Diario de Teruel
Síguenos en...
Martes, 1 de diciembre de 2020
UN DÍA DE ESTOS

13/11/2020

Soledades

Raquel Fuertes
imprimir

Cierre del espacio Schengen. Cierre de fronteras. Cierre autonómico perimetral. Cierre de la provincia. Confinamiento municipal. Confinamiento por barrios. Confinamiento domiciliario. O, en el peor de los casos, ingreso hospitalario. UCI. 

Círculos que cada vez se cierran más hasta constreñirnos y dejarnos solos. Completamente o con convivientes que cada vez se hacen más invisibles a fuerza de no ver a nadie fuera de ese círculo. Nuestro círculo de compañías reales se cierra tanto que al final acaban conviviendo soledades. Ya hablaban de la soledad como la pandemia que nos arrasaría a finales de siglo. Pero, como todo lo malo, la soledad ha venido a buscarnos antes de tiempo. Porque si hoy es más cierta que nunca la máxima de que morimos solos, lo único más triste que morir solo es vivir solo. Sintiéndose solo. 

Porque, además, en el momento en el que se cierra el último círculo, cuando ya estamos totalmente aislados, no nos queda otra que enfrentarnos, sin filtros, a nosotros mismos. A nuestros anhelos y demonios. Con nuestra belleza y nuestras miserias.

Si vivíamos condenados a la extroversión, de pronto nos vemos abocados a una introspección forzosa en la que podemos encontrarnos a nosotros mismos. ¿Maravilloso, no? Pues depende. Con lo difícil que es ser objetivo con uno mismo, ¿cómo ser, además, condescendiente y comprensivo con las incoherencias y carencias que, sin duda, encontraremos al escrutar con dudas e inexperiencia esa individualidad antes ninguneada?

Soledades que tienen su cara más amarga en esa cama de hospital que nadie va a visitar o en ese enfermo enjaulado en su propia habitación. El mundo que antes parecía infinito, inacabable, lleno de lugares y relaciones, se cierra de pronto y reconvierte lo que hasta ahora era el entorno cercano y cotidiano en lo único. Contacto digital aparte. Encerrados en nuestras casas acabamos encerrados en nuestras propias vidas. 

Cierto, el nuevo confinamiento es solo una posibilidad. Pero los círculos ya nos han ido cercando y sentimos la presión de la libertad inevitablemente cercenada para recuperar la salud. Vuelven las fronteras. El mundo ya no es infinito sino un espacio cada vez más pequeño, más cerrado, en el que cada vez conviven más soledades anhelando que sentir la compañía real (hablar, tocar, compartir, estar) vuelva a convertirse en rutina. Sin miedos. Algún día.

© 2020 Diario de Teruel. All rights reserved.

Aviso Legal / Protección de Datos

EDITA: PRENSA DE TERUEL, S.L. • DEPÓSITO LEGAL: TE-2-1961

Teruel: Avenida de Sagunto nº 27 C.P. 44002 Tlf.: 978 617 087 Fax: 978 600 682 • Alcañiz: Avenida de Aragón nº6 - 3ª Plta. C.P. 44600
Tlf.: 978 870 386 Fax: 978 832 515 Administración, publicidad y suscripciones: Tlf.: 978 617 087 Fax: 978 604 702 Emails: direccion@diariodeteruel.netredaccion@diariodeteruel.net alcaniz@diariodeteruel.netcomarcas@diariodeteruel.netdeportes@diariodeteruel.netdeportesalcaniz@diariodeteruel.netpublicidad@diariodeteruel.net suscripciones@diariodeteruel.netmaquetacion@diariodeteruel.netautoedicion@diariodeteruel.net