Síguenos

120_-1200x150-remamos-b.gif banner click 120 banner 120

¿Cómo combatir las promesas de adelgazamiento rápido? ¿Qué se esconde tras los productos milagro? ¿Cómo combatir las promesas de adelgazamiento rápido? ¿Qué se esconde tras los productos milagro?

¿Cómo combatir las promesas de adelgazamiento rápido? ¿Qué se esconde tras los productos milagro?

La pérdida de peso es uno de los propósitos de Año Nuevo que más se repite en miles de personas cada año. Cuando se marcan este objetivo un año sí y otro también es porque es una rémora que les acompaña prácticamente durante toda su vida, es realmente algo que quieran modificar de la mano de nuevos hábitos más saludables y menos dependencia de alimentos muy calóricos.

Sin embargo, la insistencia en estas propuestas también señala que no es fácil conseguir el objetivo, pues implica mucha dedicación, constancia, habituarse a fórmulas nutricionales a priori menos atractivas y sabrosas y, sobre todo, dedicar mucho esfuerzo a ello.

En este escenario aparecen los denominados productos milagro, pastillas y suplementos que se venden a través de internet y que prometen ofrecer resultados efectivos en pocas semanas, cuando la realidad es que no son más que un engañabobos en muchas ocasiones.

Perder peso de manera natural, la opción más sana

La Agencia Española del Medicamento recomienda adquirir solo productos de este tipo que se adquieren en farmacia, y que en muchas ocasiones van con receta médica. Los suplementos dietéticos, tanto los diseñados para reforzar alguna carencia nutricional, como los pensados para aumentar la capacidad muscular, o los que aseguran ser eficaces para la pérdida de peso, han de ser solo un complemento más de la dieta, nunca un sustitutivo.

La mejor fórmula para adelgazar, la más saludable, es ponerse en manos de profesionales y adquirir hábitos nutricionales equilibrados, basados en la ingesta diaria de frutas y verduras, proteínas de calidad, alimentos ricos en fibra y grasas insaturadas.

Esto, obviamente, debe ser acompañado de un buen descanso, orden en el día a día y la práctica periódica de ejercicio físico, así como un estilo de vida activo, alejado del sedentarismo.

Confiar solo en suplementos nutricionales validados por las administraciones sanitarias

Desde AEMPS, la Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios recuerdan que los únicos productos que pueden funcionar para adelgazar son los obtenidos bajo receta médica.

Sin embargo, esto no impide que el mercado de la salud, el bienestar y la belleza innove cada día más en suplementos alimenticios que anuncian ser efectivos para controlar el apetito y forzar la pérdida de peso. Hay pocos que puedan ser considerados como una ayuda para adelgazar, y aunque lo sean, siempre hay que valorar la idoneidad de su ingesta.

Así, los suplementos de este tipo deben estar certificados por laboratorios de prestigio y haber superado estrictos controles sanitarios, tests que aseguren su fiabilidad y pruebas que determinen que no generan efectos secundarios adversos.

Cuidado con ir por el camino fácil

El mercado de internet de las pastillas para adelgazar ha crecido mucho en los últimos años por varios motivos. El primero de ellos es la progresiva digitalización de la sociedad. Hoy en día, la ciudadanía accede muy fácilmente a productos de este tipo en internet y, como el comercio electrónico es cada vez más seguro, pues se potencian las ventas.

La segunda razón que explica este fenómeno es que vivimos en un mundo marcado por la imagen, donde el físico juega un papel fundamental, con cánones de belleza imperantes que determinan muchos comportamientos. Esta realidad se observa mucho con los influencers, que tienen mucho impacto entre la población general.

De estas dos realidades se alimenta un mercado que juega con el "consumidor en caliente" que busca perder peso fácil y que no está debidamente educado sobre las decisiones que debe tomar. Así, se le intentan vender productos de dudosa fiabilidad que en última instancia no hacen lo que prometen o, en el mejor de los casos, son efecto placebo. Prolesan Pure es uno de estos ejemplos de timo o estafa donde prometen perder peso rápido sin demasiado esfuerzo. Claro está que este es solamente uno de tantos y existen muchísimos más con los que hay que tener cuidado.

Además, en ocasiones, también oculta actividades fraudulentas, pues la Policía Nacional ha actuado en muchas ocasiones desarticulando comercios ilegales que se lucraban de la venta ilegal de estos productos a través de internet.

Volviendo al plano sanitario, la FTC alerta de ello, de los problemas que pueden generar los anuncios de pérdida de peso mediante productos milagro. La dinámica de estas campañas es publicar noticias falsas, presentar investigaciones que no son reales como muestra de la fiabilidad de los productos o utilizar de manera ilegítima la imagen de medios de prestigio para crear la sensación de que se trata de fórmulas eficaces para adelgazar.

Adelgazar, un objetivo que obliga a mucho esfuerzo

No existen los productos milagro que nos ayuden a adelgazar, aunque por ello no hay que desterrar la buena labor que hacen laboratorios y empresas de nutrición, belleza y salud que promueven la ingesta de suplementos alimenticios verdaderamente testados. Estos suplementos pueden servir para paliar ciertas carencias nutricionales, perder peso o aumentar el rendimiento físico.

La mejor vía para adelgazar de manera saludable es adquirir buenos hábitos de vida. No debe faltar una alimentación completa y equilibrada, un descanso reconfortante y un estilo de vida activo que vaya asociado a la práctica periódica de ejercicio físico. Y esto lleva tiempo, no es cuestión de solo unos días.

Esta idea se puede complementar con suplementos dietéticos o, incluso, con productos bajo receta médica para bajar de peso, pero siempre que sean bajo la asesoría de un profesional de la salud: doctores, nutricionistas y endocrinos.