ENTREVISTAS Azucena Center, bibliotecaria de Muniesa: “Cada día de la semana leo un cuento, unos días para adultos y otros infantiles”

Azucena Center, bibliotecaria de Muniesa: “Cada día de la semana leo un cuento, unos días para adultos y otros infantiles”

Azucena Cester, en el espacio para pregonar que hay en el Ayuntamiento de Muniesa leyendo un cuento
Azucena Cester, en el espacio para pregonar que hay en el Ayuntamiento de Muniesa leyendo un cuento

Azucena Center es desde hace 14 años la bibliotecaria de Muniesa. Su empeño diario hace que este espacio cultural cuente con casi más socios que vecinos y que además sean muy activos. Ahora no puede abrir el préstamo de libros, pero sigue presente en la vida de sus vecinos a través de lecturas por los altavoces de pregonar de la localidad.

-¿Cómo ha cambiado su trabajo el coronavirus?

-Totalmente, las bibliotecas están cerradas al público, es cierto que podemos trabajar a puerta cerrada en trabajo interno, actualización base de datos, lectores, poner al día todos nuestros libros, tratar de hacer si se puede algún expurgo... pero el préstamo está prohibido porque los libros son transmisores del virus.

-¿Cómo se ha organizado usted?

-Las dos semanas en las que los trabajos se suspendieron en España me quedé en casa, pero la semana pasada me incorporé a la biblioteca en mi horario habitual para hacer trabajo interno.

-¿A qué se ha dedicado concretamente?

-A cosas que en el día a día vas dejando porque es más difícil hacerlas, como actualización de la base de datos, catalogación de libros, búsqueda de libros nuevos para poder comprar cuando esto acabe y preparar las lecturas. 

-¿Cómo surge la idea de un cuento diario?

-A raíz de que no puedo desarrollar mi trabajo al 100% como a mí me gustaría con niños y adultos. La biblioteca de Muniesa es muy activa, se lee todos los días con grupos de niños y mayores de 65. Cada día de la semana está dedicado a un grupo en especial. Al no poder realizar estas actividades pensé en cómo hacer llegar la lectura a todas las personas que no pueden venir a la biblioteca y lo que hago es leerles a través de la megafonía. Lunes, miércoles y viernes leo para los niños y martes y jueves para los adultos. Empezamos con música, con el Resistiré que es el himno del confinamiento, luego leo y finalizamos con la canción Color esperanza para dar un poco de ánimo a la situación.

-¿Lee un cuento por día?

-Sí, es un cuento por día, a los niños les leo una fábula, me gusta que luego venga la moraleja para así trabajar los valores en los niños. A los adultos suelo leerles un texto breve en el que se trabajen también los valores, que hable del amor, del perdón, del rencor. Leo mucho de Jorge Bucay, relatos cortos porque tienen que tener un principio y un fin, nunca leo algún fragmento de un texto más amplio.

-¿Qué le dice la gente?

-La verdad es que me animan a hacerlo, en las pocas salidas que podemos hacer, que suelen ser a por el pan diario, mis vecinos me dan las gracias y solo por eso ya merece la pena.

-¿Sabe si esto se hace en otros lugares?

-Estoy en la Asociación de Bibliotecarios de Aragón y, que yo sepa, no. Sé que hacen bingos, pero lectura desde megafonía no.

-¿Le piden cuentos?

-No, hasta el momento nadie me pide nada, después de leer el texto me gusta leer un poema, porque aquí tenemos gente que escribe mucha poesía y muy buena. Tienen poemas dedicados a lugares diferentes de Muniesa y son los que leo al terminar.

-¿Alguno sobre este confinamiento?

-No, son poemas que tenían escritos anteriormente y me han dado su permiso para que los lea.

-¿Por qué eligió la una en punto para sus lectoras?

-Porque al ayuntamiento solo se puede ir por la mañana y a esa hora la gente no ha comido, es una hora a la que los niños ya se han levantado y me pareció buen momento. Normalmente cuando tienen que echar los bandos de una información en el pueblo suele ser a esa hora, sabía que los vecinos cuando oyen la megafonía le prestan atención.

-Dice que hace actividades de lectura por grupos, ¿en qué consisten?

-Leemos en voz alta con los adultos una página cada uno y luego hacemos un poco de comprensión lectora, tratar de comprender lo que hemos leído, si nos ha gustado, si no, qué personajes nos atraen más, trabajamos sobre el libro y sobre el vocabulario. Esto también lo hacemos con los niños porque ese es el gran fallo que tenemos con nuestros jóvenes, que muchas veces no entienden lo que leen.

-La lectura en voz alta es muy importante para la comprensión lectora, ¿no es así?

-Sí. A veces a los adultos les costaba un poco la lectura en voz alta, pero llevamos como 12 años y ahora la gente ya ha perdido el miedo y la vergüenza, estoy muy contenta con este progreso.

-¿Cuánta gente está en estos grupos de lectura en voz alta en la biblioteca?

-En el grupo de adultos estamos 18 y en el colegio son cerca de 60 y vienen prácticamente todos los que leen, desde 3º de Educación Infantil a 6º de Primaria.

-¿Cuántos socios tiene en la Biblioteca Pública de Muniesa?

-La biblioteca tiene casi más socios que vecinos porque mucha gente de Zaragoza que viene los fines de semana es socia. Hay 577 socios en un pueblo con algo menos de 700 vecinos.

-¿Qué es lo que más se lee?

-Actualmente lo que más demandan es la narrativa histórica y novela negra. 

Azucena Cester, en el espacio para pregonar que hay en el Ayuntamiento de Muniesa leyendo un cuento
Azucena Cester, en el espacio para pregonar que hay en el Ayuntamiento de Muniesa leyendo un cuento
Azucena Cester, en el espacio para pregonar que hay en el Ayuntamiento de Muniesa leyendo un cuento
Azucena Cester, en el espacio para pregonar que hay en el Ayuntamiento de Muniesa leyendo un cuento
Azucena Cester, en el espacio para pregonar que hay en el Ayuntamiento de Muniesa leyendo un cuento