Síguenos
A coste y costas: quien dona no suele esperar nada a cambio A coste y costas: quien dona no suele esperar nada a cambio

A coste y costas: quien dona no suele esperar nada a cambio

Francisco Herrero

Lunes, 8 de febrero. Las maquinetas

Leo en El Economista que el parque de cajeros automáticos se sitúa ya “en mínimos de hace 18 años”. Que los bancos están cerrando oficinas como si no hubiera un mañana, lo sabe todo el mundo. La desaparición de las maquinetas de sacar perras, sin embargo, pasa desapercibida. Hubo un tiempo en que las entidades te conminaban a usar el dispensador para cualquier operación de efectivo. Ahora ya ni eso. El uso del papel moneda está en retirada. Si tienes que comprar, saca la tarjeta. La banca se está ocupando de que cada comercio disponga de un tarjetero para facilitar la venta.

Mientras tanto, las portavocías del mundo rural denuncian alborotadas el cierre de sucursales y piden que, al menos, se instalen cajeros automáticos. Incluso socorriendo al sistema financiero por los sobrecostes que le supone desplazar al remoto fin del mundo un surtidor de billetes. El apego al atraso o el desconocimiento de las tendencias actuales por parte del ruralismo es a veces enternecedor. La lucha no está bien planteada, pues no es un asunto rural o urbano. El combate está en cómo se quiere controlar el capital, escaso o caudaloso, de toda la población.

Martes, 9 de febrero. El apocalipsis

José-Luis Jiménez afirma que lo de la ola vírica actual no es nada porque “estamos al principio de un tsunami”. La ciencia insiste en que afrontamos una década calentita en la lucha contra el virus por la aparición de mutaciones desgarradoras. El neurólogo Juan Fueyo presentó hace unas semanas su libro Viral anunciando el apocalipsis: “Es muy posible que un virus asesine a 3.500 millones de personas en los próximos diez años”. Sí. No hay error en la cifra. Lo he visto en varios medios.

Mira: de algo tenemos que morir. Ojeo esas predicciones y entiendo cada vez más al grupo del carpe diem. No comparto ese estilo de vida, porque creo que la única solución es la responsabilidad de cada cual. Pero con los vaticinios tremendistas solo se azuza el comportamiento imprudente.

Miércoles, 10 de febrero. Donantes

La Red de Áreas Escasamente Pobladas del Sur de Europa ha presentado un informe que destaca a, por ejemplo, Teruel como un lugar estratégico en la producción de energías renovables y como sumidero de dióxido de carbono. El beneficio que la provincia aporta a la sociedad global no recibe las contraprestaciones justas y, por eso, se necesita definir compensaciones económicas. El estudio va acompañado de un vídeo donde se explica el por qué de la reivindicación: “Somos donantes de calidad de vida, de bienestar; donantes de oxígeno, de olor a bosque; donantes de cultura, de gastronomía, de tradiciones milenarias, de patrimonio, de naturaleza, de paz; somos donantes de vida”.

¿Donantes? Quien dona no suele esperar nada a cambio, me parece a mí. Bueno, hace unos siglos se donaba a la Iglesia para aparecer en alguna representación escultórica o pictórica en el templo sagrado. El provecho era más espiritual que otra cosa. Y, por qué no, que se supiera quién había aportado cuartos en la decoración. Y así estamos, esperando recibir un reconocimiento apareciendo como la candidez en el cuadro de la economía verde para así ganarnos el beneficio de la eternidad. Sin esperar nada a cambio, en el fondo.

Jueves, 11 de febrero. De ensueño

El chafón que se ha llevado Cella al postularse como sede del Ejército de Tierra ha sido morrocotudo. Hace siete días registró en el Ministerio de Defensa la candidatura para acoger regimientos militares destacando la ubicación estratégica de la localidad en cuanto a comunicaciones, suministros, oferta formativa y servicios. El mismo día aparecía una nota de prensa del Gobierno adjudicando la base logística a Córdoba ciudad. El sueño se esfumó y hoy Diario de Teruel informa del desengaño gracias a una nota de prensa emitida por el ayuntamiento.

No iba desencaminado Joaquín Egea, senador de Teruel Existe, cuando en octubre del año pasado insinuaba que Cella era un emplazamiento de ensueño para las tropas. Es curioso que él hubiera oído campanadas, que el populacho de la comarca nos hayamos enterado por la prensa una vez ha fracasado el intento y que ni intuyéramos que el consistorio estaba organizando el tinglado. El pleno de la corporación apoyó de forma unánime la petición. Bien. Pero echo a faltar un poco de debate público ante una propuesta que a buen seguro condicionaría el futuro de la zona, no solo el del pueblo de Cella.

Viernes, 12 de febrero. Iconografía

La Puerta del Paraíso es la obra maestra de Lorenzo Ghiberti para el baptisterio de Florencia. Es una puerta de bronce que representa diez escenas del Antiguo Testamento y que fueron una adjudicación directa del patrón del edificio. El contemporáneo Antonio López está elaborando en estos momentos unas puertas de bronce para la catedral de Burgos que representarán el jardín del Génesis y sustituirán a las actuales de madera. Se trata de un encargo directo del Cabildo con motivo del octavo centenario del edificio y que recuperará la iconografía de la portada original, mutilada ene el siglo XVIII.

Pues mal. Todo mal. Un grupo experto encabezado por Juan Vallejo de Lope ha suscrito un manifiesto contra el cambio y ha iniciado una recogida de firmas virtual para paralizar la obra. Juan afirma que las nuevas puertas son “un esperpento lo mires por donde lo mires” porque el autor se autorretratará en la principal y estará arropado por su hija y su nieto en las laterales, “simulando a Jesucristo, su madre y el niño Jesús”. Y que es mejor gastarse el dinero en poner calefacción. ¡No va a parar! La mejor intervención artística es instalar tubos y radiadores por todo el edificio.

Sábado, 13 de febrero. Para llorar

Tana Rivera no quiere ser influente. Ella se basta con ser hija de Francisco Rivera Ordóñez y Eugenia Martínez de Irujo, suspender dos veces la selectividad, estudiar Administración y Dirección de Empresas en una universidad privada y hacer prácticas laborales en una filial de Universal Music que dirige Narcís Rebollo, el esposo actual de su madre. ¡Para qué quiere quitar el candado de su perfil de Instagram! Lo cuenta el digital Mujer Hoy.

Por su parte, Marina Gimeno ha descubierto que la mejor manera de vender las cebollas de su abuelo Lluís es lloriquear por las redes sociales porque la industria paga una miseria por la cosecha. Vende las cebollas a un euro y el asunto le ha sobrepasado porque ha recibido pedidos de toda España. Cuando lanzó el llamamiento la seguían unos doscientos perfiles; ahora son mas de dos mil. Marina, futura guionista de cine, quiere ser influente.

Domingo, 14 de febrero. ¡Guau!

La humanización de las mascotas va cara el aire. He leído esta semana en Heraldo de Aragón que Zara acaba de anunciar una nueva colección de ropa de abrigo para perros. Y digo yo: ¿la pelambrera del can, para qué sirve? ¡Ah! Que el animal va a la última en peluquería y pasa frío. Se ve claro que nunca he cuidado de un cachorro, al decir estas barbaridades. Me disculparás.

La imagen de la semana / No se vende

Me ha llegado el rumor de que se comenta que vendo la maquinaria. Debe ser que hay gente que piensa que por haberme convertido a la agricultura ecológica voy a hacerme con un par de machos y trabajar el campo de forma todavía más ecológica. Lo siguiente que se inventarán es que soy un amish en el armario, que voy a dejar de usar botones y confeccionaré mis prendas a mano siguiendo los consejos de Maestros de la Costura. Lo que no saben quienes difunden la chanada es que durante el verano necesitaré peones para segar. Y ya he recibido sus candidaturas.