BAJO ARAGÓN El equipo Motostudent de Unizar ayuda a fabricar equipos de protección

El equipo Motostudent de Unizar ayuda a fabricar equipos de protección

Varias trabajadoras de la sanidad, con las unidades fabricadas por voluntarios
Varias trabajadoras de la sanidad, con las unidades fabricadas por voluntarios

La pandemia por coronavirus ha cogido al equipo Motostudent de la Universidad de Zaragoza en pleno proceso de diseño y preparación de su prototipo de motocicleta para la próxima edición de la competición estudiantil que se celebrará, si nada lo impide, el próximo mes de octubre. El equipo universitario aragonés se ha sumado a la iniciativa ‘Ara Makers’, en la que participan varios cientos de profesionales  en la comunidad y que promueve la fabricación de unidades de protección individual destinadas a las personas que se encuentran al frente de distintos servicios de emergencia durante esta crisis sanitaria. 

El equipo de Motostudent está fabricando las diademas que hacen de sorporte de las láminas transparentes de plástico que ya están usando sanitarios de varios hospitales de Aragón para protegerse durante su trabajo. Ahora, los estudiantes de ingeniería intentan pasar a una segunda fase y  buscan la manera de hacerse con un prototipo para fabricar respiradores para pacientes ingresados en UCI.

El equipo Unizar está formado por unos 20 estudiantes de 4º curso, otros que están haciendo el master, así como estudiantes de 2º curso que “todavía están aprendiendo cómo funciona esto”, explicó Álvaro García, miembro del equipo. Hace unos días, una vez decretado el cierre de todas las escuelas universitarias de Aragón, los estudiantes se llevaron a casa las dos impresoras 3D que utilizan para fabricar algunos de los componentes y piezas más pequeñas de su motocicleta. Con los estudiantes en casa y la universidad cerrada, aprovechan para seguir estudiando -porque las clases siguen online- continúan con su prototipo y también  ayudan en la lucha contra el Covid-19. 

Muchos voluntarios

“Estamos estudiantes de Ingeniería, de Finanzas y contabilidad, de Periodismo, de muchas especialidades, y lo que hacemos son diademas que se utilizan para soportar el plástico con el que los profesionales se protegen durante su trabajo ante cualquier salpicadura”, comentó García. Todas las diademas tienen el mismo tamaño. “Nuestras impresoras pueden fabricar piezas de 23x23 centímetros y algo más en altura”, explicó el estudiante. 

Los alumnos se han repartido el trabajo. Unos fabrican las diademas con las impresoras, otros realizan el montaje con las láminas de plástico que protegerán el rostro de los sanitarios y un tercer grupo se encarga de repartirlas en hospitales o de hacérselas llegar a las fuerzas de seguridad del Estado. 

Una diadema en 30 minutos

“Cada 30 minutos he conseguido fabricar una diadema”, explicó este estudiante. Están hechas de “plástico PLA, bastante resistente, que aguanta cualquier afección por cualquier agente químico que se utilice para desinfectar, son flexibles y bastante cómodas. Además no es un material tóxico cuando lo imprimes y es bastante económico”, describió. 

El material con el que se han fabricado las primeras diademas ha sido donado por una empresa situada en Huesca, “y otra empresa de Zaragoza se ha comprometido a darnos más. Aún así estamos buscando más material, porque se gasta bastante plástico para fabricar una sola diadema y nosotros hemos agotado los recursos que teníamos de Motostudent”, dijo García. El estudiante comentó que “cualquier empresa que quiera colaborar puede hacerlo donando material”. 

Según Álvaro García, no sólo hay estudiantes ayudando en esto, sino que “hay también personas a título individual que colaboran y echan una mano”. Una ayuda muy necesaria, porque “los estudiantes, además de este trabajo voluntario, seguimos teniendo clase y le tenemos que echar horas al diseño de nuestro prototipo de motocicleta”, comentó García. 

Los Ara Makers han fabricado entre 1.500 y 2.000 viseras que ya se han repartido en distintos hospitales aragoneses. “La gente nos agradece mucho lo que estamos haciendo, porque se estaban quedando sin recursos y lo están pasando muy mal”, comentó el estudiante.

Respiradores

Los estudiantes del equipo Motostudent quieren pasar ahora a una segunda fase: la fabricación de respiradores, aunque “todavía no nos hemos puesto a ello, porque un grupo de ingenieros de ‘Ara Makers’ está trabajando en el diseño”. Aún así, necesitan que se impliquen en el proyecto más ingenieros, médicos y toda la gente que pueda aportar información para que los respiradores cumplan todos los requisitos de seguridad sean útiles y fiables. No hay que olvidar que han de ser 100% fiables para facilitar la respiración de una persona y, por tanto, “el aparato tiene que pasar todas las verificaciones”, añadió el portavoz del equipo aragonés.

Ahora están “buscando los planos y los modelos de respiradores que se están dando a conocer en otras zonas”, dijo García. Aún con todo, la falta de material es un impedimento. “No se pueden poner las máquinas a trabajar si no sabemos que van a funcionar al 100%, porque si luego no resulta viable, habríamos invertido muchas horas y mucho material en algo que no serviría. Tenemos que estar 100% seguros”, subrayó.

Álvaro García tiene expectativas en conseguir resultados.

Varias trabajadoras de la sanidad, con las unidades fabricadas por voluntarios
Varias trabajadoras de la sanidad, con las unidades fabricadas por voluntarios
Varias trabajadoras de la sanidad, con las unidades fabricadas por voluntarios
Varias trabajadoras de la sanidad, con las unidades fabricadas por voluntarios