TERUEL 18 quitanieves, una motoniveladora y 17 silos y depósitos de sal, dispositivo de vialidad invernal de la DGA en Teruel

18 quitanieves, una motoniveladora y 17 silos y depósitos de sal, dispositivo de vialidad invernal de la DGA en Teruel

Actuación de uno de los camiones quitanieves del Gobierno de Aragón, en una fotografía de archivo
Actuación de uno de los camiones quitanieves del Gobierno de Aragón, en una fotografía de archivo

El departamento de Vertebración del Territorio, Movilidad y Vivienda tiene activo ya este año el dispositivo de vialidad invernal en las carreteras autonómicas. El director general de Carreteras, Bizén Fuster, señaló que, aunque el periodo oficial es del 1 de diciembre al 31 de marzo, “ya están listos los medios propios, equipados con el material necesario, y algunos medios de refuerzo en las zonas en las que se puede plantear más complicaciones”. Además, “se amplía el dispositivo más allá del mes de marzo si las condiciones climatológicas lo precisan”, añadió.

En la provincia de Teruel, el dispositivo está formado por 14 camiones quitanieves pertenecientes al Gobierno de Aragón más 3 equipos contratados, un  quitanieves dinámico, una motoniveladora, ocho silos de sal 100 toneladas y seis de 60 y tres depósitos cubiertos.

Estos medios forman parte de un equipamiento que, entre las tres provincias, suma 49 camiones quitanieves, (nueve de ellos contratados), cuatro máquinas quitanieves turbo-fresa, dos tractores equipados con cuña quitanieves, una pala cargadora, una motoniveladora, 26 silos de 60 toneladas y diez de cien y doce depósitos cubiertos.

Entre los servicios nuevos que se han ido añadiendo en los últimos años, destaca la quitanieves en el nuevo acceso a las pistas de esquí de Valdelinares y el equipo para dar servicio a la carretera entre Buerba y Puyarruego, en el sector de Añisclo.

El director general de Carreteras hizo hincapié en las labores de prevención tanto sobre el firme de la carretera como en la prevención de aludes en las zonas de más riesgo, ubicadas en el Pirineo. 

En este año se contará con tres profesionales que determinarán el riesgo de aludes en las carreteras A-139 (Valle de Benasque), la A-2606 en el acceso al Balneario de Panticosa y la A-135 de acceso al Parque Nacional de Ordesa y Monte Perdido. Tal y como señaló Fuster, “su labor es fundamental ya que determinan de manera más concreta el riesgo de aludes en las carreteras y las actuaciones necesarias para que se mantenga abierta el mayor tiempo posible”.

El trabajo de los nivólogos

Las personas expertas que actúan en las zonas con riesgo de aludes valoran la estabilidad del manto nivoso, la situación de peligro y la procedencia o improcedencia de acometer labores de limpieza, así como la apertura o cierre de la carretera, en función de los datos meteorológicos que interprete o el resto de parámetros que utilice para la toma de decisiones. Igualmente, si se considera oportuno provocar de forma artificial una avalancha mediante el método Daisy Bell, el experto nivólogo acompañará al helicóptero, si así lo precisan, en el vuelo para decidir los puntos de disparo o ataque.

Actuación de uno de los camiones quitanieves del Gobierno de Aragón, en una fotografía de archivo
Actuación de uno de los camiones quitanieves del Gobierno de Aragón, en una fotografía de archivo
Actuación de uno de los camiones quitanieves del Gobierno de Aragón, en una fotografía de archivo
Actuación de uno de los camiones quitanieves del Gobierno de Aragón, en una fotografía de archivo
Actuación de uno de los camiones quitanieves del Gobierno de Aragón, en una fotografía de archivo