TERUEL Los pueblos de Teruel se suman en bloque al homenaje aragonés a los muertos por el Covid-19

Los pueblos de Teruel se suman en bloque al homenaje aragonés a los muertos por el Covid-19

Asunción, de 89 años, primera contagiada en Albarracín, plantó la carrasca conmemorativa en el pueblo. Michel Villalta
Asunción, de 89 años, primera contagiada en Albarracín, plantó la carrasca conmemorativa en el pueblo. Michel Villalta

Con menos boato que en la ciudad o en los municipios más grandes, los pueblos de Teruel, independientemente de su tamaño, se sumaron el sábado al acto de homenaje a los muertos por el Covid-19 que, en esta tierra suman por el momento 105. La plantación del árbol y la lectura de un manifiesto, además de una placa de cerámica, conformaron la estructura de los actos de recuerdo. No se puede citar a todos aquí, por razones obvias, pero sí recoger particularidades de lo que ocurrió en algunos. En Valderrobres, uno de los municipios más castigados porque el coronavirus hizo estragos en la residencia municipal, el recuerdo a los fallecidos fue muy sentido. El acto tuvo lugar en el Jardín entre la residencia y el centro de salud. “La carrasca la ha plantado José Manuel Lorente, enfermero del centro de salud y de la residencia que estuvo ingresado un mes en situación crítica”, manifestó el alcalde, Carlos Boné. Todos los trabajadores de la residencia salieron a la terraza y el público acompañó para dar calor a las familias que han perdido a seres queridos. En Calanda el acto en recuerdo de las víctimas de la pandemia provocada por el Covid-19 tuvo lugar en la plaza de Doña Oliva Gasque. En Alcorisa el homenaje tuvo lugar en la plaza Mosén Domingo –también conocida como Parque del Minero– donde se plantó una carrasca “como símbolo de resistencia, fuerza y solidaridad con el resto de territorios” del país, indicó el Ayuntamiento en sus redes sociales. En los pueblos pequeños con fallecidos por coronavirus los actos adquirieron un tono más emotivo si cabe, casi a modo de funeral. Fue el caso de Ejulve, donde la viuda de una víctima y sus hijos fueron los encargados de plantar la carrasca entre el aplauso de los vecinos e hijos del pueblo que, con la “nueva normalidad” ya establecida, comenzaron a llegar para disfrutar de unos días de descanso lejos de las ciudades. En La Puebla de Híjar fue la jefa de la patrulla municipal, en representación de todas las personas que han tenido un papel protagonista en estos meses, la encargada de plantar la carrasca delante del ayuntamiento. Después se leyó el texto y se colocó la placa en homenaje a los fallecidos. Cerró el acto el acalde, Pedro Bello, con un discurso de agradecimiento a todos los poblanos y poblanas por el esfuerzo. En Alfambra la carrasca se plantó en el jardín de la residencia de ancianos y Carlos Abril, el alcalde, explicó que “hemos decidido llevar a cabo en este jardín la plantación como símbolo de lucha contra esta pandemia, pues ha sido una de las dos residencias Covid habilitadas por el Gobierno de Aragón, junto con la de Gea, en la provincia”. En Utrillas, la plantación fue realizada por Lucía y María, dos niñas y Fina, una mujer mayor

Asunción, de 89 años, primera contagiada en Albarracín, plantó la carrasca conmemorativa en el pueblo. Michel Villalta
Asunción, de 89 años, primera contagiada en Albarracín, plantó la carrasca conmemorativa en el pueblo. Michel Villalta
Asunción, de 89 años, primera contagiada en Albarracín, plantó la carrasca conmemorativa en el pueblo. Michel Villalta
Asunción, de 89 años, primera contagiada en Albarracín, plantó la carrasca conmemorativa en el pueblo. Michel Villalta
Asunción, de 89 años, primera contagiada en Albarracín, plantó la carrasca conmemorativa en el pueblo. Michel Villalta