Síguenos
Toni Fernández

Esta temporada deportiva, por motivos evidentes, está siendo especial y rara. En el caso del fútbol aragonés, concluidas prácticamente las competiciones regulares, tenemos ahora por delante un play off de ascenso a Segunda División B inédito. Un play off que enfrentará a equipos aragoneses entre sí, a partido único, y con un terreno de juego neutral y sin público. 

Seguramente podría ser este una oportunidad única para lograr el ascenso, pero hay muchas incógnitas que no se resolverán hasta que empiece a rodar el balón. Por un lado puede ser una ventaja no tener enfrente a equipos de otras comunidades a priori más fuertes, deportiva y económicamente, pero por otro lado el enfrentarse a equipos de tu propia liga puede ser un arma de doble filo, por el conocimiento mutuo, así que en este aspecto el trabajo que se realice desde el cuerpo técnico va a ser esencial. Han sido muchas las temporadas en las que ningún equipo aragonés conseguía ascender, pero de esta manera hay una plaza reservada para Aragón, así que habrá un ascenso seguro. 

Además el competir después de estar prácticamente tres meses sin competición va a ser algo nunca visto, aunque ya se lleven unas semanas entrenando sabemos que no es lo mismo que entrar a disputar un partido al más alto nivel, con lo que el que mejor se adapte a esta circunstancia tendrá mucho ganado. 

Por último, y creo que aquí podría perjudicar al Teruel, es jugar en un campo neutral, sin público, y además a partido único. Los mejores recuerdos de un Pinilla abarrotado llevando en volandas a su equipo han sido en las fases de ascenso, y en ese aspectos Pinilla y su público no tienen rival en la tercera división. Además el equipo puede estar acostumbrado a su campo, sus dimensiones, sus características y su público, por lo que puede ser un tanto extraño competir en campo neutral y sin nadie en las gradas. 

Por todo ello creo que este play off de ascenso es una oportunidad única para poder volver de nuevo a la categoría de bronce, pero hay demasiadas incógnitas que pueden hacer que el se convierta en un cara o cruz, y que pequeños detalles decidan los partidos. ¡Mucha suerte!