TERUEL El Mausoleo de los Amantes reabre sus puertas tras más de tres meses de cierre obligado

El Mausoleo de los Amantes reabre sus puertas tras más de tres meses de cierre obligado

Tras la visita inaugural del miércoles, los primeros turistas accedieron al Mausoleo
Tras la visita inaugural del miércoles, los primeros turistas accedieron al Mausoleo

La Fundación Amantes de Teruel reabrió este miércoles sus puertas después de tres meses y medio de parón por culpa de la pandemia, durante los que todo el conjunto artístico de los Amantes se han mantenido cerrado al público. El Mausoleo de los Amantes recibió a los primeros turistas tras la declaración del estado de alarma, adaptándolas a los protocolos de seguridad y limitando el número de visitantes, en un nuevo gesto de que la sociedad turolense quiere ir alcanzando, poco a poco, la normalidad. 

Durante estos meses la Fundación Amantes solo ofrecerá una visita única que será lineal, y no circular, para evitar que los turistas se crucen a lo largo del recorrido. “La visita comprende el Mausoleo, la Iglesia, el Claustro y salida por el Jardín, después de visitar el ábside”, explicó Coca López Juderías, gerente de la Fundación Amantes. “Esto hace que el punto más negro que tenemos, que es la entrada del Mausoleo porque ahí se venden las entradas y además entran y salen los visitantes, no se colapse  en ningún momento”. 

La tienda del Mausoleo, la Torre mudéjar y el Ándito, donde más susceptibles son las concentraciones de personal, permanecerán cerrados al público. 

Una de las principales consecuencias que tendrán los nuevos protocolos en la visita es que se reducirá el aforo completo del edificio. “Lo normal es que durante el mes de agosto nos visiten unas 1.200 personas, y ahora la capacidad que tenemos es de 440 personas”, explicó López Juderías. “Eso es un problema económico evidente para nosotros, pero por otra parte estábamos muy preocupados porque, incluso antes de la pandemia, ya había determinados momentos en los que el edificio se colapsaba. Así que esta va a ser una temporada para ver el recurso con más confort y en grupos más pequeños; creemos que se va a disfrutar mucho más”. 

La Fundación Amantes venderá entradas para visitas cada quince minutos, en grupos de veinte personas. La venta online todavía no se ha podido poner en marcha por problemas técnicos, pero estará disponible en breve, y mientras tanto es posible reservar visitas a través del correo electrónico fundacion@amantesdeteruel.es.  De todos modos seguirá abierta la posibilidad de sacar entradas en la propia taquilla del Mausoleo. En ese caso el usuario podrá comprar tickets para el grupo disponible más cercano en el tiempo. 

Los niños ganadores del concurso Cuéntanos tu propia historia de los Amantes y sus familias fueron los primeros visitantes de esta nueva temporada, aunque cuando a las 10 horas ellos mismos fueron los encargados de abrir el portón del Mausoleo, ya había turistas esperando su turno en la puerta. 

“Las previsiones son buenas, y por las reservas que ya nos están llegando sabemos que sí habrá demanda”, explicó Coca López. “Desde luego perderemos gente, porque intuimos que los viajes en grupos grandes van a bajar muchísimo este verano, y todos los grupos de extranjeros que teníamos en otoño posiblemente tampoco vengan. Y todos los grupos escolares de niños  que vienen en el último trimestre del curso o a principios de año tampoco los tenemos en nuestra previsión”. 

Más de tres meses cerrados

El 9 de marzo la Fundación Amantes acogió una rueda de prensa en la que se anunció la representación de Quieren borrar mi nombre, drama escrito por Antonio Gómez Cantero sobre Judas Iscariote. Cinco días después el Gobierno decretaba el estado de alarma por la Covid-19, el Mausoleo cerraba sus puertas y lógicamente la función, prevista para el 24 de marzo, nunca llegó a representarse. 

La Fundación Amantes tuvo que acogerse a un ERTE que contempló jornadas del 30% al 90% según el departamento, aunque Coca López Juderías, gerente de la institución, asegura que “todo el equipo humano ha trabajado durante todo este tiempo más que nunca. Investigando, revisando, reduciendo gastos, haciendo formación... tenemos un espléndido equipo humano que ha sabido adaptarse y aprovechar bien el tiempo”, asegura. 

Aunque la Fundación Amantes podía haber abierto al público desde el pasado 8 de mayo, cuando con el comienzo de la Fase 1 en Aragón se empezó a permitir la apertura de los museos, en el caso de la Fundación Amantes tenían claro que lo oportuno era esperar a que comenzara a existir la movilidad interprovincial, ya que no tenía sentido abrir a un público de Teruel, que en su mayor parte ya conoce las instalaciones del conjunto Amantes. 

El Jardín, sin sus conciertos

El Jardín de San Pedro ha sido, durante numerosos veranos, uno de los grandes refugios de la capital turolense, con sus noches fresquitas y sus conciertos. Este año será otro de los grandes ausentes de la canícula. La Fundación Amantes presentó un presupuesto de mínimos al Patronato de la Fundación que no contemplaba hacer actuaciones culturales. “Por una parte por la carga económica que significa,, y por otro porque el aforo se ve muy limitado por los protocolos”.

Tras la visita inaugural del miércoles, los primeros turistas accedieron al Mausoleo
Tras la visita inaugural del miércoles, los primeros turistas accedieron al Mausoleo
Tras la visita inaugural del miércoles, los primeros turistas accedieron al Mausoleo
Tras la visita inaugural del miércoles, los primeros turistas accedieron al Mausoleo
Tras la visita inaugural del miércoles, los primeros turistas accedieron al Mausoleo