BAJO ARAGÓN Andorra restringirá el tráfico en el centro y reordenará la circulación

Andorra restringirá el tráfico en el centro y reordenará la circulación

Entorno del colegio Juan Ramón Alegre, con calles estrechas donde a menudo se producen grandes atascos
Entorno del colegio Juan Ramón Alegre, con calles estrechas donde a menudo se producen grandes atascos

El Ayuntamiento de Andorra restringirá la circulación de vehículos en el centro de la localidad, especialmente los fines de semana, en el marco de un plan de movilidad que incluirá campañas de concienciación y una reorganización del tráfico en algunas calles en las que se forman atascos de forma sistemática. 

La intención del nuevo equipo de gobierno es realizar “un estudio serio para corregir las deficiencias en la regulación del tráfico que hay en Andorra”, dijo el alcalde, Antonio Amador, que pretende que el centro de Andorra sea “un centro de actividad de familias y de niños”.

Uno de los puntos clave en los que se modificará la circulación será el entorno del colegio Juan Ramón Alegre, actualmente con calles estrechas de doble dirección en las que, además, se permite aparcar. También se actuará “detrás de la estación de autobuses”, un entorno “laberíntico”.

El Ayuntamiento quiere mejorar también los espacios de aparcamiento, para lo que pretende contar con la opinión de los vecinos implicados, si bien en última instancia será un “estudio técnico” avalado por la Policía Local el que se imponga. 

Este plan de movilidad tendrá un apartado de “concienciación de conductores” que planteará que las multas sean sustituidas por “trabajos para la comunidad”, de forma que “repercuta en todo lo que son actividades en beneficio del pueblo”, explicó el alcalde. También habrá “actos educativos y queremos organizar actividades de conducción con coches eléctricos y otros”. 

Andorra en convivencia

Este plan vendrá acompañado de algunas medidas de seguridad como la elevación de pasos de cebra para que los conductores se vean obligados a aminorar la velocidad, o la eliminación de barreras arquitectónicas en las calles para facilitar la movilidad de las personas con discapacidad o mayores. 

La eliminación de barreras también se materializará en los edificios públicos. “Una persona que va en silla de ruedas no puede subir al ayuntamiento en este momento”, reconoció Amador. 

El consistorio tiene otros programas en mente como Andorra Late, para la dotación de desfibriladores en edificios públicos y los lugares más concurridos, u otro de carácter infantil para que los niños imaginen su pueblo, lo decoren a su gusto, diseñen papeleras alrededor de sus colegios o participen en plenos infantiles tras los que el Ayuntamiento se comprometa a llevar a cabo sus propuestas. 

En definitiva, “queremos que los niños se sientan orgullosos de su pueblo y sientan que lo están construyendo”, al tiempo que las personas mayores “noten que su pueblo es más cómodo”. 

Dentro de este plan de convivencia ciudadana también figurará la “recuperación del parque de San Macario” como una zona de esparcimiento. 

Remodelado un parque 

El consistorio acaba de remodelar un parque en el barrio de la Sindical fruto del “compromiso adquirido con los ciudadanos de que Andorra no es solo el centro”, destacó el primer edil. La actuación ha consistido en el cambio del suelo y del mobiliario, que estaba deteriorado, y se ha aprovechado para que este último sea apto para personas con movilidad reducida. Además, se ha instalado una valla perimetral para aislar a los niños del tráfico de alrededor. 

Además, de cara a la próxima campaña de Navidad, en todos los barrios habrá decoración navideña.

Entorno del colegio Juan Ramón Alegre, con calles estrechas donde a menudo se producen grandes atascos
Entorno del colegio Juan Ramón Alegre, con calles estrechas donde a menudo se producen grandes atascos
Entorno del colegio Juan Ramón Alegre, con calles estrechas donde a menudo se producen grandes atascos
Entorno del colegio Juan Ramón Alegre, con calles estrechas donde a menudo se producen grandes atascos
Entorno del colegio Juan Ramón Alegre, con calles estrechas donde a menudo se producen grandes atascos