Síguenos
¿Cómo influye la oferta al valor de las criptos? ¿Cómo influye la oferta al valor de las criptos?

¿Cómo influye la oferta al valor de las criptos?

La mayor cripto del sector tiene una oferta fija de 21 millones, en abril del 2019 se confirmó que el 80% de este total ya había sido minado. Aunque los BTCs recién minados no van a existir para siempre, ya que el número disponible va a disminuir con el tiempo, todavía hay un largo camino por recorrer antes de que todos entren en circulación. 

De hecho, tal y como van las cosas, el suministro de nuevas monedas no se agotará por completo hasta 2140. De tal manera que hay “mucha tela que cortar” para criptoactivos como el BTC, no sólo como una opción de reserva, también para el trading sobre su valor; visita el sitio web Bitcoin Up para empezar a operar hoy mismo con el BTC y otras criptos.

Los que están a favor de la oferta fija, como se ve en este caso, dicen que esto crea “escasez digital”. Una menor oferta puede significar una mayor demanda, aumentando así los precios. También dicen que esto diferencia a las criptos del sistema financiero centralizado, en el que los bancos pueden imprimir más dinero a través de una estrategia conocida como flexibilización cuantitativa, que puede conducir a la inflación y significar que el dólar en su bolsillo “no valga tanto como antes”.

Por otro lado, en cuanto a la adopción de las criptos por parte de la población, algunos detractores del sector argumentan que los suministros fijos impiden que la gente gaste; lo que significa que estos activos digitales son inversiones especulativas que la gente acapara. 

La depreciación es imposible cuando un activo es finito, esto crea el riesgo de que los propietarios de criptos esperen a conseguir sus bienes más baratos. Cuando se trata de monedas convencionales, la inflación es algo que desincentiva a los consumidores a conservar su dinero en efectivo: cuanto más tiempo esté en su cartera, menos poder adquisitivo tendrá.

Entonces, el Bitcoin puede ser deflacionario. ¿No es la deflación una mala palabra?

No necesariamente, esto puede ayudar a que la criptodivisa siga siendo valiosa.

La deflación se refiere a una disminución del precio que se paga por los bienes y servicios. Es lo contrario de la inflación, un término del que probablemente haya oído hablar si alguna vez se ha preguntado por qué los precios siguen subiendo en los supermercados. Aunque se considera algo negativo en la economía, no lo es necesariamente con las criptos.

La inflación es un problema porque esos 1.000 dólares que guardas en una caja fuerte durante una década podrían acabar comprándolo mucho menos. Basta con mirar la calculadora de inflación de Estados Unidos, que muestra que un artículo de 1 dólar en 1913 costaría 25,43 dólares hoy.

Como explica Brian Curran, de Blockonomi, los mercados inflacionistas también conducen a "niveles de endeudamiento galopantes" y empujan a las economías a vivir por encima de sus posibilidades. 

Las criptomonedas como el Bitcoin son finitas, algunos economistas las comparan con el "oro digital". A medida que la producción aumenta, los precios de los bienes van a caer, pero las criptos como depósito de valor podrían subir simultáneamente. Los defensores de la deflación argumentan que esto es mucho más estable que lo que vemos en la economía global hoy en día.

Por ejemplo, la ETH no tiene un tope global y, en cambio, cada año se inyecta nuevo cripto en su ecosistema. Aunque esto lo hace inflacionario, las tasas de inflación disminuyen a medida que más ETH entra en circulación.

¿Qué ocurrirá cuando no queden Bitcoins para minar?

En primer lugar, puede que no sea algo de lo que tengas que preocuparte: es poco probable que muchos de nosotros estemos aquí dentro de 120 años.

Aunque algunos segmentos del ecosistema se verán afectados, en particular los mineros sentirán el impacto. En la actualidad se les recompensa cuando minan un bloque, pero estas recompensas van a caer con el tiempo y finalmente desaparecerán por completo cuando se agoten los suministros. 

El propio “Nakamoto” predijo que, una vez que se alcanzara este nivel, la responsabilidad pasaría de las recompensas por bloque a las tarifas por operación, ya que las transacciones deben mantener el proceso de validación en la red. Esto podría significar que los consumidores terminen pagando altas comisiones, así garantizar que cada una de sus operaciones se procesan ágilmente.

A medida que el número de BTCs permanece estancado y los precios caen, la divisibilidad va a resultar un factor vital para mantener los niveles de oferta fuertes. Esta cripto tiene ocho decimales, y su creador razonó que esto garantiza la posibilidad de seguir haciendo pequeñas compras. Sin esto, te encontrarías en una situación parecida a la de pagar una lata de refresco de cola de 1,50 dólares con un billete de 5 dólares, pero no obtener ningún cambio.

Los tokens de ETH son divisibles con 18 decimales y, como se explica en este artículo, esto es importante porque garantiza que puedan cambiarse fácilmente por diferentes criptoactivos o monedas fiat con valor diferenciado.

Con el tiempo, la divisibilidad podría resultar más importante de lo que se piensa. De acuerdo a un informe técnico (publicado hace más de 4 años), sugería que ya se habían perdido 3,8 millones de Bitcoins. Eso es el 18% de la oferta global. La pérdida, el robo y la destrucción fueron factores probables, además, podrías apostar tu dinero a que esta cifra es mayor ahora.