COMARCAS Las empresas forestales hablan de tala “racional” en la Vega del Tajo

Las empresas forestales hablan de tala “racional” en la Vega del Tajo

Aprovechamientos de madera en la Sierra de Albarracín
Aprovechamientos de madera en la Sierra de Albarracín

Las cuatro empresas forestales que trabajan la madera en la Sierra de Albarracín han emitido un comunicado en el que explican su trabajo y aseguran que la explotación realizada en los montes de esta zona es “racional y sostenible”, basada en criterios técnicos y en el principio “de cortar menos de lo que los bosques crecen”. Por otro lado, precisan que la tala realizada en el Monte de Utilidad Pública nº 12 Vega del Tajo, que tantas críticas ha despertado a través de las redes sociales, no está terminada.

En su escrito, las empresas forestales hacen referencia a la recogida de firmas llevada a cabo por la Plataforma Ciudadana SOS Monteros Universales –que ha apoyado casi 100.000 personas–, y señalan que “la inmensa mayoría de los que bienintencionadamente se han adherido” a este planteamiento, “no han estado nunca allí y muchos de ellas seguro que tienen dificultades para ubicarla en el mapa”, critican. 

Plantean que sus empresas tienen la sede en varios pueblos de la serranía y dan trabajo a un total de 42 personas que viven en ella. Recuerdan que en la década de los 80 del pasado siglo había unas 35 empresas dedicadas a la explotación de la madera y la leña que daban trabajo a más de 150 personas. 

La Sierra de Albarracín, a imagen y semejanza de otras zonas de montaña, debe ser capaz, a juicio de los representantes de estas empresas, de compatibilizar los distintos y diferentes usos que permite el monte, como son la explotación forestal, la ganadería y el turismo. “Cuando tanto se habla de despoblación y de la falta de oportunidades y empleo en el medio rural, querer dejar el futuro de una zona ya despoblada y marginal a uno sólo de estos usos, y además, en concreto, al que no depende de nosotros, sino de la población urbana, como es el turismo, es un error que supondrá echar de los pueblos a parte de sus habitantes, y privar a los queden de una fuente de ingresos”, especifican.

En su escrito señalan que esperan continuar con el aprovechamiento del MUP 12 en cuanto sea posible y plantean que para ello han firmado un contrato con la Administración “adquiriendo con ello unos derechos de los que no se pueden ver despojados sólo porque personas que no tienen legalmente siquiera la condición de interesados manifiesten simples opiniones en las redes sociales, o dirijan escritos a los Ayuntamientos”.

Las cortas de maderas delgadas o leñas, denominadas pimpollos en la jerga forestal, han ido a menos en los últimos 40 años. Así, en el periodo comprendido desde 1975 hasta 2019 se cortaron en la comarca más de 2 millones de pies, con un volumen superior a 1.000.000 metros cúbicos. La tendencia es claramente descendente pasando de los 50.000 metros cúbicos cortados anualmente entre 1975 y 1984 a los 25.000 metros cúbicos desde los años 90, habiéndose reducido en la última década a los 10.000. El año en el que mayor volumen se aprovechó fue 1981, con 67.700 metros cúbicos, mientras que en 2010 únicamente se cortaron 3.130. En cuanto a los ingresos derivados a las entidades propietarias por la extracción de la madera entre 1975 y 2019 han sido de algo más de 30 millones de euros y entre 2010 y 2019 fueron casi 3,3 millones de euros, con una media anual de 330.000 euros, especifican

Aprovechamientos de madera en la Sierra de Albarracín
Aprovechamientos de madera en la Sierra de Albarracín
Aprovechamientos de madera en la Sierra de Albarracín
Aprovechamientos de madera en la Sierra de Albarracín
Aprovechamientos de madera en la Sierra de Albarracín