Síguenos
El jardín: es más saludable pasear que dar clics sin parar El jardín: es más saludable pasear que dar clics sin parar

El jardín: es más saludable pasear que dar clics sin parar

Francisco Herrero

Lunes, 13 de septiembre. Última frontera

Estamos en trance de pasar la última frontera. UNICEF está en plena campaña mediática de captación de herencias. Hasta hace poco, hablar sin complejos de testamentos era tema tabú, incluso podría considerarse de mal gusto. Ya no. Es un mercado que mueve pasta y las ONG más avispadas se han percatado.

Me parece perfecto que alguien quiera legar su patrimonio a una buena causa tras el fallecimiento. Así se han creado muchas iniciativas que han reportado grandes beneficios a la sociedad. Pero el mercadeo publicitario al que nos someten ciertas organizaciones de renombre me parece obsceno. Si la captación callejera de participantes me despierta grandes suspicacias, esta nueva persuasión me genera un rechazo mayor.

Martes, 14 de septiembre. Un esbelto corcel

Schmallenberg es un oasis de aires limpios en Renania del Norte-Westfalia, el estado alemán de ciudades tan conocidas como Colonia o Düsseldorf. El municipio tiene unos veinticinco mil habitantes y es sede del Instituto Fraunhofer para la biología molecular y la ecología aplicada. Entre la cabecera administrativa de la localidad y Oberkirchen, una de sus pedanías, hay unos diez kilómetros. Klaus-Peter Kappest vive en Oberkirchen y para demostrar que Oberkirchen Existe ha decidido hacer la prueba de la velocidad. ¿Qué será más rápido para enviar el contenido de un DVD a Schmallenberg, el servicio en la nube de WeTransfer o el traslado físico mediante un esbelto corcel?

Como puedes imaginar, ganó el caballo. Y eso que se dio veinte minutos de ventaja al ADSL de Deutsche Telecom y WeTransfer. Klaus-Peter tiene la toma de fibra a la entrada de su domicilio desde hace ocho meses, pero la compañía telefónica pasa de sus súplicas para que rematen la faena. Lo cierto es que viviendo en un entorno privilegiado como Schmallenberg, me parece más saludable salir a dar un paseo hípico que quedarse dando clics en un sótano cargado.

Miércoles, 15 de septiembre. El Tío Cesáreo

Bea se empeño hace mucho tiempo en recuperar la era del Tío Cesáreo de Bueña. El viejo herrero convirtió en los años 80 un erial improductivo en un pequeño vergel. La muerte del fundador supuso el progresivo deterioro del lugar hasta que Bea pensó en que merecería la pena devolver la gloria al espacio y tratar de convertirlo en un jardín botánico. Se encontró con dificultades de todo tipo y, algunas veces, la incomprensión de su propuesta. Pero la ha sacado adelante y hoy la era del Tío Cesáreo vuelve a ser lo que fue.

Conozco a Bea desde hace muchos años y puedo asegurar que es un manantial de ideas permanente y que no se rinde a la primera por las adversidades. Tiene el mérito de convertir lo pequeño en algo muy grande. Hoy ostenta un cargo de representación importante y sigue trabajando, sin utilizar discursos vanidosos y grandilocuentes, por lograr mejoras en apariencia insignificantes que a lo mejor suponen grandes cambios. Me gusta.

Jueves, 16 de septiembre. Seguridad

Noventa efectivos de la Guardia Civil abandonan Teruel. Para muchos de ellos, este era el primer destino profesional y llegaron por obligación. La prueba es que, al contrario de lo habitual en tiempos, no se desplazan con la familia, lo que es un signo de que se quedarán lo mínimo imprescindible. La Asociación Unificada de Guardias Civiles (AUGC) denuncia lo que es un “sistemático abandono de la seguridad pública en el medio rural de nuestra provincia”.

La AUGC también manifiesta que sería necesaria la reorganización de las unidades territoriales. Vamos, que se cierren cuarteles como una medida “de sentido común, de gestión de recursos humanos” y como un acto redundante “en beneficio del ciudadano”. Porque ¿es mejor un puesto próximo, pero cerrado por falta de agentes, que uno más alejado pero con más medios, capaz de atender un aviso en menos de media hora? Se ha abierto el melón. No sé qué me da que el Gobierno que se atreva con el cierre de pequeños cuarteles rurales para concentrarlos en otros más grandes tendrá que apechugar con las críticas destructivas de la nueva política localista y de las viejas glorias municipalistas que presumen de tener poco más de una pareja en su pueblo. Así que sigamos como estamos, que vamos bien y a mejor.

Viernes, 17 de septiembre. Palmeras de PVC

Nacho Cano, llenando el caldero de risas y saleros, ha propuesto al Ayuntamiento de Madrid la construcción de un teatro con forma de pirámide azteca de cartón piedra en una parcela municipal. Esos terrenos ya se cedieron hace dos décadas a José Luis Moreno para levantar el Coliseo de las Tres Culturas, un proyecto que quedó en agua de borrajas. El vecindario pide que se edifique un instituto de formación profesional. De seguir así, Madrid se reconocerá más en el futuro por el gusto kitsch que por ser la capital europea del español.

Mientras tanto, en Teruel también tenemos unos terrenitos municipales codiciados cerca de Dinópolis. Si en Teruel tuviéramos emprendedores como Nacho Cano, a lo mejor se hubiera propuesto el levantamiento de un resort caribeño con palmeras de PVC y actividades acuáticas a tutiplén. Pero no. Aquí, a lo máximo que aspiramos es a que venga un Burger King prefabricado y entre en una guerra de precios con el McDonald’s.

Sábado, 18 de septiembre. Sin aire

Michelin lleva años investigando el neumático sin aire que nunca se pincha y dura más que uno tradicional. Parece ser que en un par de años o tres estará en el mercado y nuestra vida cambiará para siempre, aunque quienes lo han probado aseguran que no te enteras de que la rueda es diferente y se conduce igual. ¡Faltaría más!

La única ventaja que le veo es que, por fin, podré olvidarme de mirar la presión de las ruedas. Nunca me acuerdo de revisar los niveles de presión y cuando los sensores del coche me avisan siempre se trata de una falsa alarma. Por otro lado, se acabará el negociete que se han montado las gasolineras modernas con lo de echar el euro para insuflar aire. ¿Hay alguien por ahí con la rapidez suficiente para comprobar las cuatro ruedas en el tiempo ofrecido? Yo me estreso cada vez que me toca, como si fuera un concursante de El Tiempo es Oro de Constantino Romero.

Domingo, 19 de septiembre. Cosas noruegas

Para la sección “cosas noruegas” de hoy tengo un análisis de las elecciones legislativas de esta semana. Ha ganado la socialdemocracia, con el 26,3% de los votos, el segundo registro más bajo desde 1924. Se avecina un gobierno noruego en coalición o con apoyos parlamentarios, tal y como sucede en Dinamarca desde 2019. La primera ministra danesa, Mette Frederiksen, del partido socialdemócrata, aboga por poner límites a la globalización. Ha votado a favor de confiscar los bienes de las personas en busca de asilo en Dinamarca. También es muy crítica con el Islam, pues cree que es una barrera para la integración, así que ha hecho suyos planteamientos de la ultraderecha y quiere primar la repatriación antes que la integración como método para salvar el Estado del Bienestar. Es evidente que algo pasa en la socialdemocracia nórdica y es cuestión de tiempo que los vientos escandinavos lleguen a nuestra latitud.

La imagen de la semana /El A380

Vivir bajo la ruta de aproximación de los aviones que aterrizan en el aeropuerto de Teruel a veces proporciona espectáculos como la llegada de este A380 de Lufthansa que, si no cambian las cosas, ha venido a nuestra tierra para convertirse en chatarra. La era de las mayores aeronaves de fuselaje ancho ha llegado a su fin. No ha sido algo provocado por el coronavirus. Es más bien algo relacionado con la eficiencia, pues pocas rutas consiguen llenarlos. Me parece que veré pasar unos cuantos más por encima de mi cabeza.

El redactor recomienda