COMARCAS Los ganaderos trashumantes del Maestrazgo, sin contratiempo en la vereda

Los ganaderos trashumantes del Maestrazgo, sin contratiempo en la vereda

El ganado trashumante de la familia de Lionel Martorell atraviesa el municipio de La Iglesuela del Cid  hacia los frescos pastos de Fortanete para pasar el estío
El ganado trashumante de la familia de Lionel Martorell atraviesa el municipio de La Iglesuela del Cid hacia los frescos pastos de Fortanete para pasar el estío

Los ganaderos trashumantes del Maestrazgo y Gúdar-Javalambre están realizando la vereda desde Cataluña y Comunidad Valenciana sin contratiempo. Aragón está gestionando el paso de los rebaños y de los ganaderos entre provincias y Comunidades Autónomas en la crisis sanitaria por el coronavirus. El mayor problema con el que se han encontrado los ganaderos trashumantes, que han realizado la vereda, ha sido el climático por las lluvias. Por contra, el ganado ha encontrado pastos en abundancia. 

El presidente del Ligallo General de Pastores y ganadero trashumante de Fortanete, Lionel Martorell, manifestó que la vereda desde La Peña, Tarragona, había sido dura por la climatología, ya que se había hecho, la de las ovejas, durante la semana pasada que fue muy lluviosa.

Lionel Martorell añadió que la lluvia había provocado que algún río bajara con más caudal de lo normal y el ganado no pudo cruzarlo por ese punto. “Lo bueno ha sido que hemos tenido abundantes pastos para el ganado”, afirmó. 

Respecto a la incertidumbre que había por hacer la vereda con la crisis sanitaria provocada por el coronavirus, el presidente del Ligallo General de Pastores señaló que la Diputación General de Aragón se había encargado de la gestión para que los ganados y los ganaderos hayan podido pasar las provincias y las Comunidades Autónomas de Cataluña y de la Comunidad Valenciana para llegar a Aragón, Maestrazgo y Gúdar-Javalambre,  y que los rebaños puedan pastar en la época de calor. 

El ganado de la familia Martorell, con 670 ovejas, llegó el pasado domingo a Fortanete después de 7 días de vereda. El ganado atravesó en Aragón el municipio de La Iglesuela del Cid llegando desde Villafranca. 

La vereda atraviesa el puente de la Pobla de Bellestar, entre Villafranca e Iglesuela y recorre las calles del municipio. El paso del ganado por las calles del municipio ofrece singulares estampas, aprovechadas por los vecinos desde sus casas con el confinamiento para ver los ganados. En octubre los ganaderos con sus rebaños descenderán hacia la costa para pasar el invierno.

El número de ganaderos de las comarcas del Maestrazgo y Gúdar-Javalambre que realizan la vereda son una decena que tienen un total entre 5.000 a 6.000 cabezas de ganado.

La familia de Lionel Martorell ha realizado la vereda de ovino y en los próximos días volverá hacer misma la vereda pero con las vacas. 

Por último, de lo que sí se quejó el presidente del Ligallo General de Pastores trashumantes fue del precio del cordero, muy bajo, ya que se está pagando sobre los 60 euros un cordero entre los 20 y los 25 kilogramos. 

Por otro lado, los ganaderos trashumantes de la Sierra de Albarracín tienen previsto hacer la vereda desde las dehesas de Andalucía, Extremadura y de Castilla-La Mancha, para primeros del mes de junio en busca de los pastos más frescos y abundantes de los Montes Universales. 

El ganado trashumante de la familia de Lionel Martorell atraviesa el municipio de La Iglesuela del Cid  hacia los frescos pastos de Fortanete para pasar el estío
El ganado trashumante de la familia de Lionel Martorell atraviesa el municipio de La Iglesuela del Cid  hacia los frescos pastos de Fortanete para pasar el estío
El ganado trashumante de la familia de Lionel Martorell atraviesa el municipio de La Iglesuela del Cid  hacia los frescos pastos de Fortanete para pasar el estío
El ganado trashumante de la familia de Lionel Martorell atraviesa el municipio de La Iglesuela del Cid  hacia los frescos pastos de Fortanete para pasar el estío
El ganado trashumante de la familia de Lionel Martorell atraviesa el municipio de La Iglesuela del Cid  hacia los frescos pastos de Fortanete para pasar el estío