Síguenos

Dignidad: cuando el orgullo puede navegar en un pequeño bote

Francisco Herrero

Lunes, 8 de marzo. Dignidad

Comienza la ruta por la dignidad rural de Teruel. Serán cuatro días para recorrer en marcha unos doscientos kilómetros siguiendo el sendero de gran recorrido GR-8. La iniciativa reivindica la elaboración de un plan de ordenación de los proyectos eólicos previstos en la provincia, un plan de choque para la hostelería, que está con la soga al cuello, y disponer de unos servicios dignos para poder crear una economía circular. Lo que planea sobre la carrera es, sobre todo, la oposición a los proyectos relacionados con las energías renovables que se han planteado hace poco. El camino no tiene pinta de ser una senda de flores.

Martes, 9 de marzo. Racista

¿Quién es el personaje racista en la Casa de Windsor, se pregunta toda la prensa británica? Meghan Markle asegura que alguien en Buckingham Palace tenía demasiadas preocupaciones sobre el color de piel de Archie, el primogénito del príncipe Harry. ¿Será Carlos, el príncipe de Gales? Tiene fama de cruel e insensible. ¿Será Camila, la duquesa de Cornualles? De joven era una pieza, al igual que su hijastro Harry, ahora dedo acusador, disfrazándose de nazi para pasárselo bien.

¿Será Isabel II o Felipe, el duque de Edimburgo? Se dice que Carlota, esposa del rey Jorge III, pudo ser negra, así que la reina actual podría descifrar el mensaje oprimido de Amanda Gorman sin complejos y estaría fuera del foco de la polémica; sobre el consorte, sin embargo, pesa el adjetivo de segregacionista, porque, por ejemplo, preguntó a un político de tez oscura y nacido en Birmingham sobre “de qué parte exótica del mundo” procedía. ¿Y si la maldad reside en Guillermo o en Catalina, duque y duquesa de Cambridge? De la sangre azul más juvenil casi no hay dudas, pero sobre la consorte recaen todo tipo de reparos por los celos a su cuñada glamurosa.

La vida en las casas reales es como el Cluedo. Siempre hay alguien susceptible de tener la culpa de todo, muchas fichas con ganas de destapar la verdad y con ansias por lanzar hipótesis más o menos acertadas. Es fácil soltar acusaciones si lo peor que te puede pasar es volver a echar una partida nueva en unos pocos minutos.

Miércoles, 10 de marzo. Contundente

Socialismo o libertad, he ahí la falsa cuestión. Así son las falsas dicotomías difundidas por Isabel Díaz Ayuso y programadas por esas mentes raras, siniestras, extrañas, oscuras que la asesoran. Isabel abandera el batiburrillo patrio que mezcla libertad y neoliberalismo, convertida en una Marianne contemporánea. Pero, ¿qué tipo de libre albedrío propone la guía del conservadurismo patrio? Porque diría que, en el actual Partido Popular, el derecho individual a configurar con libertad la propia vida en la esfera privada siempre ha de estar avalado por un Estado protector.

Por otra parte, cuando Isabel no tiene aprendido un mensaje contundente que le preparan en la trastienda, puede llegar a decir cosas como ha hecho hoy en el nuevo espacio televisivo de la Campos: “También hay violencia sobre el propio hombre. De hecho también los hombres sufren incluso más agresiones que nosotras. Contra los menores, mujeres con mujeres… hay todo tipo de violencia. Yo entiendo que hay una violencia concreta que se puede atestiguar, y existe, y hay que erradicarla. Pero hay muchos problemas de los que se habla menos”. No sé por qué, me recuerda a aquella Ana Botella que aseguraba: “Si se suman dos manzanas, pues dan dos manzanas. Y si se suman una manzana y una pera, nunca pueden dar dos manzanas, porque es que son componentes distintos”.

Jueves, 11 de marzo. Muy alta tensión

La línea de muy alta tensión entre Morella y Almassora, en la provincia de Castellón, acaba de obtener la declaración de impacto ambiental, así que va para adelante. Es la infraestructura necesaria para evacuar la electricidad que producirán las placas solares y los molinos solares que denuncian la ruta por la dignidad rural o la Plataforma a favor de los paisajes de Teruel. Yo iría asumiendo que la cosa está hecha.

Viernes, 12 de marzo. Condenas

Mapi León es una jugadora del equipo femenino del Fútbol Club Barcelona. Hará cosa de un mes opinó en las redes sociales sobre una actuación arbitral, cuestionándola, y ahora la Federación Española de Fútbol la ha condenado a una sanción de cuatro partidos y una multa de 601 euros por considerar sus declaraciones una falta grave.

Esta semana se ha sabido también que el Tribunal Europeo de Derechos Humanos ha condenado a España a pagar más de 30.000 euros a Ivo Aragón y Sergio Benítez, al considerarlos víctimas de una interferencia desproporcionada en su derecho a la libertad de expresión. ¿Qué hicieron? Pues enviar una carta al director de este periódico, Diario de Teruel, acusando de parcial a la jueza encargada de resolver un pleito sobre una mina de arcillas en Aguilar del Alfambra. Once años más tarde de los hechos, con una pena por insultos graves y con todos los tribunales españoles por donde ha pasado la causa avalando la primera sentencia culpabilizante, llega una decisión europea dando la razón a los condenados. Me da que suceden cosas así en la justicia española con más asiduidad de lo recomendable.

Sábado, 13 de marzo. Calamidades

Las primeras semanas de pandemia en España fueron las de la marcialidad en las ruedas de prensa oficiales. Fernando Simón, en representación de la sabiduría salubrista, aparecía casi siempre flanqueado por lo más granado del Ejército y las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado. Aquello llegó a su fin y la nueva normalidad ha aupado a Margarita del Val, la viróloga, como única autoridad oficiosa a la hora de anunciar calamidades.

Italia va ahora un paso más allá. Mario Draghi ha puesto de patitas en la calle al economista Domenico Arcuri, el experto que lideraba las medidas contra el coronavirus en el país de la bota. El sustituto, Francesco Paolo Figliuolo, es un general del Ejército con un historial de medallas y condecoraciones que no sé si cabría en esta página. Recuerda: Italia fue la avanzadilla del virus en Europa hace un año. Veremos si medidas como esta o el triunfo de la tecnocracia que representa el nuevo presidente del Gobierno transalpino son, o no, la vanguardia de la política presente.

Domingo, 14 de marzo. El chiringuito

Si The Love Boat se tradujo en España como Vacaciones en el mar, solo espero que Love Island, el nuevo programa de telerrealidad presentado por Cristina Pedroche que Atresmedia estrenará un domingo de estos, reciba el título de Vacaciones en la isla. El elenco en la serie ochentera se complementaba con estrellas invitadas puntuales que ponían la sal y la pimienta a la historia. Pues en el espectáculo actual, igual. El programa es un éxito en el Reino Unido desde hace años. Casi siempre se ha rodado en Mallorca. Ahora me explico mejor la fama inglesa de Magaluf.

La cosa consiste en el encierro de un grupo de mujeres y hombres y viceversa para arrejuntarse desde el primer momento por amor, necesidad o interés. Quienes participan puedan cambiar de pareja en cualquier momento y, aunque los líos pueden darse entre convivientes habituales, por eso entra sangre nueva de vez en cuando. La cosa es desestabilizar el chiringuito a cualquier precio. Si alguien abraza la soltería, se va a la calle porque representa el fracaso. Bueno, esto último lo digo yo. Pero es lo que casi todo el mundo piensa.

La imagen de la semana / Diez y el del acordeón

A veces tengo la percepción de que en la prensa salimos las mismas voces siempre. Y que hay muchas personas que no tienen queja sobre lo que ven y no salen. No es que se resignen; es que están de acuerdo. Esta semana he tenido la sensación de que no hay una oposición contundente en donde van los molinos y las placas. Es más, diría que ven ahí el futuro. Acertarán o no, pero es lo que quieren.