TERUEL La residencia Javalambre del IASS en la capital se refuerza con 16 trabajadores para frenar el brote

La residencia Javalambre del IASS en la capital se refuerza con 16 trabajadores para frenar el brote

Desinfección por parte del Ejército de la residencia Javalambre el pasado 11 de noviembre. Bykofoto/Antonio García
Desinfección por parte del Ejército de la residencia Javalambre el pasado 11 de noviembre. Bykofoto/Antonio García

La residencia de mayores Javalambre de Teruel del Instituto Aragonés de Servicios Sociales (IASS), donde hay un importante brote de coronavirus que, según los trabajadores del centro podría afectar a unas 90 personas, ha reforzado su personal con 16 empleados y en breve se van a incorporar también diez estudiantes de cuarto curso del grado de Enfermería, según explicó el secretario general técnico del Departamento de Ciudadanía y Derechos Sociales, José Antonio Jiménez.

Jiménez aseguró que la situación del brote de Covid-19 en este centro asistencial, el mayor de Aragón con 332 residentes y 400 trabajadores, es de estabilización, si bien no se han ofrecido datos oficiales del número de afectados. “No ha habido un incremento de casos a raíz de las últimas pruebas PCR realizadas tanto a los residentes como a los trabajadores. Eso supone que podemos estimar que las medidas de sectorización y de circuitos de circulación en el centro residencial están empezando a dar resultados y esperemos que en el futuro disminuyan los casos positivos declarados”, detalló el director general técnico de Ciudadanía.

Estas contrataciones realizadas para la residencia Javalambre tienen como finalidad, “el refuerzo para la atención de los residentes”, señaló el responsable de Servicios Sociales.

Asimismo, Jiménez insistió en que, tanto los recursos disponibles del IASS en Teruel, del departamento de Ciudadanía, como del Departamento de Sanidad y del Servicio Aragonés de Salud “están haciendo un esfuerzo y están centrados en la atención sanitaria de los residentes de Javalambre, tanto desde el punto de vista social como desde el punto de vista sanitario” y recordó que se ha reforzado el personal médico, tanto el proveniente del Hospital San José como del propio centro de salud Teruel Ensanche.

“Querría mandar específicamente un mensaje de tranquilidad a todos los familiares para que tengan la completa convicción de que los residentes reciben la mejor atención tanto desde el punto de vista social como sanitario”, reiteró José Antonio Jiménez, quien también se refirió al malestar de algunos de ellos sobre la transmisión de los datos de la evolución del brote sobre la que se les ha reprochado falta de transparencia. 

“Entendemos que puede haber una demanda de mayor información por parte de los familiares o que consideren que ha sido insuficiente la información disponible, pero también rogamos o lanzamos un mensaje de prudencia en la medida en que la primera prioridad del centro es la atención de todos los residentes”, comentó el secretario general técnico que añadió que “se ha indicado a la dirección del centro que haya una fluida información de todos los residentes, tanto de los que están afectados por el coronavirus como de los que no, para que los familiares tengan información completa sobre el estado de sus residentes”. En este sentido, Jiménez señaló que hay seis personas dedicadas a llamar a cada una de las familias y que en los próximos días se podría incrementar.

Por otro lado, desde el ámbito sindical se insistió en la necesidad de disponer del personal necesario para la atención en este momento de sobre carga de trabajo. El responsable autonómico del sector en UGT, Miguel Mainar, recordó que la atención a los mayores con Covid-19 supone que hay que trabajar con el equipo de protección individual (EPI) que hay que colocarse adecuadamente y que es importante disponer de un número adecuado de trabajadores para que se pueda hacer la labor asistencial adecuadamente y que contar con más personal contribuye a mejorar la organización para que haya burbujas de trabajadores que estén todo el tiempo en la misma zona de la residencia.

Mainar reconoció que la situación ha mejorado y se está estabilizando pero comentó que habrá que estar atentos a la evolución.

Desinfección por parte del Ejército de la residencia Javalambre el pasado 11 de noviembre. Bykofoto/Antonio García
Desinfección por parte del Ejército de la residencia Javalambre el pasado 11 de noviembre. Bykofoto/Antonio García
Desinfección por parte del Ejército de la residencia Javalambre el pasado 11 de noviembre. Bykofoto/Antonio García
Desinfección por parte del Ejército de la residencia Javalambre el pasado 11 de noviembre. Bykofoto/Antonio García
Desinfección por parte del Ejército de la residencia Javalambre el pasado 11 de noviembre. Bykofoto/Antonio García