Síguenos
El Festival. ¿Ruralizamos la ciudad o urbanizamos el campo? El Festival. ¿Ruralizamos la ciudad o urbanizamos el campo?

El Festival. ¿Ruralizamos la ciudad o urbanizamos el campo?

Francisco Herrero

Lunes, 19 de julio
Primera línea

El enigmático mensaje de Ximo Puig sobre que Benidorm va a ser un punto de encuentro entre música, Europa y diversidad, acompañado de un logotipo de Eurovision, me tiene intrigado. Tiene pinta de que la Generalitat Valenciana pretende resucitar el marchito Festival Español de la Canción de Benidorm. El President anuncia que el jueves tendremos “todos los detalles”. Mientras espero me entero de que un poco más al sur, en Torrevieja, decenas, cientos de personas jubiladas andan a la carrera cada mañana para pescar el mejor sitio en la primera línea de la Playa del Cura. Se han difundido unas imágenes que ya querría hoy en día El Corte Inglés para sí en el primer día de rebajas.

La escena de caza es tragicómica. Un señor asegura en la televisión que está madrugando ahora más que durante su larga vida laboral. Me lo imagino reviviendo tiempos pasados mientras galopa hacia la parcela arenosa de su deseo y suena al mismo tiempo en su mente Tu loca juventud de Federico Cabo, ganador del festival en 1965.

Martes, 20 de julio
Alpacas

“Mi novia de mañana va a vendimiar, con el sol en la cara ¡qué guapa está!”, cantaba Pablo Guerrero, participante en el certamen benidormense de 1969 y que ganó el premio a la mejor letra. Pues bien, Sílvia Casorrán, en la órbita de Barcelona en Comú y consejera de movilidad del Ayuntamiento de Barcelona, ha decidido probar los encantos de la naturaleza y se ha trasladado, en sus palabras, “a la Cataluña profunda”, para probar la confortabilidad de las alpacas como elemento sustitutivo de los bloques de hormigón que sirven para delimitar zonas peatonales siguiendo las directrices del urbanismo táctico. Cervecita en mano se ha subido a una bala rectangular XXL y se ha dejado fotografiar en plan sexi para publicar la visita de campo en Instagram, en Twitter y en donde se tercie. “Las he probado en todas las posiciones y, hasta saltando, ¡son comodísimas!”, garantiza Sílvia. El objetivo es ruralizar la ciudad “para hacerla más habitable”. Todas las declaraciones van acompañadas de emojis de risa burlona.

Observo la estampa y solo veo a una hípster con poder que emite mensajes destinados a una corte de votantes fieles y que reflejan una cierta mirada urbana desdeñosa sobre el agro. Luego hay quien se extraña de que el mensaje de cambio de Podemos no haya calado mucho más allá de las grandes áreas metropolitanas.

Miércoles, 21 de julio
La hipoteca

Te compraste ese magnífico piso con vistas y te hipotecaste para una treintena de años y ahora resulta que posees una pequeña ruina cuya única salida es el derribo y una nueva construcción en la que tendrás que dejarte gran parte de tu pensión. Esta frase es una historia para el futuro. Leo en El Confidencial una entrevista de Marta Medina al urbanista Richard Sennet y al profesor Pablo Sendra, donde el primero contesta a la pregunta sobre la escasa vida útil de la construcción contemporánea en ciudades como Nueva York o Londres: “Los inversores hacen una correlación entre la duración de la hipoteca y la durabilidad, porque no les interesa que el edificio sobreviva a la hipoteca. Hasta mitad del siglo XX, la idea era que los edificios debían durar más que sus dueños […] El material que se utiliza ahora en construcción es tan ‘mierdoso’ que es muy difícil intervenirlo y readaptarlo”.

Ahora que nos habíamos acostumbrado a la obsolescencia programada de los electrodomésticos, llega la fecha de consumo recomendada para las casas. Entretanto, suena en mi picú Quisiera, de Los Brujos, participantes en el Festival de Benidorm de 1962: “En el jardín deshabitado, sigue el calor de tu presencia, el viento gris llora a mi lado, la melodía de tu ausencia”.

Jueves, 22 de julio
Esperanza

Ha llegado el día. Ximo Puig proclama la firma de un acuerdo con Televisión Española para que la representación del ente público en el Eurovision de 2022 se elija en Benidorm, con el objetivo de que se convierta en una tradición. Vamos, como cuando el Festival OTI de la Canción se organizó tres años seguidos en el Teatro Principal de la capital valenciana allá por los noventa. “A ganar la esperanza. A ganar Eurovisión”, concluye Ximo.

¿Tenemos o no tenemos Festival de Benidorm? A mí no me queda nada claro. En todo momento se ha evitado nombrar al evento del pasado. Es un hecho que aquel concurso se había quedado obsoleto y lleno de caspa que no elimina ni el H&S. Pero es que segundas versiones pueden superar a la original. Las canciones se daban a conocer en el Festival de Benidorm y, luego, las primera figuras de la canción las acababan haciendo famosas. Como ejemplo, Manuela, escrita por Manuel Alejandro. Un tal Miguel Ángel quedó segundo con ella en 1974, pero sería Julio Iglesias quien la convirtiera en éxito mundial unos años más tarde. Hasta llegó a ser la sintonía de un culebrón argentino del mismo nombre en los noventa.

Viernes, 23 de julio
Las caras

Dos millones y medio de euros y cerramos el caso. Mercadona no se ha hecho de rogar y se ha plegado a la sanción propuesta por la Agencia Española de Protección de Datos por aquel proyecto del que te hablé hace unos meses en esta página sobre el reconocimiento facial de la clientela. Aunque el experimento contaba en un principio con el beneplácito de la autoridad, igual el cumplimiento de la normativa no era del todo exquisito. El caso es que la prueba se da por finalizada porque “ahora es lo más responsable y riguroso”, según la nota oficial del supermercado.

Y es que ya se sabe, la luna tiene dos caras, como cantaba Lorenzo, el padre de Loreto Valverde, en el Festival de Benidorm de 1963: “La luna tiene dos caras […] la cara de luces claras, y otra que nadie ve. La luna tiene dos caras, lo mismo que quien yo sé”.

Sábado, 24 de julio
La despoblación

“Donde están los mozos, madre, que no los oigo cantar. Ya no acuden a la fuente ni a la plaza del lugar. Donde están los mozos, madre, que lo no los oigo reír. Marcharon a otros lugares, están muy lejos de aquí”, cantaban Manolo Galván y Cristina en el Festival de Benidorm de 1969. Al parecer, esto de la despoblación viene de más atrás de lo que nos imaginábamos.

Domingo, 25 de julio
Los chocorreznos

Una escapada a Soria siempre merece la pena. Y más ahora, que la firma El Beato ha inventado los chocorreznos, un delicioso manjar de torrezno recubierto de chocolate negro o con leche. “No preguntes por qué, porque te quiero. No preguntes por qué, yo no lo sé”, se cuestionaba una jovencísima Karina en el Benidorm de 1961 pensando en los chocorreznos del futuro. Chocolate con aceite y sal es, quizás, una mezcla de lo más tradicional. El torrezno al chocolate es un paso adelante. ¡Sámbame!

Al igual que proclamaba Bruno Lomas en el Benidorm de 1965, esta delicatessen soriana es un amor amargo, “amor amargo sin piedad”. La verdad es que, por un poco de amor, me voy a Soria hoy y a donde haga falta.

La fotografía de la semana
Baja Aragón

La gente de la Baja Aragón me conoce desde hace años por tener que cruzar con el tractor y el remolque de camino al almacén de la cooperativa. Hasta que no me dan paso, ahí permanezco torrándome al sol de julio. Y es que siempre me coincide la cosecha con la competición. Este año me ha tocado segar cerca del barranco de la Virgen del Castillo de Aguatón y me he acercado durante la espera. El paso de la carrera por este paraje ya es casi una tradición. La verdad es que esto de estar tragando polvo por ver pasar vehículos no sé si merece la pena. Pero sarna con gusto…