Síguenos
Cómo cuidar las embarcaciones durante la temporada de invierno Cómo cuidar las embarcaciones durante la temporada de invierno

Cómo cuidar las embarcaciones durante la temporada de invierno

banner click 241 banner 241

Navegar es uno de los mayores placeres que existen en la vida. Quien lo ha hecho alguna vez, conoce esta experiencia tan enriquecedora. Una satisfacción de la que, sin embargo, suele disfrutarse en menor medida durante el invierno. Es una época en la que la climatología adversa puede reducir el número de salidas. Por ello, el invierno es una época perfecta para llevar a cabo cambios en las embarcaciones, comprar los accesorios náuticos necesarios para hacer un buen mantenimiento y, de este modo, protegerlas en estas fechas.

Y es que las temperaturas frías, las lluvias y el viento pueden causar daños a las embarcaciones, lo que  unido a la falta de uso regular durante varios meses pueden llegar a hacer mella tanto en la parte externa de la embarcación como en los sistemas internos. ¿Cómo nos enfrentamos a este periodo? ¿Qué debemos tener en cuenta a la hroa de cuidar nuestras embarcaciones durante el invierno?

A continuación vamos a ver una serie de consejos, de la mano de los profesionales de la empresa especializada Agronautica, que es importante seguir durante estas fechas para preparar una embarcación para el invierno y cuidarla durante esta época. ¿Quieres saber más? Sigue leyendo.

Preparación de la embarcación para el invierno

El primer paso que debemos dar o, mejor dicho, deberíamos haber dado es el de llevar a cabo una profunda limpieza de la embarcación. En caso de no haberlo hecho, todavía estamos a tiempo. De ahí que la primera medida que hay que hacer es eliminar toda la suciedad, el barro y los restos de agua salada. Para ello, hay que utilizar una manguera de agua a presión, un cepillo y productos de limpieza específicos para embarcaciones.

A continuación sería recomendable continuar con un vistazo a la parte exterior del barco. Comprobar el estado del casco y repasar las zonas dañadas con masillas epoxi y antiosmosis, para proteger posteriormente estas zonas con ceras o recubrimientos protectores también ayuda a evitar la pérdida de brillo. En esta misma línea, también es conveniente engrasar y pulir las partes de acero inoxidable para evitar la corrosión.

Una vez revisada la parte más visible y exterior, llegaría el momento de revisar la parte interna. En este sentido, los propietarios deben revisar los sistemas eléctricos y mecánicos del barco, así como comprobar el estado de las velas, el timón y el casco. En caso de ser necesario y teniendo en cuenta que una embarcación implica una gran inversión, no se debe eludir la reparación o sustitución de las piezas desgastadas.

En caso de no ser capaces de hacer este trabajo uno mismo, algo bastante frecuente, hay que contactar con expertos y especialistas que se encarguen de la reparación de los aspectos más técnicos del barco. Aquí también podemos incluir partes como las baterías o los filtros.

Accesorios para mantener un barco en buen estado con el frío

El frío de estos días causa daños a la embarcación, por lo que es importante protegerla adecuadamente. Para ello, el uso de una lona o funda protectora, así como productos anticongelantes para los sistemas hidráulicos y eléctricos, se vuelven indispensables para que esté cuidado durante todo el año. Existen diferentes tipos de fundas, que pueden ser térmicas. Estas sirven para proteger tanto lanchas como veleros o barcos de cualquier deterioro exterior.

Además, como hemos visto durante este artículo, también es recomendable tener a mano ceras y recubrimientos protectores para cascos, accesorios que evitan el deterioro, la pérdida de brillo y los daños en la pintura exterior debidos al frío, la sal y la humedad. Estos son fáciles de aplicar, repelen el agua y crean una capa protectora hidrófuga.

También puede ayudar a proteger las embarcaciones la colocación en el interior de deshumidificadores anticondensación, ya que absorben la humedad ambiental evitando la formación de condensación sobre metales que deriva en la temida corrosión. Para conseguirlo, estas soluciones mantienen un ambiente seco en interior, protegiendo al mismo tiempo los tejidos y los componentes electrónicos u ópticos frente al frío.

Otros consejos útiles para el cuidado de la embarcación

Además de todo lo anterior, los dueños de los barcos también deben tomar otra serie de precauciones con el objetivo de prevenir el deterioro durante el invierno. Así, por ejemplo, además de la lona exterior en caso de colocarse, también habría que cubrir con lonas impermeables aquellas zonas que puedan acumular agua y proteger partes especialmente sensibles como las hélices o los ejes de transmisión con fundas específicas.

Asimismo, es conveniente cargar las baterías antes de periodos prolongados de inactividad y desconectar bornes o utilizar un mantenedor de carga para que no pierdan vigor. Cada cierto tiempo, al igual que se hace con los vehículos, podemos echar un vistazo a su estado.

Y, en estas visitas periódicas, también hay que cerciorarse de que los sistemas de amarre son seguros, que no hay acumulación de agua de lluvia, y que los sistemas internos se mantienen en buen estado.

En invierno, merece la pena dedicar tiempo a preparar la embarcación y cuidarla con  productos específicos para su protección. Así, la mantendremos en las mejores condiciones y sin deterioros importantes, evitando el gasto en costosas reparaciones.