Diario de Teruel
Síguenos en...
Miércoles, 5 de agosto de 2020
COMARCAS

4/3/2019

Mejorar la vivienda y fomentar la agroecología, las preocupaciones de los jóvenes de los pueblos

Más de 80 personas de todo Aragón se reúnen en Burbáguena para tejer redes y sacar adelante proyectos que impulsen el futuro del medio rural
Cruz Aguilar
imprimir
Víctor Iguácel, a la derecha, en la presentación
Víctor Iguácel, a la derecha, en la presentación

Ideas para solucionar los problemas de la vivienda en los pueblos y la apuesta por la agricultura ecológica y el cuidado del medioambiente fueron dos de los planteamientos que más se repitieron este sábado en Burbáguena, donde tuvo lugar el primer encuentro de La Riada. Se trata de un grupo de personas, principalmente jóvenes, de perfiles variados cuyo nexo de unión son las ganas de organizarse para sacar adelante los pueblos y poder seguir viviendo en ellos. 

Más de 80 personas, procedentes de 49 pueblos de Aragón –32 de ellos de Teruel– y 19 comarcas diferentes (nueve turolenses), participaron en la reunión de La Riada en Burbáguena. En el polideportivo de la localidad y sentados en corro los asistentes fueron tomando la palabra para lanzar las propuestas que ellos consideran necesarias y quieren promover en sus pueblos. Todas ellas se mostrarán en la web lariada.org/, que servirá de nexo de unión a todos los que quieran impulsar un mismo proyecto.

En la presentación, Víctor Iguácel, de Artieda, y uno de los promotores del evento junto con  El Secadero de Ideas, explicó que La Riada busca interconectar a personas que comparten similares ideas de forma que, aunque sea en comarcas diferentes, les resulte más sencillo llevarlas a cabo. Insistió en que La Riada "parte desde los pueblos" porque, comentó, nadie mejor que los que viven en ellos para conocer "cómo es la vida en los territorios". 

La necesidad de que en las localidades haya viviendas en venta o alquiler fue uno de los temas que más se repitió y las ideas para solucionar un problema real fueron variopintas. Así, entre las propuestas que se desgranaron está la mediación de los Ayuntamientos entre inquilinos y propietarios como ha ocurrido en Artieda (Zaragoza), donde se ha creado un plan municipal de casas de alquiler; la cesión por parte de los consistorios de terrenos a bajo precio o la permisividad con respecto a la instalación de casas prefabricadas. Otro de los planteamientos es la concesión de ayudas a fondo perdido para habilitar viviendas porque, según comentaron, muchas personas no se lanzan a arreglar o levantarse una casa porque "en la ciudad es más fácil recuperar la inversión que en el pueblo". 

Además de para vivienda, también se planteó optimizar otros muchos espacios que actualmente están infrautilizados, como los huertos o las tierras de labor. Desde Ferreruela plantearon la opción de aprovechar las fincas que ahora están yermas y que podrían ser una salida profesional a través de la agricultura.

No fue el único interviniente que planteó la agricultura como sustento económico, aunque la mayor parte de los que propusieron la idea propugnaban por la vertiente ecológica. Así, hubo varios que ven en el agrocultivo la manera de asentar población: "Habría que crear redes para comercializar esos productos y se podría crear empleo para tres o cuatro personas, que en un pueblo es mucho", destacaron. Otra de las asistentes apostó por la creación de un mercado agroecológico itinerante por diferentes puntos de Aragón para dar salida a los productos ecológicos, por un lado, y servicio a los clientes interesados por ellos, por otro.

En esta misma línea hubo quien mostró la importancia que tiene que la revalorización de los productos se haga en los propios pueblos, para que se quede allí el valor añadido,pero también para utilizarlos como tarjeta de presentación del propio entorno. Los servicios, como transporte, guarderías o atención a la dependencia también se abordaron.

El empleo fue uno de los temas que salió a relucir y además del trabajo en el campo, principalmente a través de la agricultura ecológica, se habló de la creación de bolsas de empleo a nivel municipal dirigidas principalmente a la gestión de los recursos forestales. Hubo quien abogó por mostrar los pueblos como lugares donde se pueden hacer “muchas más cosas” profesionalmente hablando que “cuidar vacas”.

Desde Tramacastilla se planteó la necesidad de apostar por las energías alternativas a nivel municipal para que la electricidad tenga un coste menor para los vecinos de esos pueblos. Otros fueron más allá y hablaron de la posibilidad de crear una Etiqueta de Residuo Cero, que ahora ya tienen las empresas, para aquellos pueblos que apuesten por las energías limpias y dejen fuera los plásticos. Lo idóneo es que "no sea un mero sello", sino que suponga una contraprestación por parte del Estado.

Se destacó la importancia del asociacionismo para vertebrar el mundo rural. En este sentido, en la asamblea salió a relucir la necesidad de crear un colectivo ambiental y establecer redes que puedan ayudar a otros pueblos, a través de la experiencia y trámites ya realizados, a la hora de frenar proyectos que puedan ser agresivos con el medioambiente, y enumeraron las minas, las canteras, los huertos solares o la instalación de aerogeneradores. 

Desde Alcorisa subrayaron la necesidad de educar a los niños mostrándoles la opción de que el pueblo es un buen lugar para vivir. Así, abogaron por transmitir a esas nuevas generaciones la importancia que ellos tienen en el futuro de sus pueblos: "Que se formen, que descubran mundo y cojan ideas, pero que vuelvan aquí que los necesitamos", dijo.

Otra de las asistentes propugnó por trabajar la excelencia y la innovación en las escuelas del medio rural para, a través de ellas, atraer población como ya ha ocurrido en algunos lugares de España. 

Al encuentro de La Riada asistieron representantes de diversas plataformas y colectivos que aprovecharon el encuentro para darlos a conocer. Entre ellos destaca una joven de Burbáguena, que dio algunas pinceladas de La Guerrilla del Arte, un proyecto que busca intervenir artísticamente en los pueblos con el fin de mejorarlos. 

Cerró la intervención un vecino de Burbáguena que exhortó a los asistentes a "empezar a operar" porque "el diagnóstico ya lo  tenemos". Animó a que de la jornada arranque un "compromiso" y una "organización" para echar a andar. También incidió, como ya habían hecho otros compañeros con anterioridad, en la importancia de cuidar el medioambiente: "Hay que cambiar esto, necesariamente, estamos envenenando la tierra", aseveró. 

Aunque la reunión de La Riada en Burbáguena fue la primera, la idea es repetirla de forma bianual y se habló de hacer la próxima en otoño. El objetivo es que el encuentro itinere por diferentes pueblos de Aragón para facilitar la participación de todos los interesados pero también como una forma de dar a conocer e impulsar la localidad donde se lleve a cabo.

Huir del victimismo

Vivir en los pueblos tiene sus cosas buenas y sus cosas malas, pero la imagen que los participantes en La Riada plantearon ofrecer al mundo es "la real", huyendo de victimismos y derrotismos.  Varios jóvenes de Daroca insistieron en que una "actitud derrotista" incrementa el problema de la despoblación. "Tenemos muy inculcado el refrán de que quien no llora  no mama y, aunque no hay que dejar de protestar, es necesario cambiar la actitud", aseveró. Además, se recalcó la idea de que la visión del medio rural debe partir de los propios pueblos y no de las ciudades, como ha ocurrido constantemente.

En esa misma línea, se propuso mostrar otro aspecto de los pueblos, "que son algo más que tranquilidad", son sitios "donde se pueden hacer infinitas cosas y con más calidad que en una ciudad". Además apostaron por "decir con orgullo que somos de pueblo".

Otra de las propuestas que se lanzaron en Burbáguena es la creación de un fanzine y una revista en los que, a través del arte, se de "una visión del mundo rural desde allí", indicó una participante de Aliaga. 

© 2020 Diario de Teruel. All rights reserved.

Aviso Legal / Protección de Datos

EDITA: PRENSA DE TERUEL, S.L. • DEPÓSITO LEGAL: TE-2-1961

Teruel: Avenida de Sagunto nº 27 C.P. 44002 Tlf.: 978 617 087 Fax: 978 600 682 • Alcañiz: Avenida de Aragón nº6 - 3ª Plta. C.P. 44600
Tlf.: 978 870 386 Fax: 978 832 515 Administración, publicidad y suscripciones: Tlf.: 978 617 087 Fax: 978 604 702 Emails: direccion@diariodeteruel.netredaccion@diariodeteruel.net alcaniz@diariodeteruel.netcomarcas@diariodeteruel.netdeportes@diariodeteruel.netdeportesalcaniz@diariodeteruel.netpublicidad@diariodeteruel.net suscripciones@diariodeteruel.netmaquetacion@diariodeteruel.netautoedicion@diariodeteruel.net