CULTURA El poema celta de Villastar vuelve a oírse en el Teatro Marín dos milenios después de la mano de Carlos Nuñez

El poema celta de Villastar vuelve a oírse en el Teatro Marín dos milenios después de la mano de Carlos Nuñez

Carlos Núñez al comienzo del recital en el Teatro Marín, que siguieron más de quinientas personas totalmente entregadas al gaitero
Carlos Núñez al comienzo del recital en el Teatro Marín, que siguieron más de quinientas personas totalmente entregadas al gaitero

El poema celtibérico cuyas inscripciones fueron halladas en el santuario de Peñalba en Villastar, y que está dedicado al dios Lug, volvió a escucharse este sábado en el Teatro Marín dos milenios después de que lo compusiese su autor. Se recitó durante el concierto que Carlos Núñez y su grupo de músicos ofrecieron en Teruel junto a otros acompañantes, con el que abrió la gira de Navidad de este año y al que asistieron más de 500 personas.

Los turolenses pudieron escuchar además por primera vez en España el sonido de una lira celta de hace dos mil años que acaba de ser reconstruida. Fue uno de los momentos cumbre de un recital en el que el artista dio a conocer algunos de los nuevos temas de su próximo proyecto musical, Celtic Beethoven.

Con este concierto que lleno casi por completo el Teatro Marín, el célebre gaitero, y uno de los referentes mundiales de la música celta, cerró una estancia de varios días en Teruel durante la que ha podido profundizar en las raíces celtíberas de la provincia al lado del profesor Francisco Burillo, además de conocer el trabajo que desarrolla la Serranía Celtibérica.

Núñez, que el pasado jueves presentó en el Casino de Teruel su libro La hermandad de los celtas, de la editorial Planeta, destacó antes de subirse al escenario la importancia de iniciar la gira de Navidad de este año en la provincia, tanto por su pasado celtíbero como por lo que representa en la lucha actual de la España abandonada.

Enamorado de la cultura celta, Núñez conocía desde hacía tiempo la inscripciones grabadas en la roca en Villastar, pero no fue hasta hace un año cuando pudo visitar in situ el lugar donde se encontraron en el santuario celtíbero de Peñalba. Doce meses después ha regresado a Teruel para obsequiar a los turolenses con el recital de esos textos acompañados de una lira del tiempo de los celtas recién reconstruida tal como tuvieron que oírse hace dos milenios.

Fue la primera vez que se interpretaba en España con una lira celta el poema de Villastar, acompañándolo con música, tal como destacó el gaitero antes de salir al escenario. Calificó ese momento de “muy importante” dentro del concierto, en el que también hubo música medieval y sonaron instrumentos de la Catedral de Teruel mostrados por músicos turolenses. En el escenario le acompañaron por momentos, junto a su grupo, el Coro de Voces Blancas de Teruel, así como joteros, gaiteros y músicos de varios grupos turolenses.

“El recital del poema de Villastar con la música de la lira acompañándolo es algo irrepetible”, incidió el músico al tratarse de la primera vez que se hacía algo así. Fue como viajar en el tiempo a hace dos milenios puesto que las inscripciones del santuario de Peñalba tienen su propia lírica, a lo que se sumaron las melodías de flautas de aquella época junto a una lira celtíbera recién reconstruida.

El recital del poema se hizo en la lengua celta original, aunque existen muchas traducciones, incluso cinco que difieren unas de otras. “Lo que sí está claro es que hablan del dios celta Lug y de ese lugar”, explicó Núñez, quien comentó que su visión personal era que, como le explicó el experto irlandés en lenguas antiguas Graham Isaac, las inscripciones tienen alteraciones y recursos poéticos que las convierten en una pieza lírica.

Un poema celta “fascinante”

“Es un momento en que los bardos, que cantaban en lenguas celtas, pasaron a escribirlo y en la zona de Aragón se tuvo la suerte de que se empezaba a manejar la escritura que trajeron los romanos, y eso permitió que se conservara”, señaló el músico, quien calificó el poema de Villastar como “algo fascinante” al haberse podido conservar.

Núñez recordó que por ese motivo fue de propio a Irlanda para hablar con Graham Isaac para que le leyese cómo sonaba ese poema, “que además insisto en que tiene rimas internas”, y que en el concierto recitó un compañero que es el que acaba hacer la lira de hace dos milenios. 

“Ya le gustaría a Irlanda, a Escocia o a Gales tener un poema en lengua celta de hace dos mil años, porque es algo extraordinario, y que encima eso sea un conjuro, una canción, tiene unas posibilidades maravillosas”, apuntó el músico. 

Núñez señaló que la gira de Navidad de este año había decidido iniciarla en Teruel porque la provincia se ha convertido en un “símbolo de la España abandonada”, porque en todo el país se está hablando de eso y “está de moda” gracias a los turolenses.

“Dejémonos de hablar y pasemos a la acción”, dijo Núñez, quien consideró que hay que “valorizar la importancia de la España interior” porque en ella se encuentra “la esencia de una cultura milenaria”.

El gaitero destacó el trabajo desarrollado por la Serranía Celtibérica y por investigadores como Paco Burillo, que han rescatado los valores de las raíces del territorio celtíbero. Aseguró que por ello el recital de Teruel había querido que tuviese un “significado especial” y que no solo fuese un concierto sino algo más.

En ese sentido comentó que el inicio de esta gira la asumía como una “misión, que la música celta sea la banda sonora de la España abandonada”, motivo por el cual ha estado en Teruel varios días para empaparse de su pasado celtíbero y de su presente a través de proyectos como el que lidera el profesor Burillo en la lucha contra la despoblación.

A este respecto recalcó que “no solo hay vida en Madrid y en la costa” sino también otra que “puede ser una vida mágica en el interior”, llena a su vez de gente maravillosa y de paisajes que permiten reencontrarse con los orígenes frente a las grandes ciudades.

Visita a Teruel

La visita que Carlos Núñez ha hecho a Teruel, y además en un largo puente festivo con muchos turistas recorriendo la provincia, no ha sido la que suelen hacer los músicos que actúan en ella, que suelen llegar con el tiempo justo y se van al momento. Por el contrario ha sido una visita pausada, de aprendizaje y de disfrute al lado de expertos en la cultura celtíbera como Paco Burillo, y que le ha permitido conocer el mapa de la despoblación que le ha mostrado la hija del investigador, Pilar Burillo. Sobre el mismo quedó impresionado al ver el trabajo y apreciar dos zonas muy claras, la de la Serranía Celtibérica y la franja celta que baja de Galicia a Extremadura.

El músico valoró los días que ha pasado en Teruel, de los que ha dado buena cuenta en las redes sociales. “Creo que cada turolense, cada persona que te encuentras es un sabio, esa es la diferencia con las grandes ciudades, porque en ellas tienes todas las marcas, todos los escaparates y eso convierte a la gente al final en puros consumidores”, comentó Núñez, para quien la gente que vive en la España abandonada es “muy consciente” de lo que es y de su identidad.

“No te puedo decir que se haya puesto de moda Teruel, pero sí que puedo percibir que la gente joven de Madrid se está dando cuenta ya de que hay algo, hay unos valores”, dijo para concluir que “las cosas que hay en el interior, que se han guardado hasta hoy, son un valor inmenso para la humanidad”.

Carlos Núñez al comienzo del recital en el Teatro Marín, que siguieron más de quinientas personas totalmente entregadas al gaitero
Carlos Núñez al comienzo del recital en el Teatro Marín, que siguieron más de quinientas personas totalmente entregadas al gaitero
Carlos Núñez al comienzo del recital en el Teatro Marín, que siguieron más de quinientas personas totalmente entregadas al gaitero
Carlos Núñez al comienzo del recital en el Teatro Marín, que siguieron más de quinientas personas totalmente entregadas al gaitero
Carlos Núñez al comienzo del recital en el Teatro Marín, que siguieron más de quinientas personas totalmente entregadas al gaitero