Diario de Teruel
Síguenos en...
Jueves, 17 de octubre de 2019
FESTEJADORAS

6/8/2019

Belleza

Fernando Arnau
imprimir

Hago mío el argumento de Muerte en Venecia, de Thomas Mann… Gustave von Aschenbach, el escritor y poeta que une su peripecia vital a la de una ciudad enferma por el cólera, queda trastornado por un bello efebo que Visconti, una vez más desde su sensibilidad transgresora y reivindicativa, que en eso estamos estos tórridos días, reflejó en su película homónima al trasladar la perfección de rasgos exquisitamente detallada en la novela, encarnada en la pantalla por el adolescente actor Bjorn Andresen. Rasgos, rizos y hasta la debilidad dental del muchacho como contrapunto de una perfección física sublime, desestabilizadora de una sensibilidad madura curtida a base claudicaciones intelectuales para ganar el mercado mayoritario.
Tal vez de forma inconsciente el atuendo a rayas marineras que Mann no escatima, y con el que Visconti forma un icono inconfundible, libera a Tadzio, el zagal con hermanas monjiles, de los cánones clásicos y lo hace creíble para el cine. El calor de estos días pone en situación del brutal siroco, en su reproducción del irrespirable clima que presagia la morbosidad de la ciudad de los canales, la muerte no reconocida por las autoridades del momento. Un argumento extrapolado en la Europa de hoy, por algunas sensibilidades que temen que el dominio absoluto de la tecnología, de la mano de los poderosos mercaderes: “…el autor de El Miserable, que, en forma tan ejemplarmente pura, había adjurado de la bohemia y de las profundidades turbias, denegado su simpatía al abismo y abominado de lo abominable; el escritor encumbrado que, superando su propio saber y emancipándose de toda ironía, se había habituado a los compromisos impuestos por las masas; el artista de fama oficial…”
Pero es en el ámbito de la sensibilidad creadora, en el que la novela pone el acento, y la belleza del adolescente perfecto, divino de la muerte, con perdón, trastorna al veterano artista interpretado por Dirk Bogarde, un clásico del cine de autor.
“De ahí que renunciemos al conocimiento; pues el conocimiento, Fedro, carece de dignidad y de rigor: sabe, comprende, perdona, no tiene forma ni postura algunas, simpatiza con el abismo, es el abismo”.
Las sugerencias vienen de lejos, pero estamos como siempre…

Portada de Hoy

© 2019 Diario de Teruel. All rights reserved.

Aviso Legal / Protección de Datos

EDITA: PRENSA DE TERUEL, S.L. • DEPÓSITO LEGAL: TE-2-1961

Teruel: Avenida de Sagunto nº 27 C.P. 44002 Tlf.: 978 617 087 Fax: 978 600 682 • Alcañiz: Avenida de Aragón nº6 - 3ª Plta. C.P. 44600
Tlf.: 978 870 386 Fax: 978 832 515 Administración, publicidad y suscripciones: Tlf.: 978 617 087 Fax: 978 604 702 Emails: direccion@diariodeteruel.netredaccion@diariodeteruel.net alcaniz@diariodeteruel.netcomarcas@diariodeteruel.netdeportes@diariodeteruel.netdeportesalcaniz@diariodeteruel.netpublicidad@diariodeteruel.net suscripciones@diariodeteruel.netmaquetacion@diariodeteruel.netautoedicion@diariodeteruel.net