TERUEL El estado de alarma hizo descender la criminalidad un 21,7% en Teruel

El estado de alarma hizo descender la criminalidad un 21,7% en Teruel

Operativo policial de la Guardia Civil desplegado en junio pasado para detener al Rambo de Requena. Bykofoto/A. García
Operativo policial de la Guardia Civil desplegado en junio pasado para detener al Rambo de Requena. Bykofoto/A. García

El estado de alarma hizo descender la criminalidad en la provincia de Teruel un 21,7% durante la primera mitad de este año, según los últimos datos del Balance de Criminalidad que elabora cada tres meses el Ministerio del Interior. Entre enero y junio aumentaron los delitos por homicidios en grado de tentativa así como los cometidos contra la libertad e indemnidad sexual, además de las sustracciones de vehículos, pero cayeron los robos con fuerza en domicilios.

El confinamiento ha dejado huella en la estadística criminal de la primera mitad del año en la provincia turolense, donde se cometieron 1.056 infracciones penales frente a las 1.349 que los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado registraron en el mismo periodo del año anterior. 

Esto supone un descenso del 21,7%, algo más de un punto por encima del descenso que se registró en el conjunto de Aragón en el mismo periodo, cuya disminución fue del 20,6%, aunque inferior al registrado en todo el país, donde los delitos disminuyeron un 24,8%.

 El mayor incremento de delitos en la provincia de Teruel se produjo en las sustracciones de vehículos, cuyo aumento fue del 366,7%, y en los homicidios y asesinatos en grado de tentativa, que aumentaron un 300%.

En ambos casos los delitos cometidos están relacionadas de alguna manera con el confinamiento y la posterior desescalada que se abrió en los meses de mayo y junio, ya que fue eso lo que dio lugar indirectamente a que se desencadenaran los intentos de homicidio. El confinamiento de la gente pudo favorecer a la vez ese incremento que hubo en las sustracciones de vehículos.

En el primer semestre de este año no ha habido ningún homicidio doloso o asesinato consumado, frente al que se registró en junio del año pasado en Pozondón, donde fueron detenidos dos hermanos acusados de haber matado a su madre y haberla emparedado para ocultar el cadáver. En realidad el crimen se cometió dos años antes, que es el tiempo que mantuvieron oculto el cuerpo, aunque su detención no se produjo hasta entonces. El asunto está ya calificado por la Fiscalía y pendiente de la celebración del juicio, que será con jurado popular.

Lo que sí han aumentado este año son los homicidios dolosos y asesinatos en grado de tentativa, ya que en el primer semestre se han cometido cuatro frente a solo uno que hubo entre enero y junio del año pasado, lo que supone un incremento del 300%. Uno de estos hechos delictivos se produjo en el mes de mayo en Torrijo del Campo, donde en una reunión familiar tras el confinamiento, un hombre apuñaló a otros dos en una discusión. El autor está ingresado en prisión preventiva.

Tentativas de homicidio

En junio además fue detenido el llamado Rambo de Requena, después de que en Muniesa disparara contra dos guardias civiles, a uno de los cuales lo hirió de gravedad, tras lo cual se dio a la fuga y consiguió llegar hasta Andorra, en donde fue apresado tras un amplio despliegue policial.

En cuanto a las sustracciones de vehículos, en el primer semestre del año se produjeron 14 delitos de este tipo frente a los 3 que hubo en el mismo periodo del año anterior, de ahí que el incremento haya sido del 366,7%.

También aumentaron los delitos de tráfico de drogas y contra la libertad e indemnidad sexual. En el primer caso se registraron 12 delitos por tráfico de drogas frente a los 10 que hubo entre enero y junio del año pasado, lo que supone un aumento del 20%.

En cuanto a los delitos contra la libertad e indemnidad sexual, una gran lacra que se ha incrementado en los últimos años, en los seis primeros meses del año se produjeron 19 de estos ilícitos penales frente a los 18 que hubo hace un año en el mismo periodo, con lo cual el incremento ha sido del 5,6%.

Dentro de esta clase de delitos, los cometidos contra la libertad e indemnidad sexual se mantuvieron en la misma cifra, un total de 16, mientras que el aumento se debió a que entre enero y junio del año pasado hubo dos violaciones y en el mismo periodo de este año se cometieron tres, con lo cual el incremento ha sido del 50%.

En el resto de tipos penales hubo descensos, de manera que se cometieron 13 delitos graves y menos graves de lesiones y riña tumultuaria frente a las 16 que hubo en los seis primeros meses del año pasado, con cual se produjo un descenso del 18,8%.

Y lo que disminuyó también sensiblemente, aunque las cifras absolutas nunca son muy altas, fueron los robos. En el caso de los robos con violencia e intimidación hubo 4 frente a los 8 de hace un año, lo que equivale a un descenso del 50%.

También se redujeron prácticamente a la mitad los robos con fuerza en domicilios, establecimientos y otras instalaciones. Se registraron 43 frente a los 79 que hubo hace un año en ese mismo periodo, es decir, un 45,6% menos. De esas cifras, 27 fueron robos con fuerza en domicilios, cuando en el primer semestre de 2019 se cometieron 48, con lo cual el descenso fue del 43,8%. Y los hurtos también disminuyeron al pasar de 234 a 139, un 40,6% menos.

En la capital turolense las infracciones penales disminuyeron un poco más que en el conjunto de la provincia al pasar de 357 a 262 entre enero y junio, un 26,6% menos.

Lo que aumentaron en Teruel capital fueron los delitos contra la libertad e indemnidad sexual, que pasaron de 5 a 8, un 60% más, y entre los cuales no se registró ninguna agresión con penetración. También aumentaron las sustracciones de vehículos, que de no haberse registrado ninguna en el primer semestre del año pasado, en esta ocasión se cometieron cuatro delitos de este tipo.

Los delitos graves y menos graves de lesiones y riña tumultuaria disminuyeron un 50%, al pasar de 8 a 4, y los robos con violencia e intimidación se redujeron un 25% al pasar de 4 a 3.

También descendieron un 33,3% los robos con fuerza en domicilios, establecimientos y otras instalaciones, al cometerse solo 4 frente a los 6 del primer semestre de 2019. Asimismo los hurtos descendieron un 43,2% al pasar de 81 a 46.

Operativo policial de la Guardia Civil desplegado en junio pasado para detener al Rambo de Requena. Bykofoto/A. García
Operativo policial de la Guardia Civil desplegado en junio pasado para detener al Rambo de Requena. Bykofoto/A. García
Operativo policial de la Guardia Civil desplegado en junio pasado para detener al Rambo de Requena. Bykofoto/A. García
Operativo policial de la Guardia Civil desplegado en junio pasado para detener al Rambo de Requena. Bykofoto/A. García
Operativo policial de la Guardia Civil desplegado en junio pasado para detener al Rambo de Requena. Bykofoto/A. García