ENTREVISTAS Leo Tena, fotógrafo: “Siempre hemos visto el simbolismo del amor y ahora es cuando más tiene”

Leo Tena, fotógrafo: “Siempre hemos visto el simbolismo del amor y ahora es cuando más tiene”

El fotógrafo Leo Tena, mientras se daban los últimos retoques a la instalación
El fotógrafo Leo Tena, mientras se daban los últimos retoques a la instalación

Primero fue la Vaquilla, luego la Navidad y ahora el amor.  Tres fotografías de gran formato han decorado uno de los accesos al parking subterráneo de la Glorieta con momentos importantes para la ciudad de Teruel desde este verano y hasta ahora. Un camino que se va a seguir trabajando en los próximos meses con nuevas propuestas. El fotógrafo turolense ha participado con su trabajo en estas fotografías, cuyo trasfondo tiene que ver con la pandemia del coronavirus y sus efectos.

-Estamos en febrero, el mes del amor por excelencia. ¿Qué ha querido transmitir con esta fotografía de dos jóvenes mirándose pero sin llegar a tocarse?

-Queríamos representar el simbolismo del beso, el que no se dieron en vida los Amantes de Teruel y los que no nos podemos dar en la situación actual. Hemos querido destacar esos labios que se acercan, porque ahora no nos vemos las bocas, las llevamos tapadas por las mascarillas y ver a alguien tan cerca en esta imagen a punto de darse un beso nos extraña. Siempre intentamos ver el amor de una forma simbólica pero ahora es cuando más simbolismo tiene. Aquí hemos querido representar a dos jóvenes que se están conociendo, que representan el primer amor y se van a dar el primer beso.

-¿Por ello ha elegido a un chico y a una chica jóvenes?

-Sí, quería que fuera así, porque para la foto que instalé este verano en la plaza de los Amantes, dentro del festival Teruel Punto Foto, elegí una pareja mayor y por eso ahora quise elegir a una joven. Es el contrapunto.

-El enfoque de la luz en esta nueva fotografía hace que destaquen los labios de los dos jóvenes.

-He hecho una luz muy trasera y lateral para destacar el perfil y desdibujar el fondo, porque aquí lo importante son los labios. Había una dificultad técnica y es que este trabajo es el resultado de la suma de dos fotografías. Hice sesiones diferentes con él y con ella, en realidad no estaban juntos, porque no son pareja ni convivientes y no podría decir que se acercaran tanto.

-¿Por qué no eligió a una pareja real para poder fotografiarlos juntos?

-Por la situación. Era muy difícil. Ella es sobrina mía y él es un amigo suyo pero me daba apuro decirles que se juntaran.

-¿Cuándo compuso la foto tuvo en cuenta el formato?

-Sí porque no es un formato fotográfico, es más vertical que una fotografía normal y hay que tener en cuenta también los elementos de la pared: las rejillas, la puerta y la colocación de los logos del Ayuntamiento en la parte de abajo, el escudo y el de Ciudad del Amor. He trabajado en colaboración con Visual Teruel, que son los encargados de  preparar e instalar el vinilo.

-Usted es el autor de la anterior fotografía, que ocupaba el mismo lugar durante las Navidades. ¿Qué le ha dicho el público que vio esa foto sobre ella?

-Estaban encantados y eso que era difícil porque veníamos de otra anterior, la de la Vaquilla, en la que también participé con la composición, dentro del Festival Punto Photo. A partir de una fotografía de Pedro Blesa con el  Torico y el pañuelo que el Ayuntamiento colocó en julio en homenaje a las personas fallecidas por la Covid. Sobre ella hicimos un mosaico de fotos vaquilleras de turolenses anónimos.

-Y luego vino la de Navidad. ¿Cómo afrontó ese trabajo?

-Esa fotografía también tenía su curiosidad. Eran dos imágenes diferentes. La del fondo, era el Torico nevado, con el árbol tapando la fuente, que era del año 2006, cuando todavía había coches en la plaza, y los niños que había delante era una imagen de ahora. Hice una sobreposición de las dos fotos.  Este montaje tuvo más dificultad técnica, porque trabajé con un negativo muy pequeño, de 35 cm.

-¿Por qué eligió esa fotografía de 2006?

-Porque me gustó mucho. Había caído una nevada espectacular y estaba muy bonito. ¡No sabíamos que iba a venir la borrasca Filomena!

-Todas estas fotografías son imágenes efímeras, en realidad. Duran durante el periodo que se decide mantener en este soporte, ¿qué supone esto?

-Es una manera provisional de dar solución al deterioro de los paneles. Mientras se busca una solución definitiva el Ayuntamiento ha optado por esta opción. Estamos haciendo pruebas para ver el mejor resultado para ello.

-Durante este tiempo de la pandemia, ¿ha visto un mayor interés de los turolenses por tener fotos de sus familiares y amigos, ya que no se pueden junta con ellos?

-Sobre todo lo que ha habido es más tiempo. Durante el confinamiento duro, la gente revisaba sus álbumes, ordenaba los cajones y salían negativos y cintas de video que me encargaban que pasara a digital. Sí que me di cuenta de que la gente tira de recuerdos. Como ha habido muchas personas que han fallecido, sus allegados se han preocupado de mantener el recuerdo de sus seres queridos con fotografías. Eso sí que lo he notado muchísimo.

-¿Sabe si este tipo de trabajos como el que estamos viendo estos meses en la Glorieta, con fotos en mobiliario urbano que no son de una exposición temporal, se hace en otros sitios?

-No lo sé, no me he fijado en otros sitios, pero la idea sí viene de una intervención anterior en Teruel, en la plaza San Juan. Con Teruel Punto Foto, en 2013, hicimos una de gran formato en el cubo de cristal de acceso al parking de esa plaza. Era una fotografía de Carla Soriano, una artista de Costa Rica, de un desnudo. Le mandé varias propuestas de lugares para poder instalarla y eligió el cubo de cristal. Por eso cuando el Ayuntamiento me preguntó que solución le podríamos dar a estos paneles de la Glorieta pensé en fotos de gran tamaño.

El fotógrafo Leo Tena, mientras se daban los últimos retoques a la instalación
El fotógrafo Leo Tena, mientras se daban los últimos retoques a la instalación
El fotógrafo Leo Tena, mientras se daban los últimos retoques a la instalación
El fotógrafo Leo Tena, mientras se daban los últimos retoques a la instalación
El fotógrafo Leo Tena, mientras se daban los últimos retoques a la instalación