Síguenos

120_-1200x150-remamos-b.gif banner click 120 banner 120

Consejos para tratar los problemas de articulaciones Consejos para tratar los problemas de articulaciones

Consejos para tratar los problemas de articulaciones

Ejercicio y estiramientos, productos naturales o colágeno son algunas de las cosas que podemos hacer para reducir dolores o evitarlos

Las articulaciones son las áreas de nuestro cuerpo donde se unen dos o más huesos y que permiten el movimiento de los propios huesos. Para conseguir esta movilidad articular, el cuerpo cuenta con una serie de tejidos como el cartílago, la membrana sinovial, los ligamentos o los ligamentos. entre otros. Todos, en combinación, configuran un engranaje perfecto que permite la movilidad.

Sin embargo, este engranaje no siempre es el adecuado. Puede fallar y es ahí cuando empiezan los dolores articulares y problemas para hacer, incluso, vida normal. El motivo de un dolor en la articulación es muy variado. Sin embargo, una cosa está clara: el envejecimiento influye a la hora de sufrir dolores articulares.

Este envejecimiento unido a una serie de malos hábitos como pueden ser una alimentación poco nutritiva o una escasez de ejercicio físico agravan el riesgo de sufrir dolores articulares. Y cuando tenemos un dolor en la articulación el cuerpo trata de evitarlo forzando otras posturas que, a medio y largo plazo, terminarán también generando otra serie de problemas que pueden derivar en crónicos.

Por ello, vamos a ver algunas cosas que podemos hacer para minimizar y reducir los dolores de las articulación. Para empezar, una de las opciones más sencillas que podemos hacer cuando ya tenemos el dolor en nuestro cuerpo es comprar colágeno y aplicarlo sobre la articulación o articulaciones donde tengamos el problema.

En la farmacia Soler podemos encontrar diferentes productos que incorporan colágeno, que es la una proteína que forma parte del tejido conectivo y que va desde la piel hasta las articulaciones, pasando por huesos y ligamentos. Según explican desde esta farmacia, “con la edad su producción disminuye, afectando a la calidad de la piel (en la que se forman arrugas) y las articulaciones se desgastan”.

Las consecuencias de este desgaste natural es el surgimiento de molestias a la hora de andar. Incluso puede generar un dolor constante. Para tratar de remediarlo, comprar y usar colágeno con magnesio  contribuye a disminuir la fatiga y el cansancio, convirtiéndose en un excelente recurso para todas aquellas personas con problemas de articulaciones.

Ejercicios de estiramientos

Como hemos dicho más arriba, la falta de ejercicio también puede ser uno de los motivos que provocan el desgaste de las articulaciones. Y es que hay que trabajarlas y mantenerlas en buen estado para que el funcionamiento de nuestro cuerpo sea fluido. Por ello, vamos a ver algunos ejercicios sencillos que podemos hacer en casa para trabajar nuestras articulaciones y que nos ayudarán a reducir el dolor:

Giro de hombros. El hombro es una articulación que sufre mucho a lo largo del día, ya que sobre ellos recae mucha de la tensión cervical. De ahí que sea una de las áreas que suelen generar mayores molestias en las personas. Un buen ejercicio es el de mover los hombros de forma circular durante, al menos, diez repeticiones hacia delante y otras diez repeticiones hacia detrás.

La cadera. Las personas mayores bien saben que la cadera es una de las articulaciones que más problemas dan con el envejecimiento. Por ello, es importante trabajar esta zona y su movilidad para evitar que se desgaste de forma progresiva y mantenerla en “forma”. Un ejercicio muy recomendable es apoyarse en una mesa con la mano, sostenerse sobre una pierna y extender la otra en repetidas ocasiones tanto hacia delante como hacia detrás.

Caminar. A veces, lo más sencillo es lo más práctico. Y a la hora de cuidar las articulaciones sucede esto mismo. Por ello, todos los expertos recomiendan caminar al menos una hora al día para reducir la tensión en las articulaciones y mejorar la salud de los huesos. Además, ayudará a perder peso y, por tanto, mantenerse activo y saludable.

Además del ejercicio también es importante trabajar sobre la alimentación, ya que de lo que comamos también se van a nutrir nuestras articulaciones y nuestros músculos. Por ello, hay algunos componentes que es necesario incorporar en nuestra dieta para cuidar de nuestras articulaciones.

Entre ellos están los ácidos grasos Omega 3, ya que ayudan a reducir la inflamación y el dolor. Estos se pueden encontrar tanto en el pescado azul o en cápsulas que venden en farmacias. También la cúrcuma es un buen ingrediente para aliviar el dolor de articulaciones. Asimismo, también puede ser recomendable ingerir minerales de origen orgánico para regular y equilibrar nuestro pH y reducir la inflamación articular.

Con todo lo que te hemos contado en el artículo ya tienes una visión general de algunas de las cosas que puedes hacer desde ya para mejorar tu salud y tu bienestar, reduciendo el dolor e inflamación articular.