Síguenos

120_-1200x150-remamos-b.gif banner click 120 banner 120

¿Cómo ha cambiado la forma de consumir televisión? ¿Cómo ha cambiado la forma de consumir televisión?

¿Cómo ha cambiado la forma de consumir televisión?

Hace años, ya décadas, el televisor era un electrodoméstico esencial en todas las familias. Ocupaba el centro del salón, no solo en la disposición, sino también en la importancia. Era un acompañante más en el hogar, el núcleo a través del cual se reunían las familias para pasar las sobremesas, ver películas o relajarse un poco antes de ir a la cama.

Si nos retrotraemos a épocas ya muy pasadas, la televisión solo tenía un canal, después fueron dos, ambos públicos, y más tarde, ya en la década de los 90 del pasado siglo, comenzaron a aparecer las cadenas privadas, así como la televisión de pago. De manera paralela a este fenómeno iban apareciendo televisiones locales y autonómicas por toda España.

La forma de consumir televisión se mantuvo, más o menos inalterable, durante todo este tiempo, incluso tras la aparición de la TDT, la Televisión Digital Terrestre, que permitía disfrutar de muchos más canales. Era una fórmula que se asemejaba, de algún modo, a la televisión de pago, pero que emitía en abierto.

Los nuevos cambios no introducían una forma de consumo diferente de televisión. No obstante, los televisores sí cambiaban, porque se pasó de los anticuados aparatos de rayos catódicos y dispositivos más ligeros, con mejor resolución, con pantalla más plana y con más opciones para personalizar la imagen.

Internet y las Smart TV, el gran cambio

La gran variación en la forma de consumir televisión se ha ido produciendo de manera gradual en la última década y tiene como gran protagonista a internet y las redes sociales. La posibilidad de incluir internet en estos aparatos, las Smart TV, ha generado toda una catarata de adaptaciones que se traducen en una forma diferente de consumir televisión.

Hoy en día, a pesar de que las Smart TV son cada vez más populares y prácticamente no encontramos otro tipo de dispositivos en el mercado, hay quien apuesta por ver la televisión mediante otra fórmula.

Ya no nos sentamos en familia a ver la televisión en el salón. Incluso hay muchas personas que no tienen un televisor en su casa, sino que consumen entretenimiento, que va más allá de la televisión, desde otros dispositivos: smartphones, tabletas, proyectores.

Un buen indicador de este fenómeno es un estudio de la Asociación para la Investigación de Medios de Comunicación (AIMC) denominado “Consumo de televisión y su relación con Internet" que señala que un 42,8% de los internautas utiliza un dispositivo mientras ve la televisión.

A pesar de que el consumo de contenidos televisivos es muy amplio, 291 minutos al día de media, ese consumo no es exclusivo desde la Smart TV, sino que aparecen otros dispositivos como el ordenador, el smartphone o la tablet. Y además, un 67% de los encuestados afirmaron haber accedido a contenidos televisivos vía streaming a través de internet.

Del smartphone a la Smart TV y de la Smart TV al smartphone

A los cambios en la manera de consumir televisión, que se traducen en distintos dispositivos desde los que acceder a este contenido de entretenimiento e información y en que el televisor ya no es una excusa para reunir a la familia, se suman las distintas plataformas que ponen en un brete al modo de hacer televisión.

Por este motivo, ya no solo es importante disfrutar de un contenido con buena calidad, en una pantalla con buena resolución y que permita interacciones directas, sino que hay que hacer frente a las nuevas plataformas que están apareciendo, como YouTube, Twitch o incluso las redes sociales con sus contenidos en directo.

Para el primer fenómeno, portales web como https://pantallas2cero.com nos muestran las mejores opciones disponibles en el mercado, diferenciando entre distintos dispositivos, pero todos ellos con una buena relación calidad – precio y prestaciones de alta gama.

Con el segundo proceso, el de las plataformas que rivalizan al consumo televisivo, la dinámica ha de ser la de que convivan ambas, comprender que existen otras vías de acceder al entretenimiento e incorporar a la televisión clásica las nuevas dinámicas que se están imponiendo en las plataformas.

Cada vez existe una línea más delgada entre consumo de televisión y vídeo online. ¿Son YouTubeo Twitch la nueva televisión? No, son plataformas diferentes, pero la televisión tiene que estar interconectada obligatoriamente a ellas, pues es la única fórmula para pueda pervivir en la era actual del streaming.