ENTREVISTAS Esther Villoro, miembro de Más que un aplauso: “La plataforma da respuesta a la demanda que hay de material sanitario”

Esther Villoro, miembro de Más que un aplauso: “La plataforma da respuesta a la demanda que hay de material sanitario”

Esther Villoro en una imagen tomada en el Salt de la Portellada
Esther Villoro en una imagen tomada en el Salt de la Portellada

Esther Villoro es una de las personas que trabaja con la plataforma Más que un Aplauso, que ha hecho varios envíos de equipos de protección a la provincia de Teruel y que ha sido clave para dotar de estos equipamientos a la residencia de mayores de Valderrobres. Aunque nacida en Zaragoza, se siente turolense porque sus padres son de Torre del Compte y Ráfales y adora el Matarraña. Pide que se cite en la entrevista al resto de compañeros que están al frente de la plataforma porque es un trabajo de todos: Jorge Garza, Isabel Iguacel, Mónica Pedrayes, Irene Martínez, David Sánchez, Samuel Miro y Gemma Alpuente. 

-¿Qué es Más que un Aplauso?

-Es una plataforma que nace de un grupo de profesionales españoles para dar respuesta a las demandas de material sanitario en centros médicos del país. Nació aproximadamente el 16 de marzo por la demanda que había a causa del Covid. Esta iniciativa se inició en Aragón pero a los pocos días se juntó un grupo de Barcelona, y es cuando se lanzó a toda España. Los primeros días los donativos que se hicieron se quedaron para ayuda en Aragón.

-¿Quiénes participan en esta iniciativa?

-Participamos siete personas a nivel de coordinación, y luego tenemos diez colaboradores, que después se reparten entre gente que vive en China y en España.

-¿Cómo contactaron?

-Yo personalmente me dedico a la visita médica, y los contactos surgieron de la manera más tonta, porque uno conocía a otro y así. Yo por ejemplo me sumé porque lo pusieron en un grupo de visitadores médicos y llamé porque quería entrar. Nos hemos conocido todos a través de esto.

-¿Cómo se puede acceder a ustedes tanto para pedir ayuda como para hacer donativos y poder adquirir los equipamientos?

-Pueden hacerlo en la web masqueunaplauso.com, y también si hay un donativo de una cantidad elevada a través del Instituto de Investigación Sanitaria de Aragón. Por ejemplo el Colegio de Enfermería de Zaragoza ha donado  a través del Instituto para ayudar a los profesionales para la compra de EPIs. También está habiendo donaciones de los colegios de enfermería de Teruel y Huesca.

-¿Y una forma directa para contactar con ustedes? 

-Tenemos un correo de la plataforma que es masqueunaplauso@gmail.com, ahí se puede dirigir cualquier persona que quiera hacer donativos, empresas o quienes necesiten ayuda y nos lo quieran hacer llegar.

-¿De qué manera se organizan? 

-Nos organizamos cada uno  con una labor dentro del grupo y nos llamamos todas las noches por videoconferencia para repartir tareas.

-¿Cómo hacen para poder adquirir materiales que las propias administraciones tienen dificultades para comprar?

-Nosotros a través de la embajada de España en Peking vamos a traer por valija diplomática 13.000 mascarillas NK95, que es la nomenclatura allí de las FFP2. Lo hemos pagado nosotros pero  este material se lo queda el Ministerio de Sanidad y lo distribuyen ellos. Nosotros compramos directamente a las empresas gracias a los contactos de españoles en China, y gracias a empresas españolas que tienen contactos allí. Se ha ido a comprobar el material, la calidad y que las fábricas no exploten a los trabajadores, ni explotación infantil ni de ningún tipo. 

-¿Qué empresas están colaborando con ustedes?

-Ahora mismo tenemos un contacto con Carpas Zaragoza y les estamos comprando directamente a ellos batas, calzas y mascarillas. Trabajamos no solo con empresas Chinas sino de aquí.

-A la provincia de Teruel han hecho varios envíos.

 -Hemos mandado con donaciones de empresas 1.750 pantallas de protección a través del Ayuntamiento de Teruel que llegaron a centros de salud y el hospital en la capital, luego 200 pantallas de protección al hospital comarcal de Alcañiz y 50 pantallas al centro de salud de Valderrobres.

-¿Cómo ha sido la campaña para ayudar a la residencia de Valderrobres?

-A través de la plataforma lanzamos una campaña poniendo el nombre del donante y como apellido Valderrobres. Se compraron 40 buzos no desechables de máxima protección, 40 batas, 40 calzas, 40 pantallas de protección y 100 mascarillas. En dos días se recaudaron más o menos unos 3.000 euros.

-¿Surgió de usted esta iniciativa al ser de la zona?

-La idea surgió porque el alcalde de mi pueblo, José Ramón Arrufat, me llamó para ver si podía conseguir 200 mascarillas para el pueblo. Al conocer la situación de Valderrobres llamé a su alcalde y le expliqué que nos gustaría poder ayudar y él me dijo lo que necesitaba e hicimos un primer envío a las pocas horas. Es de agradecer a Carpas Zaragoza, y en particular a Toño Gimeno y Sergio Rivera, por la rapidez con que hicieron los cuarenta trajes buzos, que mandamos poco después, porque sabían cómo estaba la residencia.

-¿Seguirán enviándoles material?

-Lo hacemos en función de las necesidades y también de los donativos para poder comprar el material.

-¿Cómo está viviendo usted todo esto en lo personal?

-Con muchísima tristeza porque todos los días recibes llamadas de gente pidiendo ayuda, me emociono, es una situación muy complicada, aunque también recibes muchas llamadas de agradecimiento. Esta semana nos llamó el hermano de Alejandro Sanz para colaborar y el alcalde de Soria nos ha invitado a la gente de la plataforma a comer un día allí cuando esto pase. Estos días nos hemos volcado con Soria y Castilla y León que es otra parte de la España Vaciada.

Esther Villoro en una imagen tomada en el Salt de la Portellada
Esther Villoro en una imagen tomada en el Salt de la Portellada
Esther Villoro en una imagen tomada en el Salt de la Portellada
Esther Villoro en una imagen tomada en el Salt de la Portellada
Esther Villoro en una imagen tomada en el Salt de la Portellada