BAJO ARAGÓN Acuerdo para abrir el pasadizo que une el castillo y la iglesia de Valderrobres

Acuerdo para abrir el pasadizo que une el castillo y la iglesia de Valderrobres

Fachada principal, con el patio de armas, del castillo de Valderrobres
Fachada principal, con el patio de armas, del castillo de Valderrobres

La Fundación Valderrobres Patrimonial ha llegado a un acuerdo con la Archidiócesis de Zaragoza para conectar la iglesia de Santa María y el castillo arzobispal a través de un pasadizo que sirvió siglos atrás para comunicar los dos edificios. Han tenido que pasar dos años y mantenerse sendas negociaciones para conseguir que finalmente se firme un convenio.

La adecuación de este pasillo  medieval que une los dos monumentos permitirá llevar a cabo el cerramiento del patio de armas, facilitará la circulación de los turistas y aumentará el valor de las visitas guiadas, ya que la tribuna de la iglesia, que es la zona "más original y destacada", se podrá visitar, según explicó el director de la Fundación, Manuel Siurana.

Siurana calculó que en un plazo de "tres o cuatro meses" estarán concluidas las obras de conexión entre iglesia y castillo, por lo que espera que "en Semana Santa la zona pueda ser visitable". El director se congratuló de que por fin "hemos conseguido el objetivo", aunque para ello hayan tenido que pasar dos años.

El responsable de la Fundación que promueve las obras de restauración del Castillo resaltó que "lo más importante es que "se podrán ver a partir de ahora cosas que antes no eran visitables, entre ellas la escalera de caracol por la que se sube a la tribuna, que es uno de los elementos más destacados de la iglesia de Valderrobres. Además de que ganamos zona de visita", añadió. Por otro lado, subrayó “el interés del pasadizo”.

Las obras que se tienen que llevar a cabo en la zona para hacerla visitable son meramente de seguridad. "Colocaremos barandillas para que la gente pueda apoyarse en el pasadizo y también en la parte superior de la tribuna, donde son especialmente necesarias para evitar que se produzca ninguna caída". Igualmente, se invertirá en iluminación "para que en el pasadizo y la escalera la gente pueda ver dónde está pisando".

Con ello se podrá cerrar el patio de armas de forma definitiva. El cerramiento había quedado pendiente de la primera fase de las obras, iniciada meses atrás. "En el patio se colocaron las barandillas, se remodeló la escalinata de acceso al castillo y las zonas de paso para llegar a las almenas, y nos quedaba esto". Una vez ejecutada esta conexión, "el patio quedará cerrado y protegido del vandalismo, del botellón,  de los encuentros sexuales, de los excrementos y de todo tipo de cosas con las que hoy nos seguimos encontrando en la zona", manifestó Siurana.

Meses de obras

Aún con todo, a la restauración del monumental fortaleza del Matarraña le quedan meses de obras hasta que culmine la ejecución completa de la restauración que proyecta la Fundación. Las dos últimas fases son las que contienen más intervenciones y mayor carga presupuestaria. En este sentido, el director de la entidad comentó que, tras la adecuación del pasadizo y la tribuna de la iglesia, "quedará por delante la restauración interior del castillo, la adecuación de las habitaciones del arzobispo, la rehabilitación de las despensas, de las bodegas y, por último, de la consolidación de las fachadas” del monumento. Esta intervención debería haber comenzado a finales de este año, pero se pospondrá unos meses más. 

"Aunque llevamos meses de actuaciones, realmente todo lo que se ha hecho es poco comparado con el volumen de obras que queda", dijo el director. Siurana cuantificó en "más de un millón de euros lo que queda por invertir en la fortaleza. 

Contenido del convenio

El convenio que han firmado la Archidiócesis aragonesa y la Fundación contiene "muchos puntos", enfatizó Siurana. Pero el contenido del acuerdo "se dará a conocer en cuanto lo autorice el Arzobispado”. Siurana valoró la importancia del acuerdo alcanzado, sin entrar a detallar su contenido. "Es importantísimo para nosotros, porque supondrá que para visitar la iglesia y el castillo los grupos de turistas no tendrán que salir de un edificio para entrar en otro, sino que podrán hacerlo a través del pasadizo."

La zona de las almenas ya se convirtió en visitable el pasado verano 

Aunque queda la parte más importante de la restauración, las obras en la fortaleza han tenido sustanciales avances en el último año. Desde el pasado mes de julio, por ejemplo, las almenas del castillo de Valderrobres ya son visitables. El camino de ronda que permite el paso a la zona más elevada del palacio medieval quedó integrado en los recorridos de las visitas guiadas que se realizaron el pasado verano. 

La introducción de distintas  medidas de seguridad en la zona permitió la apertura de las almenas al recorrido turístico. La actuación fue simple y consistió en la colocación de barandillas y escaleras que permiten la movilidad de los visitantes, así como otras medidas en los accesos a los torreones. Desde allí hay unas vistas impresionantes de la localidad de Valderrobres y de todos sus alrededores, lo que supone un nuevo atractivo para la visita del monumento y un aliciente para realizar la visita al monumento.

Esas obras formaron parte de la primera fase de la restauración de las zonas derruidas del castillo y se financiaron con una subvención concedida a la Fundación Valderrobres Patrimonial por el Fondo de Inversiones de Teruel que gestionan los gobiernos de Aragón y España.

Fachada principal, con el patio de armas, del castillo de Valderrobres
Fachada principal, con el patio de armas, del castillo de Valderrobres
Fachada principal, con el patio de armas, del castillo de Valderrobres
Fachada principal, con el patio de armas, del castillo de Valderrobres
Fachada principal, con el patio de armas, del castillo de Valderrobres