Síguenos
Chema López Juderías

Todos los turolenses que ya tenemos una edad sabemos de qué hablamos cuando hablamos de Regiones Devastadas. Nuestros abuelos, nuestros padres e incluso en el colegio nos contaron que la dictadura franquista creó este organismo para volver a levantar los lugares más destrozados por la Guerra Civil. Se ocupaba de los pueblos y ciudades donde las bombas y los ataques habían destruido más del 75% de lo que había.

Y, claro, Teruel dio mucho trabajo a ese organismo. Solo hay que echar un ojo a las viejas fotografías de la guerra para ver que esta ciudad -y otros pueblos de la provincia- se quedaron hechos unos zorros.

No es una novedad contar que la dictadura obligó a los presos republicanos a trabajar de manera forzosa en esas reconstrucciones, pero sí es novedad -al menos aquí- que se reclame un reconocimiento público por lo que hicieron.

El concejal de Espacio Municipalista, Zésar Corella, presentó ayer una propuesta -rechazada finalmente (lo pueden leer en las páginas 8 y 9)- para levantar un monumento en el parque de Los Fueros y que la ciudad recuerde a esas personas. La propuesta se acompañó de una investigación del propio Corella y de Gonzalo Ruiz, el que fuera concejal de Teruel por Izquierda unida.

Cuenta Espacio Municipalista que no hay mucha información oficial sobre los trabajos en los que participaron, pero sí una memoria popular que habla de ‘los batallones de trabajadores’ en La Escalinata, desescombrando y levantando el Seminario o erigiendo nuevas barriadas en la carretera de Alcañiz o las Cuevas del Siete.

En esta ciudad siempre se ha dicho que, gracias a Regiones Devastadas, se pudo empezar de nuevo, pero no estaría de más que ahora recordáramos también a esa gente que vivió una guerra, estuvo en la cárcel y fue obligada a trabajar en la recuperación arquitectónica de Teruel.

Nunca es mal momento para ampliar la enorme documentación que hay sobre la Batalla de Teruel y la posterior reconstrucción, poniendo sobre la mesa también el trabajo de esa gente que nunca ha sido reconocida. Yo soy turolense y apenas conozco detalles y creo que es de justicia que sepamos algo más.