Síguenos

313_1200x150-banner-tapigrama.gif banner click 313 banner 313

10 ventajas que tiene vivir en una residencia para ancianos 10 ventajas que tiene vivir en una residencia para ancianos

10 ventajas que tiene vivir en una residencia para ancianos

banner click 241 banner 241

Las residencias para ancianos se constituyen como centros o instituciones en los que las personas de la tercera edad pueden residir bien de manera estacional o bien de manera permanente.

Si bien son muchas y muy variadas las razones por las que las personas mayores residen en estos centros, una amplia mayoría se debe a la necesidad de atención y ayuda en la realización de las tareas más cotidianas, bien sea por su avanzada edad o bien por algún tipo de enfermedad.

Lejos de constituir edificios fríos o tristes, a modo de hospitales, donde se atiende a las personas mayores, estos centros han avanzado hasta constituir espacios confortables, alegres y acogedores, donde las personas mayores reciben todos los cuidados que necesitan.

Las residencias para ancianos tal y como se presentan hoy en día, distan mucho de las instituciones que fueron antaño, estableciéndose como una de las mejores opciones para todas aquellas personas mayores que necesiten atención o simplemente quieran disfrutar de compañía y/o recibir cariño y comprensión en su día a día.

Para desterrar prejuicios y mirar con otros ojos lo que realmente supone vivir en una residencia de ancianos, te contamos una decena de ventajas que trae consigo vivir en una residencia para la tercera edad.

10 Variedad de servicios

La oferta de servicios de las residencias es muy diversa, aunque todas ellas se enfocan en garantizar el bienestar de las personas mayores. Entre los servicios más comunes se encuentran: fisioterapia, peluquería, terapia ocupacional o actividades tanto fuera como dentro del centro.

A la hora de elegir la residencia adecuada, su oferta de servicios es un factor a tener en cuenta, ayudándonos a decidir cuál es la que mejor se adaptará a las necesidades de nuestra persona mayor. Las residencias de ancianos son cada vez más numerosas debido a sus múltiples beneficios y servicios que ofrecen. Entre tan variedad, la decisión puede ser difícil.

Por ello, miResi te lo pone fácil poniendo a tu disposición la mayor red de residencias de calidad en España. Responde unas sencillas preguntas para dar a conocer tus necesidades, y recibe recomendaciones personalizadas. Así de sencillo y así de rápido.

9 Alimentación adecuada

La alimentación ofrecida en las residencias se ajustará a las posibles patologías que puedan sufrir las personas mayores, minimizando los riesgos y favoreciendo un cuidado óptimo.

Así, se garantiza una dieta personalizada, equilibrada y flexible, aspectos que pueden ocasionar muchos quebraderos de cabeza cuando las personas mayores viven solas. De esta manera, evitamos el desequilibrio nutricional en caso de alergias alimentarias, diabetes, colesterol, disfagias… garantizando una correcta alimentación.

8  Seguridad

Las diferentes zonas de las residencias de ancianos están adaptadas a las personas mayores. Por otro lado, estamos ante espacios controlados y seguros, aspectos que no pueden garantizarse cuando los ancianos viven solos en sus domicilios. Una de las formas de garantizar la seguridad y bienestar de las personas mayores en las residencias es mediante la ayuda de la inteligencia artificial.

Muchos de estos centros se encuentran a la vanguardia tecnológica, apostando por la domotización de sus instalaciones, tal y como podréis leer en este post. Así, permiten garantizar unas condiciones óptimas y mejorar la calidad de vida de nuestros mayores.

Además, el hecho de contar con personal cualificado y/o atención médica continuada potencia un entorno seguro, donde las personas mayores están protegidas y reciben la atención que necesitan en cualquier momento.

7 Cuidado y atención médica

A colación de lo mencionado en el apartado anterior, las residencias de ancianos cuentan con personal médico encargado de realizar un seguimiento del estado de salud de los usuarios.

Junto a los médicos, también se incluyen los fisioterapeutas, terapeutas ocupacionales, enfermeros…. Profesionales que velan por la salud y el bienestar de las personas residentes, controlando la evolución de las patologías que puedan padecer y estableciendo planes con los cuidados necesarios para cada uno de los residentes.

6 Cuidado e higiene personal

El personal cualificado de las residencias establece las medidas higiénicas necesarias para que los mayores gocen de una correcta higiene, garantizando su aseo y una vestimenta apropiada.

Al igual que el control sobre la alimentación, el aseo personal es otro de los aspectos difíciles de asegurar cuando las personas mayores viven solas en sus domicilios. Su ingreso en una residencia es una apuesta segura por un mantenimiento adecuado de su higiene personal.

5 Fomento de las relaciones sociales

La convivencia con otros residentes favorece la socialización de las personas mayores. Poder hablar, compartir anécdotas, actividades, aficiones, les permitirá entablar nuevas amistades y sentirse más arropados. Por otro lado, también pueden recibir las visitas de sus familiares y amigos, tal y como harían residiendo en su propia casa.

4 Desarrollo de actividades

La amplia mayoría de residencias cuentan con un variado programa de actividades y talleres para mantener y mejorar el estado físico de los residentes. Además de divertirse, estas actividades favorecen su salud y bienestar, promueven su autonomía y potencian las capacidades mentales, previniendo posibles enfermedades, sobre todo relacionadas con las demencias

3 Compañía

Con la vejez, las personas mayores tienden a recluirse y sufrir un gran sentimiento de soledad. En las residencias, los ancianos nunca se sentirán solos, dado que estarán rodeados no solo por sus compañeros residentes sino, también, por todo un equipo humano que les brindará toda la atención, cariño y empatía que merecen.

2 Asignación de tareas

En muchas residencias se ofrece la posibilidad a las personas mayores de realizar tareas, adaptadas a sus características y capacidades, que les hace sentirse útiles. Esto mejora su autoestima y bienestar emocional, al verse capaces de realizar pequeñas tareas y contribuir en la vida diaria del centro. De esta manera se promueve un envejecimiento activo, en el que, los mayores, se sienten independientes durante el mayor tiempo posible.

1 Tranquilidad familiar

Muchos de los aspectos que hemos mencionado – correcta alimentación, entorno seguro, higiene personal o sentimiento de compañía – no pueden ser garantizados cuando la persona mayor reside sola en su domicilio.

Saber que está acompañada, cuenta con la atención médica necesaria y disfruta de actividades y tiempo de ocio genera una sensación de tranquilidad y bienestar en las familias, pues saben que sus mayores están bien cuidados. Además, pueden acudir a visitarlos en cualquier momento.