de Montaner.

En el acto se recordó que este premio lleva el nombre de Ángel Torres, Benedicto, que fue presidente del colegio, entre 1989 y 2011, año en el que falleció, por lo que es también un homenaje a su figura.

Tras la presentación, se pasó a una charla a cargo del coach y formador Enrique Marco para finalizar con la entrega de la medalla de oro, en la que aparecen la estrella y el toro, símbolos de la ciudad  y una lámpara de aceite en recuerdo de Florence Nightingale, precursora de la enfermería profesional moderna. 

Montaner se mostró muy agradecida con este reconocimiento que aseguró que no se esperaba. El año pasado se retiró aunque aseguró que se hubiera quedado “porque mi vida era mi profesión”.

La mayoría de los 43 años de ejercicio profesional los ha pasado en Pediatría, y durante este tiempo innovó con el Programa del Niño Sano o con la creación de una consulta telefónica, que los padres agradecen enormemente. 

Porque para las parejas que acaban de tener un bebé, profesionales como ella o como Dori Adivinación, reconocida con este mismo premio el año pasado, han sido más que unas enfermeras. 

“Los papás, sobre todo con los primeros, se preguntan si van a ser capaces de solucionar sus problemas y no solo iban a la consulta sino que nos llamaban por teléfono”, recordaba. 

Y a los que le siguen en esta profesión les animó a aprovechar todos los campos que tienen, porque “se pueden hacer millones de cosas en un trabajo que es 100% vocacional”.

Cuando la empatía favorece la curación

El acto organizado por el Colegio de Enfermería de Teruel incluyó una charla sobre empatía ofrecida por Enrique Marco, formador y coach personal que abordó en su intervención como lograr ser empático en la relación con los demás y en concreto con los pacientes, teniendo en cuenta que muchos de los presentes en el acto eran sanitarios.

Recordó que la empatía es meterse en la piel de otra persona, algo muy complicado pero para lo que ofreció una serie de fórmulas para lograrlo y abordar de forma rápida el mundo de las otras personas. 

Marco aseguró que hay dos pautas necesarias para empatizar: saber escuchar al otro y hacer preguntas antes que suponer cosas sobre el otro. Así, animó a preguntar ¿qué piensas?, cómo te sientes? y ¿qué necesitas?.  Tres preguntas básicas para saber lo realmente importante sobre lo que le pasa a la otra persona. En la charla, se habló también de las emociones, que ofrecen información en tiempo real de lo que le pasa a alguien  y de la importancia de entenderlas para luego compartirlas o no.

Las representantes del Colegio de Enfermería en Teruel junto a Enrique Marco y  Mercedes Montaner. Bykofoto/A. García
Las representantes del Colegio de Enfermería en Teruel junto a Enrique Marco y  Mercedes Montaner. Bykofoto/A. García
Las representantes del Colegio de Enfermería en Teruel junto a Enrique Marco y  Mercedes Montaner. Bykofoto/A. García
Las representantes del Colegio de Enfermería en Teruel junto a Enrique Marco y  Mercedes Montaner. Bykofoto/A. García
Las representantes del Colegio de Enfermería en Teruel junto a Enrique Marco y  Mercedes Montaner. Bykofoto/A. García