TERUEL Una tesis de un farmacéutico turolense demuestra los beneficios para el intestino del té de roca

Una tesis de un farmacéutico turolense demuestra los beneficios para el intestino del té de roca

Mariano Giménez muestra un recipiente con el te de roca en el museo de su farmacia en Teruel
Mariano Giménez muestra un recipiente con el te de roca en el museo de su farmacia en Teruel

La sabiduría popular atribuye al té de roca (Jasonia glutinosa) propiedades curativas para dolencias intestinales. Ahora se ha demostrado científicamente algunos de los beneficios de esta planta endémica de unas pocas zonas de la Península Ibérica como Teruel o Cataluña, del sur de Francia y el norte de Marruecos. El farmacéutico turolense Mariano Giménez ha defendido su tesis doctoral en la que se ha comprobado su efecto bioactivo.

“La familia de mi madre son agricultores y en casa siempre habíamos tomado té de roca y ahora hemos podido mostrar su efecto bioactivo”, señaló Gimenez que recordó que “muchos medicamentos actuales tiene su origen en un extracto de una planta que se ha mejorado”.

Esta investigación forma parte de un trabajo más amplio que el experto turolense ha realizado en la Universidad San Jorge de Zaragoza, dirigido por Marta Sofía Valero y con los codirectores Marta Castro López y Rafl Köhler.

Esta tesis doctoral se ha centrado en investigar el papel del canal de potasio activado por calcio de conductancia intermedia 3.1 en la fisiología intestinal. Para ello se han desarrollado dos modelos de ratones genéticamente modificados. 

En segundo lugar, el trabajo de Giménez ha investigado el efecto farmacológico de Jasonia glutinosa sobre el sistema gastrointestinal. Esta planta, conocida como té de roca, es muy utilizada en la cultura tradicional española para el tratamiento de desórdenes digestivos, como la diarrea o la dispepsia. 

En un primer estudio se constató su efecto espasmolítico ex vivo en un ensayo de miografía en duodeno de rata. El extracto de té de roca redujo las contracciones  espontáneas del músculo liso longitudinal, bloqueó la contracción causada por la entrada de calcio extracelular y se demostró su mecanismo de acción a través del bloqueo de los canales de calcio activados por calcio tipo L. 

En un segundo estudio, se evaluó el posible efecto protector del té de roca en procesos inflamatorios intestinales. Para ello, se llevó a cabo un modelo murino (uso de cepas especiales de ratones para estudiar una enfermedad o afección humana), de colitis ulcerosa inducida y se valoró la eficacia terapéutica de su administración vía oral. Se monitorizó la aparición y gravedad de los síntomas asociados a la colitis ulcerosa y se analizaron los cambios morfológicos producidos en el colon. Se estudió la alteración funcional y la contractilidad de la musculatura lisa del íleon mediante ensayos de miografía. Se cuantificó su efecto antiinflamatorio a través de la modulación de la expresión de sustancias proinflamatorias y se estudió su efecto protector sobre la integridad de la barrera intestinal. Los resultados reflejaron que el extracto de té de roca produjo una mejoría en la sintomatología asociada a la colitis, redujo el daño macroscópico y microscópico, demostró un potente efecto antiinflamatorio y normalizó la funcionalidad de la musculatura lisa. Según el estudio de Giménez, este efecto farmacológico posiblemente sea debido a una combinación de los efectos de su composición fitoquímica, rica en compuestos bioactivos. 

Estos resultados muestran por primera vez el papel del canal de potasio activado por calcio 3.1 sobre el sistema digestivo, así como su posible uso como diana farmacológica innovadora y el uso de Jasonia glutinosa como terapia alternativa o coadyuvante en el tratamiento de patologías digestivas. 

El investigador turolense explicó que esta planta mostró efectos bioactivos tan eficaces como los que tiene la sulfasalazina, uno de los medicamentos utilizados para la colitis ulcerosa.

A pesar de estos prometedores resultados, Mariano Giménez reconoce que es difícil patentar un preparado con esta planta porque su composición puede variar en distintas cepas o por cambios del clima y que es complicado que una empresa farmacéutica apueste por una especie endémica como esta.

Sin embargo, en su farmacia alguna vez venden saquitos con té de roca machacado cultivado y tienen buena acogida entre sus clientes.

Giménez lamentó que parte de esas costumbres populares de consumo de infusiones como esta se esté perdiendo y comentó que uno de los motivos es que está prohibido recolectarlo, sin embargo, considera que, al igual que las setas, si se hace con precaución no es dañino para el medio ambiente.

Mariano Giménez muestra un recipiente con el te de roca en el museo de su farmacia en Teruel
Mariano Giménez muestra un recipiente con el te de roca en el museo de su farmacia en Teruel
Mariano Giménez muestra un recipiente con el te de roca en el museo de su farmacia en Teruel
Mariano Giménez muestra un recipiente con el te de roca en el museo de su farmacia en Teruel
Mariano Giménez muestra un recipiente con el te de roca en el museo de su farmacia en Teruel