BAJO ARAGÓN Alcañiz necesita más de cinco millones de inversión para poner al día sus redes de aguas

Alcañiz necesita más de cinco millones de inversión para poner al día sus redes de aguas

Calle Panfranco, en el barrio de Santiago, donde la inversión ronda los 100.000 euros
Calle Panfranco, en el barrio de Santiago, donde la inversión ronda los 100.000 euros

Más de cinco millones de inversión necesita realizar en su casco urbano y sus dos pedanías el Ayuntamiento de Alcañiz para poner al día sus infraestructuras de abastecimiento y saneamiento de agua. Así se desprende de las conclusiones del ‘Plan director de infraestructuras, saneamiento y abastecimiento de Alcañiz’, que ha encargado el equipo de gobierno a los servicios técnicos municipales. 

El informe de 22 páginas pone de manifiesto que las conducciones de agua del casco histórico y de las pedanías de Valmuel y Puigmoreno están obsoletas y necesitan una inmediata renovación. Las que atraviesan subterráneas el casco antiguo y cubren ambos servicios básicos para este vecindario -especialmente en  los barrios de Santiago y Almudines- tienen más de 80 años de antigüedad, mientras que las tuberías de los dos barrios pedáneos  -a unos 11 kilómetros de Alcañiz- se colocaron cuando se levantaron ambos núcleos de población, esto es, en 1958. Hace 62 años.

En el casco viejo, las conducciones de agua han sobrepasado con creces su vida útil, según el informe municipal, que no se ha detenido en estudiar las infraestructuras del resto de los barrios, porque son de materiales más modernos que todavía tienen recorrido por delante.

El Plan Director divide la ciudad en zonas, por barrios. En sus conclusiones, señala que el barrio que requiere una de las mayores inversiones es el de Almudines, con una inversión estimada en la renovación de las tuberías de 15 calles de 1.365.000 euros. Solo tres vías -calle La Cueva, un tramo de la calle Santo Domingo y la calle Teniente Moore- han sido reurbanizadas en los últimos años y presentan sus conducciones de agua y abastecimiento en un estado óptimo.

En el barrio de Santiago, la puesta al día de las tuberías requerirá de una inversión menor, pero aún las necesidades superan los 676.000 euros. En esta parte del casco antiguo solo la calle San Jaime tiene las redes renovadas, después de la reurbanización llevada a cabo en 2019. 

En esta parte del casco viejo hay dos calles donde la inversión requerida es considerable, por el tamaño de cada una de ellas. Se trata del Muro de Santiago, donde harán falta 205.000 euros para modernizar las canalizaciones subterráneas, mientras que la calle Trinidad al completo necesitará de más 110.000 euros de inversión.

Los barrios pedáneos

En Valmuel y Puigmoreno se calculan necesidades de más de dos millones de euros para la puesta a punto de sus redes de abastecimiento y saneamiento. El Puigmoreno se estiman unas necesidades de casi 1.150.000 euros, mientras que en la pedanía de Valmuel hace falta 1.050.000 euros para poner a punto la red de agua y alcantarillado

Según el Plan Director, en Puigmoreno nueve vías urbanas necesitan mejoras, mientras que en Valmuel hay 10  calles con redes que superan su vida útil. 

Solo tres de las calles de de Puigmoreno requieren de inversiones inferiores a los 100.000 euros. Las seis restantes  requerirán de un dispendio superior a esa cantidad y al menos en dos de ellas las obras superarán los 200.000 euros de inversión. En Valmuel, por el contrario, el Plan Director estima que la mitad de las calles necesitan un gasto superior a los 100.000 euros y solo una supera los 200.000 euros.

Agua vertida al Regallo

Cuestión aparte es la depuración de aguas residuales, que deja mucho que desear en las dos pedanías, porque ninguno de los barrios pedáneos tiene estación depuradora. 

El Ayuntamiento de Alcañiz tiene una memoria valorada para la instalación de un sistema de depuración en los barrios que data del año 2007. Actualmente, las aguas residuales de Puigmoreno y Valmuel se vierten directamente sin tratamiento previo en una acequia que desemboca en el Arroyo del Regallo.

La solución que los servicios técnicos proponen es la construcción de una Estación Depuradora  (Edar) para cada uno de los barrios, lo que suma otro millón de euros.

En el caso de Valmuel, se propone construir una estación en una parcela al noreste del pueblo, diseñada para depurar un caudal de agua equivalente al de una población de 600 habitantes, si bien la obra civil sería para alcanzar una población de hasta 1.000 habitantes, con un caudal de 200 metros cúbicos de agua diarios. Para Puigmoreno se plantea el mismo tipo de depuradora y también de las mismas características, aunque en este caso su presupuesto rondaría los 510.000 euros.

Deficiencias

El Plan Director también ha detectado deficiencias estructurales en las redes de agua potable, no sólo en los barrios pedaleos, sino en todo el casco urbano. Estos defectos se han registrado en los depósitos de agua del polígono Las Horcas -a donde se eleva el agua por bombeo- en los depósitos número 2 y 3, en el depósito de agua de los dos barrios pedáneos. Según el Plan Director, ninguno tiene vallado perimetral. El del polígono las Horcas presenta grietas en paredes exteriores y no garantiza la estanqueidad. Por otra parte, el depósito número 2 de Alcañiz presenta fugas y el número 3 tiene una grieta, mientras que en los de Valmuel y Puigmoreno no sólo es necesario un vallado, sino que necesitan ser reparados.

Más de 140 kilómetros de redes subterráneas en situación dispar

La red de abastecimiento de Alcañiz y de las pedanías de Puigmoreno y Valmuel es una red mallada, compuesta por aproximadamente 80 kilómetros de tuberías de diversos diámetros y materiales. Los materiales que predominan son el fibrocemento y el polietileno y, en menor medida, la Fundición Dúctil (FD) y el PVC.

Alcañiz se abastece desde el pantano de Calanda a través de la Mancomunidad de aguas de la que forman parte otros siete municipios del Bajo Aragón. El agua se distribuye a cuatro depósitos (hay dos más, pero no están en uso) y desde allí se suministra por gravedad al núcleo urbano y mediante un bombeo al polígono Las Horcas. A Valmuel y Puigmoreno también se suministra por impulsión.

En cuanto a la red de saneamiento, está compuesta por 60 kilómetros de colectores, en su mayor parte de hormigón (57 %) y de PVC (36 %).

Las aguas residuales del núcleo urbano de Alcañiz llegan por gravedad desde la red municipal hasta la estación depuradora de aguas residuales situada junto al río Guadalope.

La red de saneamiento de las pedanías de Valmuel y Puigmoreno está compuesta principalmente por colectores de

hormigón. Ambas redes vierten directamente las aguas residuales en sendos puntos del arroyo Regallo y sus aguas no pasan por ninguna depuradora. 

Saber si la remunicipalización de la gestión del agua es viable en Alcañiz

El Plan Director fue encargado por el equipo de gobierno del Ayuntamiento de Alcañiz a los servicios técnicos municipales con el fin de tener una visión general del estado en que se encuentra la red de abastecimiento y de saneamiento de la ciudad. 

El conocimiento de la antigüedad, situación, estado, necesidades de inversión y periodo de vida útil de las conducciones  se hace necesario en un momento en el que el Ayuntamiento tiene pendiente la licitación del contrato de gestión del agua en la ciudad. 

Como es sabido, el último fue prorrogado a favor de la empresa Aquara (antigua Aquagest) en el año 2012 y está suspendido desde 2017 después de que sendos fallos judiciales consecutivos anularan aquel procedimiento, muy cuestionado, por suponer un adelanto del canon de saneamiento por parte de la empresa  de 2,3 millones de euros -cobrados por el Ayuntamiento en 2012- a cambio de una duración de aquel contrato de 39 años.

El acuerdo de gobierno alcanzado el año pasado entre el Partido Socialista (PSOE) y Ganar Alcañiz supuso la firma de un documento programático que incluía un punto relativo a la gestión del agua. Ambos partidos firmaron un compromiso para realizar un estudio de viabilidad para buscar la mejor fórmula de gestión del agua, que ha sido el caballo de batalla de Ganar y antes de Izquierda Unida (IU) en los últimos años en la ciudad. Para realizar este estudio era necesario conocer cual es el estado en que se encuentran las redes de abastecimiento y saneamiento, explicó el teniente de alcalde y concejal delegado de Hacienda, Javier Baigorri. Y el resultado de ese estudio es el Plan Director que acaban de redactar los servicios técnicos municipales.

Calle Panfranco, en el barrio de Santiago, donde la inversión ronda los 100.000 euros
Calle Panfranco, en el barrio de Santiago, donde la inversión ronda los 100.000 euros
Calle Panfranco, en el barrio de Santiago, donde la inversión ronda los 100.000 euros
Calle Panfranco, en el barrio de Santiago, donde la inversión ronda los 100.000 euros
Calle Panfranco, en el barrio de Santiago, donde la inversión ronda los 100.000 euros