Síguenos

120_-1200x150-remamos-b.gif banner click 120 banner 120

Consejos para estudiar una oposición

Aprobar una oposición se ha vuelto en la mejor oportunidad de miles de personas por conseguir un puesto de trabajo seguro. Es por eso que, cada vez que hay una nueva convocatoria de oposiciones, muchos se apuntan, se las preparen o no después.

Pero si eres de los que quiere realmente sacarse unas oposiciones, has de saber que hay que poner mucho esfuerzo, sobre todo en el estudio. Y, por eso, hoy queremos ayudarte con consejos para estudiar una oposición. Seguro que alguno te viene bien para sacar lo mejor de ti y avanzar más rápido.

Estudiar una oposición: los mejores trucos de los expertos

Quizá no lo conoces en persona. A lo mejor has oído hablar de él. O puede que lo hayas vivido en tus propias carnes. Todo el mundo conoce a alguien que ha sacado las oposiciones a la primera. Y todos se preguntan cómo lo han hecho.

Pues es posible que mucha parte de ese éxito se deba a estos consejos para estudiar una oposición.

Elige bien la Oposición que se adapte a ti

Oposiciones hay muchas todos los años( administrativos, de bomberos, policías, médicos, profesores, Correos, celadores, …) por eso prepararte una que se adapte a tus capacidades es fundamental para tener más opciones. Sin duda es el punto más determinante y por ello tienes que dedicar el tiempo necesario para reflexionar y seleccionar qué oposición quieres preparar.

Hay algunas oposiciones que están reservadas solo a personas muy preparadas y con Carreras afines como pueden ser una oposición a Juez, a fiscal o a médico, pero hay otras que son más sencillas y que se amoldan prácticamente a todos los perfiles.

Sin duda la oposición estrella de todos los años es la Oposición a Correos, ya que es posiblemente una de las más asequibles de estudiar y de las que ofrecen más plazas año a año por la que las opciones de conseguir una plaza son elevadas. Por ejemplo, hoy se ha abierto el plazo para inscribirse en la nueva convocatoria de Oposiciones a Correo 20/21 en la que se ofertan nada menos que 3.421 plazas nuevas por lo que si te estás planteando probar suerte estás en el momento adecuado. El plazo se abre el 23 de noviembre y estará abierto hasta el 2 de diciembre, ambos inclusive.

Si ese es tu caso, lo primero que debes hacer es buscar un temario que esté actualizado a la última convocatoria, ya que sino no vas a tener todos los temas nuevos que entran en el examen. En la web oficial OposicionesCorreos.info puedes conseguir el mejor temario y con mayor porcentaje de estudiantes aprobados; si quieres ver más información sobre el temario solo tienes que entrar en este enlace https://oposicionescorreos.info/temarios/

Una vez tengas seleccionada la oposición que vas a estudiar, vamos a seguir viendo cuales son los mejores consejos de los expertos para tener las mayores opciones de éxito.

Tu espacio de estudio

Estudiar debe ser una actividad importante, más aún si has de dedicarle varias horas al día a ello. Por eso, debes acondicionar una zona de tu casa para este "trabajo". Sí, así es, porque durante el tiempo que vas a dedicar a estudiar, estarás invirtiendo en un trabajo de formación con el objetivo de conseguir una plaza.

¿Qué debes tener en cuenta? Busca siempre un lugar tranquilo y donde te encuentres cómodo, pero que esté bien iluminado, espacioso para tener tus apuntes ordenados, así como otros materiales de estudio.

El horario de "trabajo"

¿Cuánto tiempo vas a estudiar? Dependiendo del tipo de estudio que vayas a llevar a cabo, podrás avanzar más o menos. Por ejemplo, si vas a dedicar cinco o seis horas al estudio, estas deben ser reales, centradas en el estudio sin ningún despiste.

Además, saber cuánto tiempo vas a dedicar te ayudará a crear un planning de trabajo con el objetivo de ver toda la materia en el tiempo justo para presentarte (e incluso dejar tiempo para repasar).

En este caso debes saber cuándo rindes más. Hay personas que son mejores estudiando por la mañana, otras, por la noche. Por tanto, tienes que saber qué prefieres tú para determinar tu mejor horario y planificarte sobre él las horas de estudio y de repaso.

Busca la técnica de estudio más indicada para ti

Y es que hay muchas técnicas de estudio, y seguro que hay una que sí te puede venir bien a ti (y otras que no conseguirán todo lo que necesitas). Por ejemplo, hay quienes dedicando una hora son capaces de adquirir más conocimientos que si estudiaran cinco horas seguidas.

O aquellos que, realizando resúmenes y esquemas interiorizan la teoría que los que leen en voz alta el tema (o que lo graban para escucharlo por la noche mientras duermen).

Sé realista

Y con esto queremos referirnos a que debes pensar en el tiempo que realmente puedes dedicar antes de que tenga lugar el examen. Imagina que tienes tres meses para preparártelo, pero solo puedes dedicar dos horas al día porque trabajas. Tienes que ser realista y darte cuenta de que no vas a poder llegar a todo el temario (salvo que seas bueno estudiando y se te quede todo fácilmente).

¿Qué hacer entonces? Centrarte en lo importante e intentar ver el temario de manera general y luego dedicar parte del tiempo a lo que consideres más importante. De esa forma, tendrás más probabilidad de hacer un buen examen si te centras en temas específicos que si solo revisas la documentación completa por encima.

Haz tu propio temario

Este es uno de los consejos más efectivos para estudiar una oposición, pero también te llevará bastante más tiempo, por lo que solo deberías usarlo si realmente puedes hacerlo. Y es que, si bien hay que confiar en los temarios oficiales, a veces la forma de expresarse en esos libros solo nos confunde, en lugar de ayudarnos. Por eso, hacer tus propios temarios utilizando materiales oficiales de distintas editoriales, puede mejorar tu estudio.

No solo eso, al tener que redactarlos tú mismo, estarás interiorizando esa parte del conocimiento de manera indirecta, y a la hora de estudiar será mucho más fácil para ti recordar conceptos y puntos claves.

Truquillos para memorizar

Y es que en muchas oposiciones tienes que memorizar algunas palabras, fechas, situaciones... Y a veces pueden resultar complicadas, ¿verdad?

Para conseguirlo, utiliza las reglas mnemotécnicas, que son métodos de estudio que permiten recordar secuencias de datos, de fechas, de números. Por ejemplo, usar las iniciales de las palabras para recordarlas, o crear una frase curiosa que contenga palabras que debes recordar.  

Prepárate psicológicamente

Parece una tontería, pero además de preparar el material, el lugar de estudio, tu horario, el planning que vas a seguir..., también debes mentalizarte tú mismo. Por muy mayor que seas, o poco hábito de estudio que tengas, vas a poder llevarlo a cabo. Ahora bien, tienes que interiorizar por qué estás estudiando, tener una meta, que puede ser dividida en metas más pequeñas según avances.

De esa manera, no perderás la ilusión por lo que haces, porque te la recordarás a menudo.

Consejos para estudiar una oposición: empieza por lo fácil... o no

Y es que algunos expertos siempre recomiendan empezar por lo más fácil del temario, porque así creas un hábito de estudio sin que este sea pesado, además de que al ser más liviano tienes más ganas de avanzar.

El problema es que, ese método de estudio, hace que, el temario de verdad, la parte densa, al final la veas cuando ya estás cansado. Sí, tendrás el hábito, pero puede que te cueste trabajo mantenerte positivo y con ganas para estudiar. No solo eso, sino que, conforme se acerque el día del examen, puedes tener imprevistos que te hagan no ver todo el temario, y si dejas las partes más importantes, el examen no te saldrá bien.

Por eso, muchos otros recomiendan empezar por lo más difícil porque tendrás más energías para enfrentarte a lo peor del temario.

Descansa

Parece una tontería, pero has de saber que el descanso es una parte muy importante a la hora de preparar una oposición. Y es que, por muchas horas de estudio que dediques, si no dejas que tu cuerpo pare de vez en cuando, se relaje y coja fuerzas, habrá sido todo en vano.

Necesitas planificar descansos, no solo en el periodo de estudio, sino también para dormir bien y para desconectar un poco de hacer siempre lo mismo. Recuerda que el ser humano se aburre de la rutina y cada vez te será más difícil concentrarte y avanzar en tu tarea.