TERUEL Policía y Guardia Civil intensifican su presencia en las calles de Teruel y Cella

Policía y Guardia Civil intensifican su presencia en las calles de Teruel y Cella

Una terraza en el centro de Teruel, ciudad que ha retrocedido a la fase 2
Una terraza en el centro de Teruel, ciudad que ha retrocedido a la fase 2

La Policía Nacional y la Guardia Civil van a incrementar su presencia en las localidades de Cella y Teruel, que han retrocedido a la fase 2 debido a la alta incidencia del coronavirus, para controlar el cumplimiento de las nuevas restricciones.
El subdelegado del Gobierno en Teruel, José Ramón Morro, indicó ayer en la inauguración de la exposición Misión: Afganistán, que puede verse en la Cámara hasta el 31 de octubre, que “los turolenses, en general, han dado muestras de su responsabilidad” durante la pandemia. No obstante, recordó la “obligación” de que continúen mostrando “precaución, prevención y responsabilidad social” para atajar los contagios porque, de otra manera, la dirección general de Salud Pública podría endurecer las restricciones.
Representantes municipales, autonómicos y estatales han mantenido esta semana sendas reuniones en los ayuntamientos de Teruel y Cella para analizar las consecuencias del retroceso a la fase 2 en ambos municipios. 
En el primer caso, son la Policía Nacional, la Unidad Adscrita de la Policía Nacional a la Comunidad Autónoma de Aragón y la Policía Local las que actuarán, mientras que en Cella lo hará la Guardia Civil. “Han sido reuniones de coordinación para unificar criterios y conocer una normativa compleja, pero los cuerpos y fuerzas de seguridad disponen de una guía actualizada con las medidas que se deben aplicar en los diferentes ámbitos”, señaló.
Según Morro, en ambas localidades habrá “una presencia policial importante para recordar y concienciar” a los ciudadanos sobre la necesidad de combatir el virus desde la responsabilidad social. En este sentido, volvió a hacer un llamamiento sobre la importancia de que “cada persona se convierta en un escudo contra el virus”, para lo que consideró necesario evitar reuniones familiares y de amigos
Añadió que los establecimientos públicos conocen muy bien las limitaciones y están muy concienciados con las medidas, de tal forma que incluso van más allá de lo exigido y muchos han decidido atender a los clientes de uno en uno en lugar de limitar el aforo o directamente cerrar sus puertas. También precisó que el mercadillo del jueves en Teruel y en el celebrado ayer en Cella todo transcurrió con normalidad.
El subdelegado aclaró que es la dirección general de Salud Pública del Gobierno de Aragón la que dispone de los conocimientos científicos necesarios para establecer las medidas que considera oportunas para atajar la propagación de la enfermedad.

Rastreadores militares
Por su parte, el subdelegado de Defensa en Teruel, el coronel Miguel Juliá, recordó que “el Ejército continúa a disposición de lo que ordene el Gobierno” en relación a la pandemia. La Comunidad Autónoma cuenta desde la semana pasada con al menos 88 militares de los ejércitos de Tierra y del Aire para colaborar con las tareas de seguimiento de los casos y pruebas PCR, que trabajan desde el Hospital de la Defensa de Zaragoza para toda la Comunidad.
Juliá señaló que el Ejército ha colaborado y lo seguirá haciendo con las autoridades civiles, y recordó actuaciones recientes, como las labores de desinfección de las instalaciones y de reubicación de los usuarios para llevar a cabo la sectorización de la residencia Santo Ángel de Alcañiz.

Una terraza en el centro de Teruel, ciudad que ha retrocedido a la fase 2
Una terraza en el centro de Teruel, ciudad que ha retrocedido a la fase 2
Una terraza en el centro de Teruel, ciudad que ha retrocedido a la fase 2
Una terraza en el centro de Teruel, ciudad que ha retrocedido a la fase 2
Una terraza en el centro de Teruel, ciudad que ha retrocedido a la fase 2