TERUEL “No podremos abordar un rebrote si no contamos con más personal”

“No podremos abordar un rebrote si no contamos con más personal”

El jefe de la UCI del Polanco, José María Montón, muestra una camiseta que se hicieron para animar a todo el equipo
El jefe de la UCI del Polanco, José María Montón, muestra una camiseta que se hicieron para animar a todo el equipo

De cara a una posible segunda ola de coronavirus, el equipo de Cuidados Intensivos del Hospital Obispo Polanco de Teruel ha sacado muchos aprendizajes de la experiencia de estos meses. Su responsable, en doctor José María Montón, destaca que uno de los más importantes es que es fundamental disponer de personal entrenado y formado y advierte de que actualmente el servicio tiene importantes carencias de facultativos por la marcha de dos especialistas y la baja médica de otro.

“Si hay otro rebrote, con el personal que estamos es imposible, como haya sobrecarga de trabajo, no podremos”, insiste el doctor Montón.

“Durante estos meses hemos aprendido que hay que estar organizados y hemos aprendido a organizarnos, trabajar en equipo y estar muy coordinados. En cuanto a terapia, ya iremos viendo y en cuanto a manejo de equipos individuales de protección, el poder disponer de ellos. Hemos aprendido la necesidad de disponer de personal y facultativos entrenado. Puedes establecer una línea regular de autobuses a Zaragoza y comprar los autobuses, pero si no tienes conductores... Puedes comprar respiradores pero, si no tienes un equipo de enfermería y un equipo de médicos que sepan tratar a este tipo de enfermos, no lo vamos a conseguir”, argumenta.

El doctor Montón muestra su preocupación porque en este momento en Teruel se está teniendo un problema “muy serio” de personal médico. En enfermería se han hecho contrataciones para mantener 8 camas de UCI hasta octubre, pero hay muchas dificultades para encontrar facultativos. Se han ofertado dos vacantes de dos años y no se cubren. El especialista del hospital turolense explica que hay comunidades autónomas que están contratando intensivistas por si hay repunte de la Covid-19 y se han vaciado todas las bolsas lo que provoca que algunos hospitales como el de Teruel tengan problemas hasta para el trabajo normal .

Se han marchado dos especialistas y otro está de baja, ahora se va a incorporar una media jornada por una baja maternal pero el servicio queda con dos facultativos con plaza en propiedad que están exentos de guardias, dos contratos a jornada completa para guardias, otra media jornada y la que se va a incorporar ahora.

“Hemos estado a punto de cerrar este verano, ahora salvamos el verano porque tenemos un apoyo puntual de días de compañeros del Servet y del Clínico para poder coger las vacaciones de uno en uno porque hemos terminado agotados”, explica Montón.

Para el intensivista, la dificultad para encontrar especialistas  es un problema de los hospitales periféricos desde hace tiempo pero porque “está mal estructurado” y defiende que el Ministerio de Sanidad y las Comunidades Autónomas deberían abordar esta cuestión.

“No entendemos que alguien haga una formación en la sanidad pública y al día siguiente de terminar, si quiere, se va a al privada. Tendría que devolver lo que le ha dado la sociedad que le dijeran: Te necesito, que vayas un par de años a Teruel o a Barbastro o a Alcañiz”, señala el intensivista del Obispo Polanco y añade que esto no ocurre en otros estamentos como puede ser educación, judicatura o Ministerio de Hacienda. “El problema del director del instituto de Cella es quién me viene a dar clase al año que viene, que hay mucho cambio, pero le viene gente. Aquí el problema es: ¿Me va a venir alguien?”, comenta el doctor Montón. 

Para este médico no se trata de falta de atractivo de la capital turolense. “El discurso lo cambio. Cuando hay personas que dicen que la gente no quiere venir a Teruel es una frase maliciosa porque carga a Teruel de un elemento negativo. Es como si Teruel tuviera algo que la gente no quisiera venir y es al revés, lo que no queremos es salir de nuestra zona de confort afectiva que es la ciudad en la cual vivimos y, por otro lado, no tenemos masa crítica en Teruel como para tener jóvenes que hacen una formación y luego quieran volver”, argumenta.

Nuevo hospital

Los profesionales del Hospital Obispo Polanco de Teruel siguen con interés las últimas noticias sobre el proceso de construcción del nuevo hospital de la capital y las declaraciones realizadas está semana por la consejera de Sanidad, Sira Repollés, sobre la posibilidad de acometer mejoras en el proyecto, ahora que hay que volver a licitar la obra civil tras la renuncia de la empresa adjudicataria.

Para el doctor José María Montón es fundamental que se cuente con el personal y se escuche a los profesionales que van a trabajar en este centro, algo que lamenta que no se ha producido desde hace mucho tiempo y que ha llevado a que los espacios planificados en cada servicio no cumplan con la necesidades que tiene cada unidad.

Ahora está a la expectativas de que se concrete cuáles serán los cambios que se plantean y si en esta ocasión se tendrá presente la sugerencias de los sanitarios.

El jefe de la UCI del Polanco, José María Montón, muestra una camiseta que se hicieron para animar a todo el equipo
El jefe de la UCI del Polanco, José María Montón, muestra una camiseta que se hicieron para animar a todo el equipo
El jefe de la UCI del Polanco, José María Montón, muestra una camiseta que se hicieron para animar a todo el equipo
El jefe de la UCI del Polanco, José María Montón, muestra una camiseta que se hicieron para animar a todo el equipo
El jefe de la UCI del Polanco, José María Montón, muestra una camiseta que se hicieron para animar a todo el equipo