Síguenos

120_-1200x150-remamos-b.gif banner click 120 banner 120

Cómo ahorrar en la factura de la luz

Desde el pasado 1 de junio, la factura por el suministro de electricidad se ha encarecido en España considerablemente, con tramos horarios de consumo diferentes de aquellos a los que ya estábamos acostumbrados. Estamos a punto de comprobarlo, cuando nos llegue el próximo recibo, que será el primero del “subidón”.
Cómo ahorrar en la factura de la luz es la cuestión que se plantean en nuestro país más de diecinueve millones de consumidores domésticos con las nuevas tarifas de luz. También se lo plantean bastantes millones de pequeñas y medianas empresas (pymes), como los pequeños bares y los comercios, que serán los más perjudicados, porque prestan servicio al público a las horas más caras del día por el consumo de electricidad.
Y todo, encima, cuando estas pymes aún no han tenido la oportunidad de recuperarse de la crisis que ha supuesto para ellas el “parón” de su actividad, como consecuencia de las restricciones de movilidad y horarios por la crisis del coronavirus.
Además, muchos hogares sufren las consecuencias económicas de tener al menos a uno de sus miembros en el paro, o afectado por un ERE o un ERTE.
La subida de las tarifas eléctricas ha sido tan fuerte que el gobierno ha decidido bajar su fiscalidad en lo que respecta al Impuesto sobre el Valor Añadido (IVA), del 21% al 10%, si bien esta “rebaja impositiva” es tan sólo temporal, hasta el 31 de diciembre de este año 2021.

¿Por qué sube la luz?

Según la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) y el Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico, el objetivo de los cambios en los tramos horarios de consumo de fluido eléctrico es acostumbrar a los usuarios a realizar la mayor carga de su consumo en las llamadas “horas valle”, o sea, las de tarifas más baratas.
De esta manera, favoreceremos el proceso de descarbonización del planeta (reducción de las emisiones de CO2) y reduciremos la demanda de generación eléctrica en las “horas punta” (las más caras), lo que a la larga traerá como consecuencia la necesidad invertir en redes más grandes y costosas, que también repercutirían en la factura final para cada consumidor.

¿Cómo ahorrar en electricidad?

Lo que se busca con los cambios en los tramos horarios es el traslado del consumo a las llamadas “horas valle”, más económicas. Para esto, se penaliza con un mayor precio a los consumidores de electricidad durante las “horas punta”.
Por lo tanto, es elemental que la primera medida para ahorrar sea concentrar el consumo en las horas valle, en lugar de hacerlo en los momentos de mayor demanda eléctrica.
No obstante, hay algunos aparatos eléctricos con los que resulta complicado ahorrar, porque es difícil poner el horno, la vitrocerámica de la cocinar, la lavadora u otros aparatos en las horas de la madrugada. Y no digamos lo quimérico que resulta pretender apagar el frigorífico durante el día, pues es de los electrodomésticos que deben de estar en funcionamiento durante todo el día y toda la noche, sin parar, si no queremos que se nos estropeen los alimentos o se nos descongelen los congelados.
Otra medida importante es adquirir electrodomésticos y aparatos con alta eficiencia energética, que son los que tienen la correspondiente etiqueta energética con un color verde y la letra A como insignia.
Una tercera medida de ahorro será contratar potencias eléctricas diferentes en cada tramo horario. Y una cuarta medida, aplicar el sentido común; por ejemplo, no poner el lavavajillas hasta que esté lleno, ni una lavadora de ropa cuando está por la mitad de su carga posible. O no tener el televisor encendido todo el día, sobre todo cuando no hay nadie viéndolo en el cuarto.
Si reducimos la potencia contratada en las “horas punta” y mantenemos la potencia habitual, más alta, en las “horas valle”, podremos usar más electrodomésticos simultáneamente en las franjas horarias más baratas, mientras que no podremos hacerlo en las horas más caras (“horas punta”), simplemente porque nos saltaría el limitador de la tensión (“los plomos”, como se les llama coloquialmente).

¿Cómo ahorrar en el mercado libre?

Los nuevos tramos horarios para el consumo de luz afectan fundamentalmente a los consumidores que tienen una tarifa PVPC, o tarifa de luz por horas dentro del mercado regulado.
Sin embargo, los cambios también lo sufren los usuarios del llamado “mercado libre”, ya que una parte de su factura procede del componente regulado.
Las comercializadoras tienen que ponerse en contacto con los clientes para adaptar la variación en su contrato y ofrecerles una nueva tarifa.
Lo aconsejable, en todo caso, es comparar las opciones que ofrecen con las propuestas de otras compañías eléctricas y decidir en función de los hábitos de consumo que cada cual tenga.

Los tres tramos horarios

Todos los consumidores con una potencia contratada inferior a los 15kW pasan a tener una sola tarifa que varía en función de tres periodos horarios diferentes: las “horas punta”, que son las más caras ha quedado establecida entre las diez y las 14:00 horas, por las mañanas, y las 18 horas hasta las 22:00 horas por las noches, de lunes a viernes.
Los fines de semana y los tramos que van desde las cero horas hasta las ocho en punto por las mañanas, a diario, son los más económicos.
El tercer tramo horario es el de las llamadas "horas llanas", que abarcan el resto de las horas del día, de lunes a viernes no festivos, y que tienen una tarifa intermedia entre las horas más baratas y las que son más caras.