Síguenos
Francisco Herrero

Lunes, 6 de diciembre.

Algoritmo

Laura Aragó y Gemma Saura publican en La Vanguardia un reportaje sobre el algoritmo que mide el riesgo de reincidencia de las personas reclusas en cárceles catalanas que solicitan permisos, clasificaciones y progresiones de grado o la libertad condicional. No es un invento de hace cuatro días. Está en funcionamiento desde 2009. Mientras que la Generalitat considera que es una herramienta valiosa porque orienta al juicio humano, las periodistas, en base a la opinión de juristas, concluyen que el peso de la inteligencia artificial es determinante en perjuicio de la persona presa.

El veredicto del algoritmo, de todos modos, se basa en que un equipo multidisciplinar rellena un cuestionario. Cuando se recibe el resultado del programa informático, la junta de tratamiento puede validar o modificar el resultado, si no sale como se esperaba. A mí esto me parece como el test MIFID que hay que rellenar en los bancos para contratar ciertos productos financieros. El creador del algoritmo, Antonio Andrés Pueyo, afirma: “Los juristas te dirán ‘prefiero tener mil delincuentes culpables en la calle que un inocente en prisión’. Pero pregunta a las víctimas. Te dirán que mejor mil inocentes presos que uno suelto en la calle”. Pues nada, todo el mundo a la cárcel.

Martes, 7 de diciembre.

La claque

Marina Fernández abre la mesa de análisis de Hora 25 de la SER con un “os librásteis de la tertulia de ayer, aniversario de la Constitución, pero no de abordar el debate de si hay o no que reformarla porque el presidente del Tribunal Constitucional cree que se le puede meter mano, y mucho” y el equipo de debate no tiene más remedio que enfangarse. La limpia que sugiere Pedro González-Trevijano es imposible, al parecer. Esther Palomera cree que no hay ambiente político ni mayoría parlamentaria para acometer las reformas. Ignacio Ruiz Jarabo argumenta que tres de cada cuatro votantes no pudieron aprobar la Constitución, y lo hicieron en unas circunstancias muy concretas, apostillando: “Es verdad que los tiempos han cambiado, pero los países no cambian su Constitución constantemente”. Cita a Francia o el Reino Unido como ejemplos.

Y, claro, rascas un poco y compruebas que el Reino Unido no tiene un texto constitucional sino un variable conjunto de leyes y principios para regirse. Francia, por su parte, ha modificado en veinticuatro ocasiones su Constitución de 1958, sobre todo en la década de los 90. De los noventa y dos artículos del documento original solo quedan por retocar treinta. Me da a mí que la política española no está por la labor y, lo que es peor, la claque mediática anima a seguir en esa línea.

Miércoles, 8 de diciembre.

Belleza camellera

Informa un teletipo de EFE sobre el certamen de belleza camellera Festival del Camello Rey Abdulaziz, una iniciativa similar al Miss Vaca que organiza el programa Luar de la televisión gallega desde hace años pero con mucho más parné en juego. El comité médico del concurso ha decidido este año descalificar a 43 participantes por haberles detectado manipulaciones estéticas como inyecciones de bótox o estiramientos faciales. Dentro de nada, ya ni la dentadura va a ser el indicativo de la edad y salud ni del género camélido ni del equino.

Jueves, 9 de diciembre.

La chimenea

La chimenea de la central térmica de Longannet, en Escocia, es historia. ¿Por qué nos hemos enterado en España? Pues porque la propietaria de la instalación es Scottish Power, una filial de Iberdrola, que asegura generar la totalidad de su producción eléctrica con energías renovables. El acto de demolición de la chimenea, calificada de icónica, ha contado con la presencia de la primera ministra escocesa, Nicola Sturgeon, quien se ha encargado de pulsar el botón para activar los 700 kilos de explosivos.

Las cosas serán de otra manera el día que le toque a nuestra central de Andorra. Primero, solo he encontrado una petición en change.org pidiendo la preservación de ese patrimonio industrial. Solo firmaron ocho personas. Aquí, la agrupación de electores más votada en las generales ya se ha pronunciado por la conservación. Segundo, debe ser que allí quieren olvidar la que fuera la mayor industria contaminante del país. Nicola lo ha dejado claro: “El evento de hoy es un recuerdo simbólico de que hemos acabado con la generación de energía con carbón en Escocia y que estamos trabajando de forma justa y equitativa hacia una nación con emisiones netas cero para 2045”. Aquí, Javier Lambán lanza un mensaje muy parecido y suena muy diferente. Y tercero, supongo que el clima social es benigno porque la española Talgo ya anunció en 2018 el interés por levantar una fábrica trenes en el solar de la térmica. Aquí, ni ha habido industrias sustitutivas de calibre ni se las espera.

Viernes, 10 de diciembre.

Inexplorados

No encuentro normal que todos los tribunales por donde pasa el caso de Juana Rivas acaben sentenciándola. Tiene que haber algo que se nos escapa. La noticia de hoy es que el juez Manuel Piñar niega la libertad de la granadina pese al indulto parcial aprobado por el Ejecutivo el mes pasado, destacando en el auto unos datos escabrosos que, al menos para mí, eran desconocidos. Y me pregunto: ¿cómo es posible que a pesar de la sobreexposición política y mediática de este tema todavía haya detalles inexplorados?

Sábado, 11 de diciembre.

Aitor Trigos

No sé por qué, hoy me ha dado por pensar en Aitor Trigos. Aitor fue un periodista del corazón y presentador de televisión en la primera década del siglo que, de un día para otro, cayó en desgracia y dejaron de llamarlo. Hoy sigue buscando empleo de lo suyo mientras trabaja de mozo de almacén. En una de esas noticias del tipo “qué fue de” que circulan por la red destacan que el culmen de su carrera fue presentar una velada en Televisión Española junto a Ana García Obregón en la que Lina Morgan se despidió de su público.

Lazos de Sangre, la docutertulia nostálgica de Boris Izaguirre, versó este miércoles sobre la vida de la intérprete de Gracias por venir. Invitaron a Antoñita la Fantástica y esta recordó aquel programa en el que Lina dijo adiós sin decirlo. Rememorando, llegó a afirmar algo así como “no me acuerdo con quién presenté aquella gala”. Ana, amor, era Aitor. Aitor Trigos, aquel chico que tuvo que hacerse un Sonsy, tu personaje en Hostal Royal Manzanares, para sobrellevar su deriva. Y eso es demasiado creepy para la protagonista de Ana y los siete.

Domingo, 12 de diciembre.

Autozascas

Ya estaba yo preparado para el endurecimiento en la aplicación del pasaporte covid en Aragón desde la pasada medianoche y el Tribunal Superior de Justicia de Aragón, azuzado por una tal Asociación Liberum, ha suspendido la medida. Eso sí que son convicciones y principios, no como los del activista Rubén Sánchez, secretario general y portavoz de FACUA-Consumidores en Acción. No sé si recordarás que, nada más salir del primer estado de alarma, Isabel Díaz Ayuso, la presidenta de la Comunidad de Madrid, propuso una cartilla covid para volver a la normalidad. Entonces, Rubén pensaba que aquello era “la enésima aberración […] sin base científica” para concluir que Isabel “pretende saltarse, entre otras, la legislación en materia de protección de datos”. Rubén opinaba esta semana que el pasaporte covid “es la mejor forma de salvar vidas”, añadiendo que Vox manipula a la opinión pública haciendo creer que rechazar el pasaporte es la mejor forma de defender la libertad. Esto sí que es doblepensar y no lo de 1984.

La imagen

No marques la hora

El reloj de sol de Miravete de la Sierra no se estropea nunca. Es cierto que si sale un día nublado te quedas sin saber la hora, pero no tienes que sincronizarlo a un teléfono móvil ni cargarlo a diario. Y, lo mejor de todo, no te reprocha si hoy no has llegado a tu ración diaria de pasos.