TERUEL Nuevos colectivos se suman al programa ‘Acompañando-Teruel’ contra la soledad

Nuevos colectivos se suman al programa ‘Acompañando-Teruel’ contra la soledad

La psicóloga del programa explica a vecinos del barrio del Carmen la iniciativa el pasado jueves
La psicóloga del programa explica a vecinos del barrio del Carmen la iniciativa el pasado jueves

El programa Acompañando-Teruel, que inició su andadura este verano después de la buena aceptación que tuvo Aislados pero no solos durante el confinamiento, para contribuir a luchar contra la soledad de los turolenses de todas las edades, amplía su red de entidades colaboradoras con la suma de la Asociación de Panaderos, Mercabrrio, Correos y de protectoras de animales. 

Esta iniciativa, en cuya gestión colabora el Ayuntamiento de Teruel y la Federación de Asociaciones Vecinales San Fernando, ya recibió en su presentación el respaldo económico de la Obra Social la Caixa, que aportó 6.000 euros, y el apoyo de otras entidades como  las asociaciones de comerciantes y empresarios ACESTeruel y el Centro Comercial Abierto de Teruel, el Colegio de Administradores de Fincas de Aragón, la Asociación de Imagen Personal de Teruel y el Colegio Oficial de Farmacéuticos de Teruel.

Ahora, esta red de colaboradores se amplía con las nuevas entidades que han mostrado interés en participar. Como ya se pensó en sus inicios con las peluquerías, las panaderías también son establecimientos que se visitan habitualmente, que están implantadas en los barrios y que son comercios muy cercanos para el ciudadano. Así, colaboran con la difusión del programa repartiendo información del mismo y sus responsables también pueden avisar si detectan que alguna persona puede necesitar de los servicios del programa, explican Samantha Gómez, psicóloga de Acompañando-Teruel, y Patricia Blasco, técnico de la Federación vecinal e integradora social.

En el caso de Correos, su labor va a ser de difusión del cartel informativo en los carros de reparto llegando así a todas las calles de la ciudad.

Mercabarrio por su parte se encargará de difundir el programa en sus repartos a domicilio y en detectar casos que puedan ser susceptibles de atención por parte del programa.

Las técnicos han contactado también con dos protectoras de animales, porque a raíz de un caso que les ocurrió vieron que podrían colaborar con ellas. “Una persona que estaba aislada en su domicilio por haber estado en contacto con un positivo de Covid-19 necesitaba que alguien paseara a su perro, lo hizo uno de nuestros voluntarios pero pensamos que podría surgir colaboración con los voluntarios de las protectoras de animales”, comentó Gómez.

Las colaboraciones se mantienen asimismo con las instituciones que trabajan en el sector, como los centros de salud, desde donde les avisan si ven que algún paciente necesita que le hagan la compra o vayan a la farmacia y con los Servicios Sociales del Ayuntamiento con los que coordinan sus acciones.

Así, al igual que en los servicios de ayuda a domicilio pueden detectar algún caso que cumple el perfil del programa las responsables de Acompañando-Teruel también pueden detectar personas que necesitan esos servicios.

Desde Acompañando-Teruel quieren cubrir todas las etapas de la vida. Por eso trabajarán también con la Concejalía de Juventud para dirigirse a los adolescentes y los jóvenes. “El aislamiento se da también en personas jóvenes”, apuntó la psicóloga del programa, por lo que está dirigido a ellos como al resto de la sociedad. Pero además entre este sector de población también quieren hacer una campaña de concienciación. “Durante la pandemia la gente se mostró muy solidaria pero ahora no hay que olvidarse de los que todavía no pueden salir o vuelven a estar confinados”, subrayó.

A ellos les explicarán que el voluntariado no solo aporta beneficios a las personas que reciben la ayuda sino también a los propios voluntarios. “Ayuda a la autoestima, abre la mente y fomenta habilidades”, explicó.

Asociaciones

Así lo están transmitiendo también a las asociaciones vecinales. A todas ellas ya les presentaron en su día el programa pero ahora están manteniendo reuniones para profundizar más en él y para buscar dos o tres responsables del programa en cada barrio que permita detectar casos que necesiten esta ayuda voluntaria. “Es importante porque por ellos mismos pueden encontrar casos entre personas que conocen. Así es más fácil hablar con ellos y explicarles qué podemos hacer por ellos”, explicaron las técnicos del programa, que han detectado que hay personas que no quieren la ayuda de los profesionales pero aceptan bien la ayuda de los voluntarios.

También hacen un llamamiento a las familias. Si no tienen a nadie para que acompañen a sus mayores o personas aisladas, no pueden o no quieren, porque a veces las relaciones familiares son difíciles, pueden acudir al programa. Una vez que se ha dado el paso de pedir ayuda, la psicóloga y la mediadora social acuden a hablar con el usuario y en función de lo que necesita se busca al voluntario o voluntarios que más se ajuste para cubrir esas necesidades. “Les acompañan a dar un paseo o a tomar algo, les sacan a la calle si les da miedo salir, les llevan la compra si están confinados o simplemente les llaman por teléfono si necesitan hablar con alguien”. La ayuda es heterogénea pero, como se dijo en la presentación, consiste en que nadie en Teruel se sienta solo si no quiere.

Red de apoyo

Si la sede del programa Aislados pero no solos estuvo en el Centro de Día Santa Emerenciana, el del programa Acompañando-Teruel se encuentra de momento en la sede de la Asociación Vecinal de San Julián, en la calle Rosario, junto a los ascensores. Allí también se encuentran, además de la sede de la propia asociación la de la Federación de Asociaciones Vecinales San Fernando. Con la apertura del centro sociocultural del antiguo asilo se trasladarán para atender mejor a usuarios y voluntarios, así como a los colaboradores.

El programa cuenta con dos teléfonos de contacto y con un correo electrónico para dirigirse a los responsables del programa. Lo pueden hacer tanto las personas que quieran participar sumándose a esta red de apoyo informal con el fin de prevenir la soledad no deseada como los vecinos que deseen recibir ese apoyo, que pueden ponerse en contacto con el equipo del proyecto, pero también con las asociaciones vecinales o establecimientos que dispongan del distintivo correspondiente para profundizar en las causas de su soledad y buscar herramientas que mejoren su bienestar. Los teléfonos son 681 15 32 38 y 628 75 05 44 y el correo electrónico acompanando.teruel@gmail.com.

Ayudar a los demás

Carla Coronado participó como voluntaria en el programa Aislados pero no solos y no se lo pensó dos veces cuando le preguntaron si quería colaborar también con Acompañando-Te. De nuevo dijo que sí. 

“Egoístamente me sentía súper bien haciendo el voluntariado que consistió en llevar la comida a una mujer, pensé que si podía ayudar a una persona alguien podría estar ayudando a mis familiares por mí”, señaló.

Ahora cree que este nuevo programa va a llegar a la gente que no se a atreve a pedir ayuda directamente pero que se sentirá mejor “haciendo un café”.

Durante el confinamiento la gente “tenía miedo y yo también lo tenía pero apoyando yo un poco ellos también me apoyaban a mí”, comentó. “A veces lo que hace falta es compartir ese miedo y decirlo en voz alta”, añadió. 

La situación actual ha cambiado con respecto a hace unos meses pero sigue habiendo miedo. Además, Coronado sostiene que el enfrentamiento político no están contribuyendo a calmar la situación. “Soy apolítica pero hay un enfrentamiento político que no es bueno”, dijo. 

En su opinión, el voluntariado “es una manera de hacer algo por la gente”, no solo en una situación excepcional como fue le confinamiento sino también en la situación actual que está lejos de ser normal. 

Coronado anima a otras personas a sumarse al voluntariado, pero también a las personas que se sienten solas y que necesitan simplemente compañía a ponerse en contacto con el programa Acompañando-Teruel.

“Durante el confinamiento dejé de trabajar por la situación y no me podía quedar en casa, ahora todavía no he vuelto a trabajar a tiempo completo, hago alguna cosa y estudio pero podré sacar tiempo cuando me digan que puedo empezar ya a hacer mi voluntariado”, comentó. 

Con dos hijos, Carla considera que esta labor es también un ejemplo para generaciones futuras.

Los voluntarios del programa firman un documento de compromiso con la organización, así como otro de protección de datos y de confidencialidad para las informaciones personales tanto de voluntarios como de usuarios.  Se hace asimismo un seguro de accidentes para el voluntario y otro de responsabilidad civil para el usuario.

La psicóloga del programa explica a vecinos del barrio del Carmen la iniciativa el pasado jueves
La psicóloga del programa explica a vecinos del barrio del Carmen la iniciativa el pasado jueves
La psicóloga del programa explica a vecinos del barrio del Carmen la iniciativa el pasado jueves
La psicóloga del programa explica a vecinos del barrio del Carmen la iniciativa el pasado jueves
La psicóloga del programa explica a vecinos del barrio del Carmen la iniciativa el pasado jueves