Diario de Teruel
Síguenos en...
Jueves, 28 de mayo de 2020
LA ESPUMA DE LOS DÍAS

4/3/2020

El bar

Juan José Francisco
imprimir

Joaquín echa de menos a Pedro. Mucho. Sobre todo  en esas tardes de domingo de invierno, cuando el viento y las nubes bajas solo invitan a resguardarse dentro del local, al amor de la estufa bien alimentada, y se escuchan las chácharas tan repetidas sobre tal o cual finca, las dificultades que tiene ese suelo poroso para dar una cosecha como Dios manda o cómo el hijo de Julián ha sabido llegar a un acuerdo para el arriendo de unas tierras, más allá de Molina, que complementarán la tarea y el tajo diarios.
Pero, Pedro, su añorado amigo, no está junto a él para sacar punta, siempre con fina ironía y sin ánimo de ofensa, a tal o cual comentario del más listo de turno, que junto a la barra hay unos cuantos, amagados, sin entrar pero entrando en todas las conversaciones.
Ni la partida de guiñote del cuarteto más belicoso del pueblo le saca de sus ensoñaciones. 
Cree que no debería haber sido así. Pedro se conservaba bien, pletórico, podía hacer mil una cosa y siempre estaba de buen ánimo. Muy ocupado durante la semana, sí, sin que se le viera el pelo hasta el domingo, siempre por la tarde, pero fiel a esas dos o tres horas de conversación distendida entre ellos dos, tras apurar un café con leche, un par de cigarrillos y alguna copa de anís. Esas horas eran lo mejor de la semana.
Había transcurrido buena parte de sus vidas sin que la amistad, forjada en aquellos lejanos días de la escuela, se viese alterada. Hubo novias, casamientos, hijos que acabaron todos fuera del pueblo, y mucho trabajo pasa sacar adelante a sus familias. También algún malentendido, siempre a causa de terceros, que tambaleó aquella relación estrecha, pero triunfó siempre esa confianza mutua grabada a fuego. 
Joaquín, tal era su fe en su amigo, movió cielo y tierra para intentar que su servicio militar coincidiese con el de Pedro y casi lo consiguió. Qué importante fueron el uno para el otro.
Ahora, hasta el crepitar de la estufa le parece más cercano que todas las conversaciones de alrededor. Es domingo por la tarde y, pese a esa tristeza reiterada cada vez que baja al bar, no piensa moverse de allí, estará como un clavo, y no dejará de hacerlo mientras conserve en la memoria la sonrisa de Pedro al entrar.

© 2020 Diario de Teruel. All rights reserved.

Aviso Legal / Protección de Datos

EDITA: PRENSA DE TERUEL, S.L. • DEPÓSITO LEGAL: TE-2-1961

Teruel: Avenida de Sagunto nº 27 C.P. 44002 Tlf.: 978 617 087 Fax: 978 600 682 • Alcañiz: Avenida de Aragón nº6 - 3ª Plta. C.P. 44600
Tlf.: 978 870 386 Fax: 978 832 515 Administración, publicidad y suscripciones: Tlf.: 978 617 087 Fax: 978 604 702 Emails: direccion@diariodeteruel.netredaccion@diariodeteruel.net alcaniz@diariodeteruel.netcomarcas@diariodeteruel.netdeportes@diariodeteruel.netdeportesalcaniz@diariodeteruel.netpublicidad@diariodeteruel.net suscripciones@diariodeteruel.netmaquetacion@diariodeteruel.netautoedicion@diariodeteruel.net