Síguenos
Chema López Juderías

Vengo del futuro, ya se ha ido la nieve y vamos todos en chanclas. Ahora lloriqueamos por las esquinas porque hace calor.

El Wallapop está petado de gente que vende palas y trineos para niños e incluso hay uno al que le urge deshacerse de una motonieve, que dice que la compró porque se vino arriba y ahora no le cabe en el trastero. Lo mismo le ha pasado a una chica con cuatro Huskys siberianos.

Bello, donde hizo un frío que peló durante Filomena, no ha vuelto a salir en los medios. Royuela, sí, pero por el encierro de los toros.

Los expertos en esto del tiempo, que nos informaron mucho y muy bien de lo que estaba pasando, se muerden las uñas a la espera de alguna ola de calor que les devuelva al primer plano. 

Ni rastro de fotos de nieve y hielo en el Instagram. Todo lleno de barcos, platos de comida de diseño y pies en la playa.

La marmota de Punxsutawney no vio su sombra, así que el invierno acabó en un plis plas. Como había tanta humedad por la nieve que cayó, han salido setas en mitad de la autovía.

En Madrid, todo más o menos bien, pero todavía les queda algo de hielo. Hay una tele que ha decidido dejar un pequeño recuadro en la pantalla con una cámara en la Puerta del Sol para ver como la gente se resbala. Los de provincias estamos todos muy interesados en el tema.

¿La ‘alta’ política? Pues como siempre. Enzarzados. Ya he perdido el hilo sobre el tema del que se ha discutido en la última media hora. 

Del virus solo os puedo decir que nos volvemos a sorprender cuando vemos a un japonés con mascarilla en la plaza del Torico. 

Y que los gobiernos autonómicos alquilan los congeladores que compraron por la vacuna para guardar pizzas.

Vengo del futuro y me vuelvo enseguida, pero aprovecho para recordar que todo pasa. Hasta la nieve y el hielo de Filomena que parecían no irse nunca y hasta el virus ese del Covid. Eso sí: mascarillas, distancias y responsabilidad, que la cosa se os está yendo de la manos.

Vengo del fututo y, sí, hemos celebrado la Vaquilla, pero este año ha venido menos gente. Como siempre.